CHINA, COREA, JAPON O EEUU, NUEVOS LIDERES

Así estamos perdiendo el tren del coche eléctrico (y se lo está llevando China)

Desde 2020 el Smart solo se fabricará en China, igual que los modelos Polestar de Volvo o el BMW iX3

Foto: Los Smart EQ fortwo y forfour solo tendrán versiones eléctricas y se fabricarán exclusivamente en China.
Los Smart EQ fortwo y forfour solo tendrán versiones eléctricas y se fabricarán exclusivamente en China.

Las ventas de coches eléctricos en Europa crecen de manera muy lenta, y por debajo de lo esperado por las autoridades. Sin duda una de las causas es la escasa infraestructura de recarga para los vehículos en las ciudades. Pero sobre todo se debe a la escasez de modelos eléctricos a la venta y a su elevado coste de adquisición.

Sin duda, el coche eléctrico es un problema para la Unión Europea y lo va ser mucho más en los próximos años. Durante años, Europa ha liderado el mercado del automóvil y de la tecnología más avanzada de movilidad, con empresas muy punteras como las alemanas premium, como Volkswagen o también las marcas francesas o el Grupo Fiat. Y si hablamos de vehículos deportivos, Ferrari, Maserati, Lamborghini, Porsche, Lotus o Aston Martin marcan la pauta o los coches de lujo británicos, Bugatti, Rolls Royce o Bentley.

Pero esto, con la llegada del coche eléctrico, va a cambiar radicalmente. En las últimas semanas se han anunciado dos proyectos importantes de coches eléctricos producidos por empresas europeas, pero que curiosamente ambos se van a hacer en China de manera exclusiva. Por un lado Smart, la filial de coches urbanos de Daimler Benz, anunciaba un acuerdo estratégico con la china Geely para que el nuevo Smart eléctrico, que se lanzará el mercado en el año 2020, se fabrique en exclusiva en las instalaciones de la propia marca Geely en China. Es decir, que el Smart, que se fabricó desde su creación en los años noventa en Hambach, Alemania, a partir de ahora ya no se va a fabricar en Europa, sino en China.

El otro acuerdo anunciado recientemente tiene que ver con la marca sueca Volvo, propiedad de la compañía china Geely. En este caso se anunciaba que el Polestar 2, una berlina deportiva y 100 % eléctrica se va a fabricar en una planta, también de Geely, en territorio chino, en concreto en la localidad de Luqiao. También se harán en exclusiva allí todos los modelos de la marca Polestar para todo el mundo, algo que ya estaba previsto. Y ya ha comenzado la producción del XC40 en esa misma factoría china.

Los modelos Polestar solo se fabricarán en China.
Los modelos Polestar solo se fabricarán en China.

A esto hay que sumar otro modelo muy importante, como es el BMW iX3. Este nuevo vehículo será el primer todocamino 100 % eléctrico de la marca alemana que ya fabrica otro eléctrico, el i3, en territorio germano. Sin embargo, este todocamino nuevo se va a fabricar exclusivamente en China para todo el mundo.

En las últimas horas han saltado rumores sobre el retraso de la producción del Audi e-tron, el primer todocamino 100 % eléctrico de la marca de los cuatro aros. Este retraso se debe, según fuentes de Bruselas, a un retraso en el abastecimiento de las baterías que son el alma de este nuevo vehículo. El suministrador de estas baterías es la marca coreana LG, el mismo fabricante que produce este tipo de componentes para muchos nuevos vehículos eléctricos de varias marcas. Se ha desbordado la demanda, por lo que LG no llega a producir todo lo que tenía acordado. Y además quiere subir el precio de los suministros ante la gran demanda existente.

A todo esto también se suma la decisión anunciada hace unas semanas por la marca japonesa Honda de cerrar su fábrica de Reino Unido fuera y al mismo tiempo avisar de la apertura de una cuarta fábrica de coches en China. Y los anuncios de los fabricantes franceses, Renault y el Grupo PSA, de montar nuevas fábricas en territorio chino y de ampliar su producción allí.

Coche eléctrico

El vehículo eléctrico es una muy buena opción para el futuro de la movilidad, permite reducir la contaminación. Proporciona también una conducción muy agradable. Pero todavía tiene algunos graves problemas, que no se pueden obviar en estos momentos. Los tiempos de recarga de las baterías, la escasez de infraestructuras, el elevado coste de producción de las baterías y las elevadas emisiones que genera su producción.

Además, supone un problema añadido para Europa, que va a perder competitividad en el sector del automóvil con la llegada de esta nueva tecnología. La Unión Europea ha estado durante años perdiendo el tiempo con el diésel, con una gran apuesta por este combustible mientras que Estados Unidos, China, Corea o Japón se centraban en desarrollar la nueva movilidad eléctrica. Europa ha perdido años en esta carrera de la automoción, que es una de las más importantes para la economía mundial.

Porque no hay que olvidar que cada año se venden casi 100 millones de coches a nivel mundial. Si la industria europea ha sido un referente durante muchos años por su tecnología más avanzada, ahora el viejo continente se está quedando en fuera de juego. En lugar de intentar apostar tarde y mal por el coche eléctrico, que ya es una realidad en otras regiones del mundo, la apuesta por el hidrógeno sería una opción muy interesante.

Los principales mercados de exportación para la industria europea de automoción son Asía/Oceanía, que en 2017 acumuló el 37% en valor de estas exportaciones de coches europeos, seguido por Estados Unidos con el 32% en valor. Pero muy pronto serán estas zonas del mundo, Asia o Estados Unidos, las que exporten sus coches eléctricos en grandes cantidades a Europa.

Motor

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios