RETROFIT, LA PALABRA QUE NO OLVIDARÁS

Así es como tu coche diésel o gasolina lo puedes transformar en coche eléctrico

Las normas anticontaminación están restringiendo el uso del coche diésel y gasolina en las grandes ciudades, ¿qué puedo hacer para poder conducir mi vehículo?

Foto: Las adaptaciones de un coche son cada vez más frecuentes. (EFE)
Las adaptaciones de un coche son cada vez más frecuentes. (EFE)
Autor
Tiempo de lectura4 min

Si vives en una gran ciudad y estás temblando ante la posibilidad de no poder conducir tu coche diésel o gasolina por el centro, por sus elevadas emisiones contaminantes, quizás tu solución pasa por una palabra que a la mayoría de los mortales les sonará a chino: retrofit.

Este término, de origen anglosajón, alude a un tipo de negocio que está naciendo en España y que consiste la conversión de vehículos de gasolina o diésel en híbridos o eléctricos, perfectamente adaptados para que circulen por el centro de las ciudades, cumpliendo la normativa anti emisiones vigente, la Euro 6.

Pensarás que quizás la mejor alternativa es que te compres directamente un coche eléctrico. No es mala idea, pero hay muchos conductores que no pueden hacerlo por lo costoso, en el momento actual, de este tipo de vehículos o simplemente no se fían de la vida útil de las baterías de los coches eléctricos.

Opción barata

Pero, volviendo al retrofit, ¿en qué consiste?, ¿cuál es su coste?, ¿cómo está la legislación al respecto? Desde el portal especializado en motor Motorpasion intentan dar respuesta a todas estas preguntas para ayudarte a tomar una decisión.

La trasformación no la puede hacer cualquiera y debe ir firmada por un ingeniero

¿Cómo se hace? Se trata de un proceso largo y farragoso que podemos resumir de esta manera. En la primera fase se trata de desmontar aquellos elementos que nuestro coche tenga relacionado con el combustible (motor, transmisión, depósito, escape, etc). Posteriormente, se organizan los nuevos elementos que se colocan en el vehículo (batería, cableado, etc) para que todo funcione correctamente y la última fase consiste en lograr que el resto de mecanismos que funcionan de manera accesoria lo hagan perfectamente.

En principio, cualquier coche de combustión es susceptible de transformación a eléctrico, aunque dependiendo del tipo de automóvil, es necesario un proyecto más o menos complicado y más o menos largo, por lo que el coste puede variar de forma significativa.

No obstante, sí que es cierto que hay determinados tipos de coches que son más “agradecidos” a este tipo de electrificación. Así, el prototipo ideal sería un coche pequeño y ligero que nos ayudara a reducir el consumo eléctrico y maximizar la autonomía y, con cierta veteranía, ya que es menos susceptible de contar con demasiada tecnología en su interior, por lo que es más fácil de transformar.

Máximo: 17.000 €

¿Cuál es su coste? Elektrun Cars y eCoche son las dos empresas más conocidas que se dedican a este tipo de trabajo y los precios que manejan, dependiendo del tipo de coche, ronda entre los 14.000 y 17.000 euros. Por este precio, contamos con un coche eléctrico que tendrá una autonomía en torno a los 100 kilómetros, en condiciones ideales.

¿Cómo está la legislación al respecto? El marco normativo en nuestro país contempla que un coche pueda ser susceptible de modificaciones importantes y pueda seguir siendo legal circular con él.

Cualquier cambio que se haga en el vehículo debe estar perfectamente documentado dentro de un proyecto de reforma, firmado por un ingeniero e instalado por un taller que certifique la instalación acorde con el proyecto y la ley, por lo que, en estos casos, el Anexo II del Real Decreto 866/2010 es de suma importancia.

Se trata de una alternativa más barata que la de comprar un coche eléctrico nuevo

Modificar todo el sistema de propulsión de un vehículo que se alimenta de gasolina o diésel y cambiarlo por un motor eléctrico con sus baterías es una permuta de bastante importancia, pero se puede realizar con la citada adecuación a la ley. Sin embargo, tras la reforma existe un plazo de 15 días para llevar el coche a la inspección, donde en el caso de que esté todo correcto, se homologarán las modificaciones, por lo que se expedirá una nueva ficha técnica del vehículo.

Con el proyecto y las modificaciones selladas y aprobadas por parte del taller e inspección técnica, se ha de ir a una jefatura de Tráfico a certificar los cambios y, con ello, solicitar la expedición de la etiqueta ambiental que sea acorde a la nueva realidad del vehículo, ya que de lo contrario, no se podría entrar en las áreas restringidas de las ciudades.

¿Cuál es el peligro de las reconversiones a híbrido o eléctrico? Es sumamente importante que toda modificación que se lleve a cabo en un vehículo esté realizada por profesionales especialistas y certificados, puesto que solo de esta forma se garantizará la seguridad y es que de lo contrario podría ocurrir como sucedió hace seis años en Barcelona, donde un taxi explotó porque el conductor manipuló las modificaciones que se habían realizado para adaptarlo a gas.

Motor

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios