2018 SE CERRARÁ CON EL PLAN VEA SIN APLICAR

¿Por qué en España se pagan más impuestos por un coche eléctrico que por un gasolina?

Un Hyundai Kona eléctrico, por ejemplo, paga en España el doble de impuestos de adquisición que el mismo modelo de gasolina

Foto: El Hyundai Kona eléctrico, con hasta 485 km de autonomía es la última novedad en el mercado cero emisiones.
El Hyundai Kona eléctrico, con hasta 485 km de autonomía es la última novedad en el mercado cero emisiones.

Los principales mercados europeos, como Reino Unido Alemania o Francia, apoyan con ayudas públicas el aumento de ventas de coches eléctricos. Por el contrario, en España se va a cerrar el año 2018 con cero ayudas por parte del Gobierno a la compra de un vehículo no contaminante. Y todo ello a pesar de que hay una partida presupuestaria de 66,6 millones de euros para este ejercicio a través del Plan VEA. Será, por ello, el único país de los grandes en Europa en el que no se apoye el coche eléctrico.

Alemania es un buen ejemplo del apoyo al coche eléctrico. Desde mediados de 2017 tiene un ambicioso plan con una dotación presupuestaria de 1.000 millones de euros para apoyar directamente las ventas de coches eléctricos y también para la creación de nuevas infraestructuras de recarga. El objetivo es reducir la contaminación de las ciudades alemanas. Lo mismo hace Reino Unido con su plan de 1.700 millones de euros, o Francia, con un paquete de ayudas dotado con 300 millones desde el 1 de enero pasado.

No solo el gobierno alemán apoya la llegada de coches nuevos menos contaminantes, sino que también los propios fabricantes se han implicado en esta reducción de la contaminación. El grupo Volkswagen, BMW y Daimler van a apoyar a partir de ahora con 3.000 euros a todo el que decida comprar un coche, ya sea diésel o de gasolina, que cumpla la normativa Euro 6 y que a cambio entregue un vehículo diésel anterior a la normativa euro cinco. Además, estos tres grandes han pedido al resto de fabricantes que hagan una propuesta parecida para apoyar una renovación completa del parque que necesitan las ciudades alemanas.

Por su parte, la justicia alemana sigue adelante dando su visto bueno a nuevas medidas de los ayuntamientos más importantes para cerrar al tráfico las zonas centrales de las ciudades para los vehículos más contaminantes. Cuando se habla de cerrar al tráfico de coches ese centro urbano, en realidad se refiere a los diésel más contaminantes que no cumplen la normativa euro cuatro.

Los fabricantes europeos han pedido a la UE una rebaja de los impuestos en los coches eléctricos. (Reuters)
Los fabricantes europeos han pedido a la UE una rebaja de los impuestos en los coches eléctricos. (Reuters)

La Asociación Europea de Fabricantes de Automóviles (ACEA, por sus siglas en inglés) mantiene negociaciones con la Unión Europea para poder establecer una reducción de los impuestos a los vehículos eléctricos. No se trata de conseguir ayudas públicas al sector del automóvil. En este momento, la adquisición de un coche eléctrico paga más impuestos que uno diésel o de gasolina, básicamente porque su precio es mucho más alto.

El Hyundai Kona es el último modelo eléctrico de gran autonomía (hasta 485 km) llegado al mercado. Un Kona diésel cuesta 20.000 euros, mientras que uno de gasolina está disponible desde 16.500 euros. El eléctrico más barato de la gama cuesta 37.000 euros y el más caro, 43.000 euros. Si comparamos el IVA que paga un Kona de gasolina con el de uno eléctrico, supone más del doble de impuestos, y eso para tener un coche cero emisiones. Lo que ACEA pide no son ayudas públicas, sino que un coche menos contaminante no pague mucho más que un diésel o un gasolina. No se puede gravar la tecnología más limpia con más impuestos.

Motor

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
24 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios