CON CARROCERÍAS COMPACTA Y FAMILIAR

Por qué el nuevo Ford Focus ST es el coche más rápido, divertido y 'asequible'

Desarrollado por la división Ford Performance, este Ford Focus ST emplea un magnífico motor de gasolina con 280 caballos y también una versión diésel

Ford lanza al mercado el nuevo Focus ST, la versión más deportiva de su modelo compacto, que se ofrece con carrocerías de cinco puertas y familiar y también con dos opciones de motor, un potente gasolina con 280 caballos de la familia EcoBoost y un diésel también muy eficaz con 190 CV. Con ello se convierte en uno de los coches más rápidos y divertidos del segmento compacto. Ya está a la venta por un precio de 35.150 euros en el caso de la versión más interesante, la de carrocería compacta, con el motor de 280 caballos asociado con el cambio manual y con el pack Performance.

Hace unas semanas probamos el Ford Raptor, un espectacular modelo pick-up, y en esta ocasión lo hacemos con el Ford Focus ST, la versión más deportiva del modelo compacto de Ford. Son dos modelos completamente distintos, pensados para clientes que nada tienen que ver uno con el otro, pero que tienen algo en común, que los dos han sido desarrollados por la división Ford Performance, encargada de hacer vehículos especiales y de altas prestaciones.

Y desde luego que el nuevo Focus ST es un coche especial, un modelo que impresiona nada más sentarse a su volante. Nos encontramos con un coche que parece bastante normal, que no tiene grandes alerones, pero que tiene todo lo necesario para poder disfrutar al máximo de la conducción por carreteras viradas. Para ello cuenta con unas suspensiones firmes y una carrocería con su altura rebajada respecto a la del Focus normal, un bastidor que lo aguanta todo, un motor brillante, nada agresivo pero muy potente, una caja de cambios con desarrollos cortos...

La versión que hemos probado es la que representa el tope de la deportividad, con el motor de 280 caballos, la carrocería compacta y, además, con el paquete opcional Performance que añade entre otros elementos el diferencial autoblocante mecánico de gestión electrónica, que proporciona un mayor dinamismo al vehículo en conducción más al límite cuando circulamos por carreteras viradas.

Buena terminación en un coche muy deportivo.
Buena terminación en un coche muy deportivo.

El Focus ST incluye la tecnología de selección modos de conducción, lo que permite al conductor ajustar los parámetros del vehículo a las circunstancias de la conducción en cada momento. También contribuye a su buena dinámica la amortiguación variable continua que también es de serie en las versiones EcoBoost de cinco puertas.

Toda esta tecnología posibilita que el nuevo Focus ST sea un vehículo tan eficaz en carretera como deportivo para rodar en un circuito. De hecho, entre los modos de conducción, además de los habituales de conducción con firme deslizante, normal y Sport, encontramos un modo Pista para poder rodar al límite, solo en el caso de las versiones equipadas con el pack Performance opcional. En este modo, entre otros muchos ajustes, también se cambia la dirección, que resulta mucho más rápida y ágil, más de competición.

Sin duda una de las claves del nuevo ST es su grupo motriz. Es de la familia Ecoboost, de 2,3 litros con turbocompresor, y proporciona 280 caballos. es un motor que resulta delicioso de conducir. Lo mejor del ST es que es un coche normal, que permite una conducción muy tranquila en el día a día, con un motor que sube de vueltas con alegría pero que proporciona un comportamiento muy racional.

Ese mismo motor, cuando queremos pisarle a tope, muestra un potencial que pocos motores de este tipo ofrecen. Algunos de los rivales de este Focus tienen más potencia, como el Seat Cupra, pero no cuentan con un motor tan suave y discreto en el uso normal como el de este Focus ST. También proporciona una buena elasticidad, porque desde las 2.000 vueltas de giro del motor ya proporciona 370 Nm, lo que hace que sea un motor muy "lleno", que siempre ofrece mucho empuje. Eso sí, su par máximo se alcanza con las 3.000 vueltas y entonces es cuando de verdad el ST muestra todo su potencial.

En nuestra primera toma de contacto con el Focus ST, realizada en carreteras viradas de la zona de Niza, el resultado ha sido magnífico. El coche ofrece un equilibrio perfecto entre un uso tranquilo y confortable, combinado con la máxima deportividad al activar los modos Sport y sobre todo Race en el caso de las versiones equipadas con el kit Performance. El motor, que ya permite conducir ágilmente por encima de las 2.000 vueltas, se transforma en una verdadera fiera antes de alcanzar las 3.000 vueltas y desde ahí se muestra imparable y muy progresivo hasta llegar al corte de inyección.

El Focus ST va muy pegado al suelo.
El Focus ST va muy pegado al suelo.

Es entonces, cuando rodamos en modo Sport o Race, cuando podemos comprobar el buen funcionamiento que realiza la suspensión activa, que convierte las carreteras con baches en una autopista muy plana en la que poder evolucionar muy rápido sin problemas. También su diferencial autoblocante ayuda a mejorar la velocidad de paso por curva y a poder acelerar con fuerza antes de salir de la curva para alcanzar el máximo ritmo de forma inmediata. Y también a y a convertir a este Focus ST en un coche casi de carreras e imparable en un trazado virado.

Este Focus ST de momento solo está disponible con el cambio manual de seis marchas que por cierto es muy rápido y efectivo. En octubre se ampliará la gama con una versión con el automático de 10 marchas. el mismo que emplea el Mustang, pero con los ajustes necesarios para adaptarse al comportamiento muy deportivo de este Focus ST.

Colores exclusivos

Su estética tanto del exterior como del interior es otro aspecto muy destacable. No encontramos un coche muy llamativo, aunque con sus dos colores exclusivos llama un poco más la atención que el resto de la gama Focus. Para este ST se ofrecen cinco colores normales para la carrocería, más otros dos que se ofrecen de manera exclusiva en esta versión, un azul metalizado y un naranja, ambos muy llamativos. Eso unido a su carrocería rebajada de altura le proporcionan un aspecto imponente.

Su línea exterior se reconoce por las llantas de aleación de 19 pulgadas con un diseño exclusivo. También por nuevas entradas de aire en la rejilla frontal y por otros detalles aerodinámicos exclusivos. El alerón trasero es más grande y el tubo de escape de doble salida presenta un estilo más agresivo. El Pack Performance también incluye unas pinzas de freno de color rojo.

También contribuye a este carácter diferenciador su interior, en el que llaman la atención sus asientos, únicos entre los vehículos rivales del ST. Se trata de unos asientos Recaro, que ofrecen un acabado en material Alcantara muy elegante y que proporcionan una sujeción perfecta del cuerpo incuso en las situaciones más apuradas.

El nuevo Focus ST es un vehículo pensado para verdaderos amantes de la conducción deportiva, para esas personas que saben sacar todo el partido a un vehículo que con el paso de los años se ha convertido en una referencia entre los compactos más deportivos. La del Focus ST es una opción menos conocida pero más eficaz que un Golf GTi y un buen rival de modelos como el Seat Cupra, el Hyundai N o el Renault Megane RS

Motor

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios