Prueba Jeep Wrangler Rubicon 2.2 CRD UNLIMITED

Por qué el Jeep Wrangler Rubicon es el incontestable rey de la jungla

Bloqueos de diferencial, marchas reductoras, barra estabilizadora desconectable, altura libre al suelo, neumáticos de campo... El Jeep Wrangler Rubicon es el coche para cualquier terreno

El Jeep Wrangler es un vehículo muy especial, legendario, fabricado en Estados Unidos y pensado para hacer todoterreno en las condiciones más adversas. Su chasis de largueros y travesaños, las suspensiones de largos recorridos o sus magníficos ángulos de entrada y salida lo han convertido en una referencia del mundo del todoterreno. Además, hay una versión aún más radical, Rubicon, más centrada en la conducción 'off-road' más extrema.

Esta es la versión que hemos probado en esta ocasión, el Wrangler Rubicon, que se ofrece con carrocería corta de tres puertas o con la larga de cinco puertas, el Unlimited. Esta variante Rubicon añade a los buenos argumentos de base del Wrangler otros elementos importantes, para convertir este vehículo en imparable en las condiciones más adversas. A su potente motor diésel de 200 caballos se une una caja de cambios automática de ocho marchas que facilita mucho la utilización fuera del asfalto.

Pero sin duda la clave son sus marchas reductoras, que en el caso de esta variante Rubicon tiene unos desarrollos aún mucho más cortos que los del Wrangler normal. Eso hace que sea capaz de subir por paredes casi verticales, siempre que la física lo permita. Además, cuenta con bloqueo de diferencial, tanto en el eje delantero como en el trasero, que se acciona mediante una palanca situada por delante del cambio. Ambos se gestionan mediante una palanca en la consola, pero también se puede bloquear el diferencial central mediante la palanca de la caja 'transfer'.

Por si todo esto fuera poco, también incluye un sistema que desconecta la barra estabilizadora para permitir superar un obstáculo aún más complicado al ofrecer más recorrido de suspensión. El resultado es una máquina para conducir fuera del asfalto. Además, la variante Rubicon, pensada para los verdaderos expertos del todoterreno, también monta unos neumáticos BFGoodrich específicos, de tacos, para superar todo lo que se nos ponga por delante.

Con ello, tenemos un vehículo que es una leyenda en el mundo del todoterreno, por su capacidad para evolucionar en las peores condiciones. A todo esto hay que añadir otro detalle característico del Wrangler, que lo hace único en el mercado: la posibilidad de desmontar su techo, lo que permite tener un vehículo descapotable, aunque eso sí, con barras antivuelco para asegurar a los ocupantes del vehículo. Es un desmontaje algo complicado, que requiere su tiempo y algo de maña, pero se pueden desmontar hasta las puertas.

Aunque el Wrangler es la evolución de un todoterreno legendario norteamericano, los responsables de la marca han sabido incorporar en esta última versión muchos avances tecnológicos. Ya no es ese coche duro e incómodo de hace años. Ahora es mucho más sofisticado, incluye un cuadro de instrumentos con una pantalla central digital configurable, también una pantalla en la consola central que proporciona la máxima conectividad y un equipo de sonido de primera categoría. También cuenta con sistemas de ayuda a la conducción, algo que no ha tenido nunca. Sistemas como el frenado de emergencia, el aviso de ángulo muerto o el control de crucero adaptativo.

Solo para expertos

En resumen, el Wrangler Rubicon es un vehículo muy exclusivo pensado solo para los que necesitan de verdad rodar fuera del asfalto. Un modelo muy completo, por motor, por equipamiento y por las capacidades de tracción y de utilización fuera del asfalto casi inagotables. Pero, ojo, también tiene una limitación, y es que hay que saber lo que llevamos entre manos. La conducción todoterreno de verdad requiere unos conocimientos básicos, saber cuándo conectar o desconectar los bloqueos de diferencial, cuándo poner las marchas reductoras o cuándo usar las largas. Si no sabemos unas normas básicas, más vale no meterse a hacer locuras por el campo.

En cuanto a su precio, esta variante Rubicon cuesta 61.000 euros, pero incluye de serie todo lo que en otros vehículos parecidos, pero con muchas menos posibilidades camperas, hay que comprar por separado y añadir al vehículo. Eso sí, es un coche que solo vale para los que buscan esto, un todoterreno de verdad, muy duro e imparable. Para los que quieren un todocamino llamativo y poderoso de aspecto, mejor buscar otra opción.

Ficha técnica

  • Motor: cuatro cilindros en línea.
  • Potencia máxima: 200 CV a 3.500 rpm.
  • Par máximo: 450 Nm desde 2.000 rpm.
  • Cilindrada: 2.184 cc.
  • Combustible: gasóleo.
  • Velocidad máxima: 160 km/h.
  • Aceleración de cero a 100 km/h: 10,3 segundos.
  • Caja de cambios: automática de 8 marchas.
  • Tracción: 4x4 conectable con marchas reductoras.
  • Consumos homologados (urbano/extraurbano/mixto): 10,3/ 6,5/ 7,9 litros.
  • Dimensiones (longitud/anchura/altura): 4,88 x 1,89 x 1,90.
  • Ángulo de ataque: 36º.
  • Ángulo de salida: 31,5º.
  • Áltura libre al suelo: 25,8 cm.
  • Capacidad maletero: 548 litros.
  • Peso en vacío: 2.170 kg.
  • Precio: 61.200 euros.
Motor

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios