CON MOTORES GASOLINA Y DIESEL, DE 150 Y 190 CV

La conquista de Seat con su buque insignia, el Tarraco, de clientes con poder económico

El nuevo Seat Tarraco es una de las mayores apuestas de la marca española en los últimos años, y será la clave de su estrategia de crecimiento para captar clientes de otras marcas

Como no podía ser de otra forma, Barcelona ha sido el escenario elegido por Seat para la presentación de su nuevo modelo Tarraco, un SUV compacto de gran tamaño que está llamado a convertirse por sus características en el buque insignia de la marca. Seat quiere aprovechar el buen momento que está disfrutando —2018 se ha convertido en un año de records en matriculaciones, facturación y beneficios— para acometer la mayor ofensiva de los últimos años con el lanzamiento de diferentes novedades, y el Tarraco será el eje de esta nueva etapa.

El segmento del SUV crece en Europa a un ritmo imparable. Se estima que en cinco años duplicará su volumen, superando ampliamente en 2025 los cinco millones de unidades anuales. Por eso, Seat ha hecho una apuesta importante por este segmento con el lanzamiento del Tarraco, que viene a completar su gama de todocaminos, en la que ya estaban el Arona y el Ateca. El Tarraco supone un paso adelante, y es un paso fundamental en la estrategia de crecimiento de Seat. Con el Tarraco, Seat busca un cliente de mayor nivel adquisitivo, se quiere “conquistar clientes de otras marcas”, en palabras textuales de Mikel Palomera, director general de Seat España.

Más deportivo, más elegante

El Tarraco se ha diseñado en el centro técnico de Seat en Martorell y se fabrica en la factoría de Wolfsburgo (Alemania). Pretende ser el SUV más deportivo y elegante del mercado, sin renunciar al confort ni la funcionalidad, con unos acabados de alta calidad, y apoyado en una firme apuesta por la tecnología. De hecho, el equipamiento básico de serie del Tarraco es muy elevado, aunque dispone de dos versiones, Style y Excellence, y próximamente habrá una versión SR, que dará al Tarraco el toque más deportivo de su saga.

Muy bien equipado e incluso lujoso.
Muy bien equipado e incluso lujoso.

Tiene sistemas de asistencia de última generación (cambio de carril, asistencia en atasco, emergencia y pre-colisión), visión 360⁰, pedal virtual en el portón trasero, iluminación Full LED en todas las ópticas, tanto en los pilotos como en el interior, intermitentes dinámicos, está completamente conectado y hay disponibilidad de acceder a los sistemas Amazon Alexa y Shazam de control por voz. También dispone del sistema de infoentretenimiento Navi Plus que incorpora el control gestual. La instrumentación digital del salpicadero es de 10”25, y dispone de una pantalla central de 8”, con un diseño muy ergonómico y una orientación próxima a la línea visual del conductor.

La base mecánica reside en cuatro motorizaciones, en gasolina y diesel, de 150 y 190 CV de potencia. El motor de gasolina pequeño es un cuatro cilindros 1.5 TSI de 150 CV, con un par motor de 230 Nm entre 1.500 y 3.500 rpm, mientras que el 2.0 TSI proporciona 190 CV, con un par motor de 320 Nm disponible entre 1.500 y 4.100 rpm. Los motores diesel son sendos cuatro cilindros 2.0 TDI de 150 y 190 CV. La versión diesel de 150 CV puede tener cambio manual de seis velocidades o el cambio automático DSG de siete velocidades y el sistema de tracción 4Drive System, mientras que la versión gasolina 150 CV siempre es con cambio manual. Los motores de 190 CV siempre están asociados con el cambio DSG y la tracción 4Drive System, ya sean gasolina o diesel. En 2020 aparecerá una versión híbrida enchufable del Tarraco.

El uso del sistema DDC (Dynamic Chasis Control) permite ajustar la conducción a cada momento. Hay tres modos disponibles, Normal, Eco y Sport, que permiten modificar automáticamente el comportamiento del vehículo en función del terreno por donde se circule. En el caso de las versiones equipadas con el sistema de tracción 4Drive System se añaden otros dos modos de conducción los 4x4 y Snow.

El comportamiento dinámico del Tarraco resultó impecable en esta toma de contacto de la presentación. No cabe duda que las llantas de 20 pulgadas ofrecieron una notable percepción de estabilidad. Dotado de la plataforma MQB que tan buen rendimiento ha dado al Grupo Volkswagen, el Tarraco tiene una distancia entre ejes de 2.790 mm y una longitud total de 4.735 mm. Es un coche grande, pero se muestra ágil en su comportamiento, y su peso oscila entre los 1.599 kilos del gasolina 150 CV en configuración de cinco asientos, y los 1.845 del diesel 190 CV y siete plazas. Las ruedas van equipadas de partida con llantas de aleación de 17 pulgadas, pero se pueden montar hasta cuatro tallas diferentes, desde 17 hasta 20 pulgadas

La fila central se desplaza hasta 18 cm en sentido longitudinal.
La fila central se desplaza hasta 18 cm en sentido longitudinal.

El diseño del Tarraco es amplio, con un frontal que domina completamente la identidad del coche gracias a su original calandra. Los faros también son fácilmente reconocibles y dan identidad al vehículo. La parte frontal define perfectamente al Tarraco y lo hace inconfundible, pero hay cierto aire familiar en el perfil y la trasera con el Volkswagen Touareg,

Gran habitabilidad

Uno de los puntos fuertes del Tarraco está en su interior, que es amplio y confortable. Está disponible con cinco o siete plazas, siempre en butacas individuales y suficientemente amplias y cómodas en las filas posteriores. El equipo de diseño ha hecho un brillante trabajo a la hora de distribuir los elementos del coche, en especial en la tercera fila, porque los asientos son escamoteables y comparten espacio con la rueda de repuesto, que es opcional.

El volumen del maletero para cinco plazas es de 760 litros, y sólo pierde 60 litros en el caso de incorporar la tercera fila. Con esta desplegada, el volumen se reduce a 230 litros. Con las siete plazas en uso, la segunda fila se puede desplazar hacia delante 18 cm para ofrecer espacio a los pasajeros de las dos plazas posteriores. A pesar de ese movimiento, y aunque el asiento del conductor o el acompañante no se desplacen hacia delante, si se trata de una persona de talla media –yo mido 1,76 m– hay espacio más que suficiente y no se toca con las rodillas en los asientos delanteros.

El Tarraco estará disponible en ocho colores diferentes: Negro Camouflage, Blanco Oryx, Plateado Reflex, Azul Atlantic, Gris Indium, Titanium Beige, Negro Deep y Gris Urano.

Las previsiones de ventas que Seat contempla para el Tarraco se cifran en torno a las 8.000 unidades para 2019 –el Nissan Qashqai va por las 11.500 hasta la fecha–, con aspiraciones a seguir creciendo a lo largo de los próximos años, habida cuenta la indiscutible evolución de este segmento. El Tarraco estará disponible en la red de concesionarios en diciembre, y su venta se iniciará en febrero. De momento, no hay precios disponibles, pero en la presentación de Barcelona nos dieron una primera referencia: la versión 1.5 TSI 150 CV partirá de un PVP de 32.650 euros.

Motor

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios