UN tipo de VEHÍCULO MÁS ALTO Y VERSÁTIL

Cómo las furgonetas multiuso están comiendo la tostada a los monovolumen

Cada día se venden menos monovolúmenes, los todocamino están de moda pero llega un nuevo vehículo útil, divertido y tecnológico, más versátil

Foto: Es un tipo de vehículo ideal para el uso los fines de semana... y también para el día a día.
Es un tipo de vehículo ideal para el uso los fines de semana... y también para el día a día.

El vehículo monovolumen destaca por su versatilidad y su facilidad de uso, pero poco a poco se están viendo desplazados por modelos como el Citroën Berlingo, el Ford Tourneo Connect, el Renault Kangoo o el Fiat Dobló entre otros, modelos que se encuadran dentro de lo que la marca Citroën denomina “ludospace”, aún más grandes, más versátiles y también más tecnológicos que los monovolumen. Son verdaderos modelos multiuso.

El mercado del automóvil cambia sus tendencias. Si hasta hace 10 años los modelos más vendidos eran los compactos en sus distintas versiones de cinco puertas, berlina o incluso monovolumen, esto ha cambiado radicalmente. Ahora los más vendidos son los todocamino compactos. Es una moda que lleva ya 10 años instalada en el mercado mientras que los monovolúmenes y las versiones de cinco puertas son los que han perdido buena parte de su hueco en el mercado. En el caso concreto de los monovolúmenes, cuyas ventas caen mes tras mes, se están viendo sustituidos por los multiuso del tipo del Citroën Berlingo.

Este tipo de vehículo llego al mercado en el año 1998 con la llegada del primer Citroën Berlingo y era un vehículo disponible con dos filosofías distintas, una furgoneta compacta ideal para la distribución en ciudad, y una variante de tipo familiar pensada para ofrecer la máxima versatilidad de uso y un gran espacio de carga. Es decir, una variante “van” y otra “combi”. Y todo ello sin renunciar a las características propias de un turismo, confort de marcha, dinamismo y seguridad.

Hasta un espacio en el techo del maletero.
Hasta un espacio en el techo del maletero.

En un principio fue una idea de Citroën pero pronto se convirtió en una tendencia del mercado que continúa y que sigue creciendo. En este momento son muchos los fabricantes que ofrecen vehículos de este tipo con ese doble enfoque profesional y particular. Es increíble ver lo que han evolucionado estos vehículos. En su lanzamiento, allá por 1998, eran modelos toscos, con un confort limitado, con mecánicas poco potentes y con un equipamiento justo. Coches baratos.

Sin embargo los modelos actuales, ya sea Citröen Berlingo y sus hermanos el Peugeot Richter o el Opel Combo como sus rivales más directos, ofrecen exactamente lo mismo que un buen turismo. Y esto les convierte en una muy buena alternativa si lo que queremos es comprar un vehículo muy útil, muy bien pensado, con el que poder cubrir todas nuestras necesidades sin el menor problema. Eso sí, hay que quitarse de encima algunos prejuicios.

En el caso concreto del Berlingo encontramos un vehículo que ofrece dos tamaños de carrocería, una normal y otra alargada 30 cm, pero ya sea en un caso o en otro permite la posibilidad de hasta siete plazas. Lo mejor de este tipo de coches es su gran versatilidad de uso. Ya sea en su variante de cinco o de siete plazas todos los asientos de las dos filas traseras se pueden plegar y hasta sacar del vehículo de manera independiente.

Versatilidad de uso máxima.
Versatilidad de uso máxima.

Otro aspecto destacado es que como son vehículos más altos que un turismo dan una sensación de habitabilidad interior realmente buena. Incluso permiten montar un techo en el que poder dejar objetos o un maletero en el que en la parte superior encontramos un hueco para llevar diferentes cosas como si fuera un avión. Por ejemplo, son ideales para familias con varios niños pequeños porque facilitan mucho la vida.

También es muy destacable el acceso al interior del vehículo, ya que ofrecen la opción de una o dos puertas laterales correderas, lo que facilita notablemente la tarea. Su maletero es realmente grande, con un valor que puede alcanzar los 800 litros. Esto permite cubrir todas las necesidades que se nos ocurra, ya sea para llevar personas para el ocio o un viaje largo. Y cuentan con un gran portón trasero que facilita mucho las operaciones de carga, incluso con objetos muy largos. También ofrecen la opción de una carrocería de tipo todocamino, con una carrocería algo más alta, como en el caso del Peugeot Richter o el Renault Kangoo 4x4.

Equipamiento completo

El otro aspecto en el que destacan estos vehículos sin duda es el de su equipamiento. Y es que este modelo de Citroën, y sus rivales están en este sentido también en la misma línea, ofrece hasta 19 sistemas de ayuda a la conducción diferentes. Por ejemplo, control de crucero adaptativo, frenada de emergencia, aviso de cambio de carril…También disponen de la mejor conectividad y una mecánica a la altura con motores diesel y de gasolina de última generación.

También ofrecen la opción de un cambio automático de ocho marchas y hasta disponen de un sistema de control de tracción especial que permite mejorar la adherencia en terrenos muy deslizantes. Esto es en el caso del Berlingo, pero sus rivales ofrecen las mismas opciones, incluso alguna más. Por ejemplo, el Volkswagen Caddy además de todo eso cuenta con una versión de gas natural que permite un gran ahorro de combustible.

Magnífico acceso al interior.
Magnífico acceso al interior.

Todo son ventajas en este tipo de vehículos que están pisando muy fuerte el acelerador en el mercado español y europeo. Son modelos que ofrecen una perfecta dualidad entre un uso para el día a día, en un entorno familiar, un vehículo que se puede usar para llevar a los niños al colegio o para hacer la compra, por grande que sea. Pero también para irnos de vacaciones en verano con todo nuestro equipaje o para salir los fines de semana con una tienda de campaña o con útiles de escalada, o con todo lo necesario para ir a pescar.

Este tipo de vehículos realmente sí que es un multiuso y esto les ha convertido en una interesante alternativa al todocamino que está tan de moda en este momento. Pero sobre todo, hacerse con un hueco interesante en el mercado, el de los clientes que antes apostaban por el monovolumen pero que ahora optan por este tipo de coche más divertido, más útil y también más barato.

Del derivado comercial al multiuso

En los años ochenta el reparto urbano se hacía con un tipo de vehículo denominado derivado comercial. Casi todas las marcas tenían el suyo, pero ya que hablamos de Citroën el modelo de la marca francesa era el C15, un vehículo de gran éxito fabricado en Vigo. Pero también Renault tenía su modelo Express, Opel su variante Combo, Ford o incluso Seat tenían su variante de este tipo y quizá se me olvide alguno más.

Todos eran modelos del segmento B al que se cortaba la carrocería por detrás de las ventanillas delanteras y en su lugar se incluía un cajón de carga. Y las versiones más “lujosas” montaban cristales en ese cajón posterior. Eran vehículos bastante malos, poco seguros, sin nada de equipamiento y con un confort de marcha muy limitado. De ahí se pasó a este nuevo concepto, que nada tiene que ver con aquel, pensados desde el principio para ser así y cumplir todas las necesidades de sus posibles clientes. Y de ahí su gran éxito comercial.

Motor

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios