PRUEBA MERCEDES GLA 220D 4 MATIC

El nuevo Mercedes GLA: mitad coche y mitad SUV (y más campero que sus rivales)

La versión probada por El Confidencial del nuevo Mercedes GLA 220D emplea un motor diésel de 177 caballos, cambio de doble embrague y tracción 4 Matic

Con el GLA, Mercedes-Benz tiene un vehículo muy especial, ya que es su todocamino más pequeño de la amplia gama campera, pero al mismo tiempo es un modelo que se sitúa entre un turismo y un modelo de tipo SUV. Sus rivales más directos, el Audi Q2, el BMW X2 o el recién llegado Lexus UX 250h, son menos camperos y más enfocados a un uso urbano, para lo que algunos definen como la aventura urbana.

Mercedes va a tener muy pronto dentro del segmento todocamino compacto dos alternativas muy diferentes como son este GLA, con un aspecto exterior más cercano al de un turismo, pero un poco más alto y con ciertas capacidades fuera del asfalto, y el GLB. Este último representa el concepto del todocamino tal y como lo entendemos habitualmente, un coche más grande, más cuadrado en su parte trasera, más alto y también bastante más campero.

Pero vayamos con el GLA, que es el objeto de nuestra prueba de esta semana, el modelo que representa la mínima expresión del concepto todocamino en Mercedes. Su altura libre al suelo es de solo 14 cm, aunque esta medida aumenta en tres centímetros en el caso de la versión Off Road, un poco más campera. En este caso, tenemos ya un modelo con más de posibilidades de circular por pistas o caminos, aunque siempre deberán estar en buen estado. A este comportamiento campero también contribuye su tracción a las cuatro ruedas, con el conocido sistema 4Matic de Mercedes, que funciona muy bien en este modelo. Y también el control de descenso que soluciona problemas cuando nos hemos metido en alguna zona complicada o si hay que hacer un descenso más peligroso.

Esa mayor altura libre al suelo que les comentaba hace que su comportamiento dinámico en carretera sea menos preciso que el del Clase A del que deriva. Además, las suspensiones adolecen de ser algo blandas, lo que hace que se produzcan más movimientos y balanceos de carrocería, aunque en ningún caso ponen en riesgo su buen dinamismo. Es más alto que un Clase A, sin duda, pero es que el Clase A es extremadamente bajo respecto a sus rivales, lo que contribuye a una muy buena precisión de guiado en el modelo compacto.

A nivel mecánico, ofrece una amplia gama de versiones de motorización, con dos motores diésel interesantes como son el 200d y el 220d. Este último es el que hemos probado en esta ocasión, con 177 caballos, que destaca sobre todo por su gran elasticidad y su gran empuje. Es un propulsor que siempre empuja, desde muy pocas vueltas, y que proporciona un gran dinamismo a este modelo alemán. Esta versión de motor solo puede ir combinada con el cambio automático de doble embrague y siete marchas, lo que es una garantía de buen funcionamiento y de dinamismo.

Siete litros

Sus consumos son ajustados, con unas cifras que varían muy poco entre si queremos viajar tranquilos o si lo que buscamos es hacer una conducción más rápida y más cerca del límite. En cualquier caso, es difícil superar la barrera de los siete litros por muy deprisa que vayamos. Eso en un vehículo como este de 177 caballos es muy de agradecer. Solo le pondría una pega, además de su precio, y es que es un motor ruidoso, sobre todo en frío.

En cuanto a equipamiento, tiene todo lo necesario, pero también cuenta con una lista de opciones muy larga. Eso es bueno, porque permite poner todo lo que queramos, personalizar el vehículo y ponerlo exactamente a nuestro gusto, pero todos estos elementos opcionales suponen un elevado precio.

Este GLA, con una estética llamativa por su anchura de vías y por su mayor altura libre al suelo, transmite la sensación de ser muy robusto. Pero también, y eso es algo heredado del Clase A del que deriva, tiene un aspecto deportivo porque su techo no está muy alto. O sea, que es un coche alto si lo miramos por la parte inferior, pero al mismo tiempo es bastante bajo en lo que se refiere a su techo.

Es lo que podríamos llamar un híbrido entre un modelo compacto y un todocamino, que está a la venta en el mercado desde 31.000 euros con el motor de gasolina de 122 caballos de acceso a la gama. Esta variante con el motor diésel de 177 caballos, cambio de doble embrague y tracción a las cuatro ruedas sube hasta 41.500 euros. Una buena opción como un modelo compacto del segmento prémium con ciertas opciones camperas, algo en lo que la marca de la estrella tiene una gran experiencia.

Ficha técnica

  • Motor: cuatro cilindros en línea.
  • Potencia máxima: 177 CV a 3.400 rpm.
  • Par máximo: 350 Nm desde 1.400 rpm.
  • Cilindrada: 2.143 cc.
  • Combustible: gasóleo.
  • Velocidad máxima: 223 km/h.
  • Aceleración de cero a 100 km/h: 7,7 segundos.
  • Caja de cambios: automática de doble embrague con siete marchas.
  • Tracción: 4x4.
  • Consumos homologados (urbano/extraurbano/mixto): 6,3/ 5,0/ 5,5 litros.
  • Dimensiones (longitud/anchura/altura): 4,42 x 1,80 x 1,49.
  • Capacidad maletero: 420 litros.
  • Peso en vacío: 1.575 kg.
  • Precio: 41.700 euros.
Motor

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios