A LA VENTA EN OCTUBRE DESDE 29.900 EUROS

Nuevo Honda CR-V, un todocamino con la máxima seguridad de serie

Al volante de las versiones manual de 173 caballos y automática de 193 CV. No habrá diesel pero si un híbrido que llegará en 2019

Solo lleva cuatro años en el mercado, pero Honda ya hace una renovación de uno de sus modelos clave en el mundo, el CR-V. El nuevo vehículo ofrece una estética bastante continuista respecto a su antecesor, pero como gran novedad aporta la opción de las siete plazas hasta ahora no disponible. También incorpora más seguridad y tecnología, y mejora su conectividad. Hemos realizado una primera toma de contacto con el nuevo modelo que se pondrá a la venta este mes de octubre y que no se ofrecerá con motor diesel. En su lugar, en el primer trimestre de 2019 se lanzará una variante híbrida.

Pese a que no es un modelo con un gran volumen de ventas en España, el anterior CR-V se ha posicionado en los últimos años como una muy buena opción dentro del mercado todocamino. Ofrecía una estética más dinámica de lo habitual, un amplio habitáculo y un gran contenido tecnológico. Todo ello combinado con unas muy buenas motorizaciones diesel y de gasolina.

El nuevo modelo, la quinta generación del CR-V, aporta muchas cosas pero lo más destacable es su habitáculo aún más amplio, más versátil en su utilización, y que por primera vez en este modelo permite hasta siete plazas, con los dos asientos de la tercera fila escamoteables. A nivel mecánico aporta una novedad importante en sus motorizaciones. Si antes contaba con una variante diesel muy interesante para el mercado español, el nuevo solo se ofrece con un motor de gasolina y el año que viene se completará la gama con una variante híbrida.

Ya que hablamos de motores, este nuevo CR-V se ofrecerá desde el próximo mes de octubre en España con un solo motor, el 1.5 Turbo, pero con dos opciones de potencia. El más pequeño, el de 173 caballos, está asociado con el cambio manual de seis marchas. Mientras que hay otra versión más potente, de 193 caballos, en este caso combinada exclusivamente con el cambio automático de tipo CVT.

Maletero de 561 litros con las cinco plazas instaladas.
Maletero de 561 litros con las cinco plazas instaladas.

El nuevo CR-V es más ancho y también más alto que su predecesor, con una distancia libre al suelo que también es 35 milímetros mayor. Además, aporta unos pasos de rueda más anchos, lo que le proporciona un aspecto más dinámico y le hace más atlético pese a sus dimensiones. Pero su longitud es la misma pese a lo cual, ahora se ofrece con la opción de las siete plazas, no disponible hasta la fecha. Para ello lo que sí ha aumentado es su distancia entre ejes, lo que permite un habitáculo más amplio sin aumentar su longitud.

En su aspecto estético quizá lo más llamativo es su frontal en el que se integran nuevas rejillas activas. Eso permite conseguir la refrigeración necesaria para el funcionamiento del vehículo pero mejorando al mismo tiempo su aerodinámica de manera activa. Estéticamente, es un frontal que sorprende y que le proporciona un carácter aún más tecnológico al vehículo japonés. Si su frontal aporta cambios, tanto su vista lateral como la trasera son algo más continuistas y se aprecian pocas diferencias con respecto a su antecesor.

Al acceder al interior del vehículo encontramos un estilo bastante austero, en el que prima por encima de todo la calidad de construcción y la buena terminación, más que unos materiales más lujosos. Es un coche útil, pensado para ofrecer lo que los clientes necesitan en un coche de este tipo, con un enfoque muy familiar, que se posiciona entre un todocamino y un monovolumen.

El cuadro de instrumentos es muy tecnológico, con una pantalla de siete pulgadas en el centro del mismo que se ve completada a ambos lados por los medidores de temperatura y de capacidad del depósito de combustible. Una pantalla configurable. Para completar su información, el conductor cuenta con el sistema “head up display” disponible según versiones y con una pantalla en la consola, con la que gestionar los diferentes sistemas del vehículo, el navegador, el equipo de sonido, etcétera. También la conectividad se ha mejorado y ahora permite leer y responder mensajes y correos electrónicos a través de nuestro teléfono.

Pantalla de siete pulgadas como cuadro de instrumentos.
Pantalla de siete pulgadas como cuadro de instrumentos.

La gama del nuevo CR-V, cuando llegue al mercado español en octubre, estará formada por tres opciones mecánicas diferentes, el manual de 173 caballos y tracción delantera, el manual con el mismo motor y tracción a las cuatro ruedas y como tope de gama la variante con el cambio automático CVT y la tracción 4x4. En realidad es la combinación de dos motores, dos cajas de cambio y dos sistemas de tracción, pero de las posibles combinaciones solo se ofrecer tres opciones.

Durante la presentación del nuevo modelo en Austria hemos podido conducir todas las versiones disponibles en la gama por unos recorridos de buenas carreteras pero con bastante tráfico. Lo más destacable del nuevo modelo es la buena sensación de calidad y de espacio que ofrece a sus ocupantes y la versatilidad de uso que permite cambiar el interior en función de las necesidades de cada momento.

No podemos olvidar que se trata de un coche que es igual de largo que su antecesor, pese a lo cual ahora cuenta con siete plazas. Eso significa que estas plazas de la tercera fila son bastante limitadas y que con las siete plazas su maletero es limitado. Ofrece una capacidad de 561 litros con las cinco plazas instaladas, de lo mejor de su segmento, mientras que con las siete plazas se reduce por debajo de los 200 litros. Aún así, es muy amplio.

Su motor es bastante elástico, sube de vueltas con fuerza y permite mover con bastante agilidad este vehículo. De hecho, el par máximo está disponible desde 1.900 vueltas, lo que hace bastante fácil su conducción sin necesidad de usar mucho el cambio. El motor funciona bien, la verdad, pero lo que más me ha sorprendido ha sido el cambio de marchas, tanto el manual como el automático.

En el caso del manual, es perfecto el posicionamiento de la palanca, en la parte superior como un apéndice de la consola central. Está muy bien situada y hay que mover poco la palanca, por lo que no da ninguna pereza usar el cambio, aunque con la elasticidad de su motor hay que utilizarlo bastante poco. En cuanto al CVT, la razón es muy distinta ya que su funcionamiento es bastante suave y evita lo que habitualmente ocurre con los cambios de variador, excesivos acelerones para tratar de acelerar con rapidez.

En este caso el motor ofrece más par que la variante de cambio manual (también más potencia) y eso ayuda a ese funcionamiento más suave del cambio. También ayuda el tener preseleccionadas siete marchas, lo que permite utilizar las levas del volante para reducir una marcha cuando se hace necesario. Y aunque no son marchas reales, si no se acelera en exceso puede parecer un cambio automático. Eso sí, cuando pisamos a fondo el acelerador para tratar de acelerar con fuerza, entonces llega el típico funcionamiento de los cambios CVT.

Sistema 'sensing' de serie

Un detalle muy importante en este modelo tan tecnológico es que todos las unidades que se vendan en el mercado español incorporarán de serie el denominado sistema 'sensing' de Honda. Este sistema utiliza una combinación de informaciones del radar y la cámara, además de diversos sensores de alta tecnología para avisar y asistir al conductor en situaciones de posible peligro

Este sistema incluye frenada de emergencia, avisos de colisión frontal, de cambio de carril y de salida de carril, asistente de cambio de carril, control de crucero activo inteligente que tiene en cuenta la posibilidad de que otros coches se cambien de carril al pasar nuestro vehículo, lector de señales, asistencia inteligente de la velocidad, con gestión activa de los límites de velocidad, entre otros. Es un sistema muy completo para estar incluido de serie.

El nuevo CR-V es una buena alternativa dentro del mercado del todocamino con hasta siete plazas, un vehículo que destaca por su gran confort de marcha, al que también contribuye un nivel de ruido muy bajo en su interior, y su elevada tecnología. También por la gran seguridad que proporciona el sistema 'sensing' de serie en toda la gama. Las ventas comenzarán en octubre y el precio de partida será de 29.900 euros.

Estos son los precios recomendados para el mercado español en el caso de las versiones de cinco asientos. Las variantes de 7 plazas suponen un sobreprecio de 1.700 euros, mientras que el cambio CVT, solo disponible con las versiones 4x4, tiene un coste de 2.700 euros.

Honda CR-V 1.5 VTEC TURBO 4x2 Comfort 29.900 €

Honda CR-V 1.5 VTEC TURBO 4x2 Elegance Navi 32.550 €

Honda CR-V 1.5 VTEC TURBO 4x4 Elegance Navi 34.550 €

Honda CR-V 1.5 VTEC TURBO 4x4 Lifestyle 37.700 €

Honda CR-V 1.5 VTEC TURBO 4x4 Executive 41.200 €.

Motor

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios