SEIS MODELOS YA HABÍAN SIDO ADJUDICADOS

Así prepara España (el PIB) el cambio al coche eléctrico: fabricará 13 modelos alternativos

En los próximos 18 meses las plantas españolas recibirán la adjudicación de 15 nuevos vehículos, la mitad de ellos con versiones alternativas al combustible habitual

Foto: Las fábricas españolas se preparan para fabricar coches eléctricos en los próximos meses.
Las fábricas españolas se preparan para fabricar coches eléctricos en los próximos meses.

Este lunes, ante la Comisión de Industria, Comercio y Turismo del Senado, el vicepresidente de la asociación de fabricantes ANFAC, Mario Armero, anunció que en los próximos 18 meses las plantas de producción instaladas en España recibirán la adjudicación de quince nuevos modelos. Con ello, en 2020 España fabricará trece modelos diferentes empleando energías alternativas.

Son buenas noticias para un sector industrial como el español, que supone el 10% del PIB, y que por su buena competitividad ha logrado posicionarse como el segundo fabricante europeo de automóviles solo por detrás de Alemania y octavo en el ranking mundial. Son 17 plantas instaladas en España, a las que hay que sumar un fuerte entramado industrial de las plantas de proveedores de componentes para esta industria.

Armero ha comparecido ante la comisión del Senado a petición de la propia institución con el objetivo de actualizar ante este organismo la situación de la industria automovilística en España y los retos que enfrenta a futuro. Entre ellos, la revolución que supone para la industria la llegada del coche eléctrico, autónomo y conectado, que está cambiando las reglas del juego en el sector. Enfrentar estos retos requiere, a juicio de Mario Armero, la colaboración y el trabajo de todas las administraciones y grupos políticos españoles de cara a “una transición ordenada, socialmente rentable y beneficiosa para el medio ambiente y la salud”.

Armero destacó que las fábricas españolas de vehículos recibirán, en los próximos 18 meses, 15 nuevas adjudicaciones de modelos, de los que la mitad llevan aparejadas versiones con energías alternativas que se producirán a la vez en las plantas españolas. A ellas hay que sumar otras seis que ya han sido adjudicadas o están pendientes en las líneas de montaje en las que ya se fabrican las versiones con motor térmico. En definitiva, desde 2020 habrá al menos 13 modelos alternativos con el sello 'made in spain'.

En las últimas semanas desde el Gobierno se ha pedido a la industria que apostara por conseguir fabricar en las plantas españolas este tipo de versiones más ecológicas y con un importante futuro. En este sentido, el incremento de la producción de modelos con tecnologías alternativas es “la senda que las fábricas españolas han de seguir para no perder su peso como productor líder de vehículos en Europa y en el mundo”, señaló Armero.

15 modelos nuevos hasta 2020

No hay que olvidar que en estos momentos hay una fuerte competencia a nivel mundial y poco a poco las medidas proteccionistas están ganando posiciones para deslocalizar las factorías hacia países con mano de obra más barata. España tiene 17 fábricas de coches instaladas, pero solo una marca es española, Seat, aunque integrada dentro el consorcio alemán Volkswagen. El resto son, básicamente, dos grandes grupos franceses, PSA y Renault, la norteamericana Ford, las alemanas Volkswagen y Mercedes y la japonesa Nissan.

Armero repasó el compromiso de los fabricantes del sector de automoción por la movilidad cero y bajas emisiones, pero con el foco del principio de neutralidad tecnológica como vía indispensable para conseguir esta descarbonización progresiva. Una clara referencia a la penalización que está sufriendo el diésel en los últimos meses, lo que está creando graves problemas a la industria española. “Las previsiones de ventas de vehículo eléctrico en el mundo, en los casos más optimistas, apuntan a un 25% en 2023 y un 50% en 2040. Será necesario apoyarse durante años en tecnologías bajas en emisiones”.

La competitividad de las fábricas españolas de automóviles en este entorno cambiante, depende de factores importantes como la flexibilidad laboral y la formación continua de los trabadores, una logística más eficiente y la reducción de costes energéticos. Y todo ello sin olvidar la necesaria uniformidad en las políticas de movilidad que están desarrollando los ayuntamientos. La elevada edad del parque español de automóviles es un grave problema, porque mantiene rodando vehículos muy contaminantes y poco seguros. Pero al mismo tiempo,permite la opción de poder cambiar estos vehículos por nuevos modelos de energías alternativas mucho más eficientes, que pronto también podrán ser fabricados en España.

Motor

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios