EN MARZO LAS VENTAS CAEN UN 4,3 %

El porqué del gran batacazo para el mercado del automóvil (en abril)

La elecciones el 28 de abril y la Semana Santa a mediados de mes anticipan un importante descenso el próximo mes en la venta de coches

Foto: El Nissan Qashqai es el líder destacado del mercado español, tanto en el mes de marzo como en el acumulado del año.
El Nissan Qashqai es el líder destacado del mercado español, tanto en el mes de marzo como en el acumulado del año.

Las ventas de coches han caído en el mes de marzo un 4,3% respecto al mismo mes del año 2018, lo que supone el séptimo mes consecutivo con descenso en las matriculaciones. En lo que va de año, tras los tres primeros meses a la baja, el mercado acumula un 7% de caída. Y lo peor aún está por llegar.

El mercado del automóvil atraviesa una difícil situación en España, como consecuencia de la incertidumbre tecnológica a la que se suma una situación política bastante delicada y con un futuro incierto. Y si a ello sumamos la demonización anticipada del diésel y los mensajes contradictorios desde diferentes organismos, el futuro es bastante malo para el sector.

Tras unos meses de incertidumbre por la llegada del nuevo sistema de homologación WLTP el pasado 1 de septiembre, los principales mercados de la Unión Europea están recuperando su volumen normal de ventas. Tal es el caso de Alemania o Francia, pero en el caso de España, la situación no solo no mejora sino que va a peor cada mes.

La caída de las ventas en el mercado español ha hecho que también la producción de las factorías instaladas en España se resienta, a lo que han contribuido los cambios en las tendencias del mercado, menos coches diesel, menos vehículos compactos y subcompactos, en favor de más vehículos de gasolina y más modelos todocamino. Y también la cercanía de un Brexit sin acuerdo.

Pero desgraciadamente lo peor está por llegar. Solo hay que pensar que el año pasado la Semana Santa coincidió en el mes de marzo, y eso es algo que siempre hace bajar las ventas. Sin embargo, en 2019 la Semana Santa cae en abril por lo que si ya el mercado lleva una inercia a la baja desde hace siete meses, el resultado de abril puede ser mucho peor.

Los posibles compradores de un coche nuevo están viviendo una situación muy complicada porque cada día es más difícil tomar la decisión de qué tipo de coche comprar. Antes era al menos más fácil de lo que es ahora, solo había que pensar si queríamos un familiar, un monovolumen o un compacto. Y la única opción era diésel o gasolina.

Incertidumbre

Pero es que ahora a todas esas preguntas, que siguen estando presentes, se añaden las de si me compro diésel o gasolina, gas natural o GLP, híbrido, híbrido enchufable o eléctrico … Y para complicarlo más, todavía hay otra opción, la de la nueva tendencia Mild-Hybrid, lo que algunos llaman híbrido suave. El gobierno en lugar de apostar por aclarar esta situación, por anunciar medidas que apoyen esa neutralidad energética tan necesaria en estos momentos, solo ha anunciado más apoyos al coche eléctrico. Y esa es una opción que, de momento, no es viable para la mayor parte de los usuarios.

España tiene uno de los parques de vehículos más viejos de Europa lo que supone un grave peligro tanto para la contaminación de nuestras ciudades como también para la seguridad vial. Si las ventas de coches bajan cada mes, eso significa que la edad media del parque seguirá subiendo, y ya está en doce años. Y con ello también aumentarán la contaminación y los accidentes de tráfico por las menores medidas de seguridad de los coches viejos.

El próximo 28 de abril hay unas elecciones generales que se presentan más abiertas que nunca. Si la Semana Santa va a frenar ventas en abril, también habrá un importante freno por la incertidumbre electoral. Muchos ciudadanos van a esperar a ver qué pasa a partir de esa fecha para entonces decidirse a comprar un coche nuevo o no.

Pero el gobierno que salga elegido tiene solo unos pocos días, o semanas, para poner en marcha medidas muy urgentes que frenen esta caída. De lo contrario, todo el automóvil español seguirá en caída libre y eso es muy peligroso. El sector del automóvil supone el 10% del PIB español. Todos los coches nuevos que hay que asignar a una fábrica, si los pierden las plantas españolas, nunca volverán a hacerse en España. La sangría de puestos de trabajo puede ser constante en los próximos años si no se toman medidas muy urgentes.

Motor

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
21 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios