Robustez, agilidad y belleza

Nuevo Mazda CX-30, la fusión natural entre el SUV compacto y deportivo

La marca nipona presenta su nuevo SUV a caballo entre el CX-3 y el CX-5. Te explicamos cómo su diseño Kodo redefine el concepto de SUV compacto deportivo

Foto:
Autor
Tiempo de lectura5 min

Moverse con agilidad por la ciudad de lunes a viernes y disfrutar del tiempo libre los fines de semana. Ya sea en trayectos urbanos, en viajes por carretera y, ocasionalmente, fuera de ella, el objetivo principal es emocionarse con la conducción. De esta demanda de los conductores surgió un nuevo subsegmento: los SUV híbridos compactos. Vehículos que se caracterizan por su robustez con dimensiones contenidas y una gran habitabilidad interior que, además, ofrecen un puesto de conducción elevado, un habitáculo refinado y cómodo, así como un amplio despliegue tecnológico.

En un segmento donde priman el estilo y la función sobre el tamaño, los SUV compactos resultan atractivos para cada vez más conductores. Así lo demuestran sus ventas: uno de cada tres coches comprados en Europa corresponden a un SUV, de acuerdo con el último informe de Jato Dynamics. En este segmento se encuentran modelos prémium como el Mercedes GLA, el BMW X1, el Volvo XC40 y el nuevo CX-30 de Mazda.

Nuevo Mazda CX-30.
Nuevo Mazda CX-30.

El CX-30 es el SUV híbrido compacto de Mazda. Su carrocería deportiva de estilo cupé mide 4,39 metros de longitud, 1,80 de ancho y 1,53 metros de alto. Con estas medidas y un maletero de 430 litros de capacidad, con apertura y cierre automático del portón de serie, se sitúa entre el SUV urbano Mazda CX-3 y el CX-5. Además, el nuevo modelo se caracteriza por un diseño cuidado y elegante que otorga al CX-30 una visión prémium.

El fabricante de Hiroshima ha conseguido elevar a otro nivel el diseño de sus nuevos automóviles, uno más próximo al arte, donde priman líneas naturales y puras propias de la filosofía Kodo, ’alma del movimiento’. Un concepto que Mazda aplica en cada detalle interior y exterior de sus nuevos modelos. Esta evolución en el diseño, que ya pudimos comprobar en el nuevo Mazda3, se ha convertido en el sello distintivo del fabricante. El diseño Kodo se inspira en la elegancia de la estética tradicional japonesa: refinada, cuidada y minimalista. Este principio del diseño clásico prescinde de cualquier elemento innecesario para acentuar la belleza del espacio vacío, a través de formas limpias y de superficies dinámicas. Todo ello hace que el nuevo CX-30 destaque en un segmento donde prima la robustez, antes que un diseño elegante y atrevido.

Estos conceptos en su exterior se traducen en una combinación de pureza y energía ('Sleek&Bold'), uniendo la belleza ágil de un cupé con la robustez de un SUV. Esta sinergia se inspira en la caligrafía japonesa, basada en un principio de 'cargar y liberar' y asentada en los siguientes pilares: por un lado, las curvas armoniosas y equilibradas denominadas Sori, que confieren velocidad y vitalidad; y por otro, el juego de luces y sombras conocido como Utsuroi. El Sori puede apreciarse en el arco que recorre el CX-30 desde la aleta delantera hasta la rueda trasera, mientras que los exquisitos Utsuroi se aprecian en la superficie de la carrocería. Estas sutiles ondulaciones en forma de 'S' van cambiando con el momento del día, con las estaciones del año y también con el movimiento del coche a medida que este avanza.

El diseño Kodo introduce en el CX-30 un estilo atrevido que fusiona con elegancia la robustez de un SUV y la agilidad y belleza de un deportivo

En el interior, el Mazda híbrido CX-30 recibe la profundidad y sofisticación de la filosofía Ma, que aplica la máxima 'menos es más' con el objetivo de destacar la belleza de los espacios vacíos entre los elementos principales del habitáculo y el conductor. El conductor se desenvuelve en un espacio acogedor y armonioso y los pasajeros en un ambiente limpio y espacioso. La atención a los detalles se aplica a todos los aspectos del interior, desde la selección de los materiales, al aspecto y usabilidad de los mandos. Un ambiente refinado y de máxima calidad, propio de una elegancia prémium.

Para mejorar la atmósfera plácida y relajada dentro del vehículo, el Mazda CX-30 cuenta con una insonorización avanzada basada en estudios sobre la propagación del sonido. Estos análisis han traído una cuidada acústica interior y la incorporación de un equipo de audio Bose que convierten el interior del SUV en un auditorio. La filosofía de diseño de Mazda también se aplica al sistema MZD de información, entretenimiento y navegación, que además es compatible con 'smartphones' Android (Android Auto) y iPhone (CarPlay).

Interior del CX-30.
Interior del CX-30.

La marca ha puesto especial atención en la visibilidad y legibilidad de la información que se muestra en las pantallas del CX-30. La gran pantalla central, ligeramente orientada hacia el conductor, reúne toda la información sobre navegación, configuración, audio y de conexión con tu 'smartphone'. Se maneja con diales físicos pero también se puede controlar con la voz para no apartar la vista de la carretera ni quitar las manos del volante.

La pantalla situada entre los indicadores se complementa con un sistema 'Head-Up Display' que proyecta la información más relevante directamente en el parabrisas, frente al conductor. Una forma segura de presentar la información que, además, complementa la filosofía Jinba-ittai de Mazda, la conexión entre el hombre y la máquina a través de la tecnología y del diseño, cuyo fin reside en emocionar con la conducción. Sin importar que tus trayectos sean urbanos o viajes por carretera, el nuevo Mazda CX-30 es emoción prémium los siete días de la semana.

La gama de motores del nuevo Mazda CX-30 está compuesta por motores Skyactiv en versiones diésel e híbrido gasolina con etiqueta ECO. El nuevo sistema M Hybrid utiliza un motor eléctrico montado entre las ruedas para mejorar el comportamiento dinámico y reducir, así, el consumo y las emisiones.

Motor