MÁS DE 13.400 HORAS PARA SU CONSTRUCCIÓN

Un millón de piezas de plástico y metal para hacer el Bugatti de Lego

Un coche a escala real, que se puede conducir e incorpora un motor de 5 caballos construido íntegramente con piezas de Lego

Foto: El Bugatti de Lego, a la derecha, junto a un Chiron original muestran un aspecto muy similar.
El Bugatti de Lego, a la derecha, junto a un Chiron original muestran un aspecto muy similar.

Todo lo que tiene que ver con la marca Bugatti es espectacular, las prestaciones de sus modelos, el precio, sus detalles de terminación, y el mejor ejemplo es la serie limitada Bugatti Divo cuyo precio de partida es de 5 millones de euros. No menos espectacular es este vehículo a escala real desarrollado en colaboración con Lego, un vehículo que se puede conducir.

La versión que ha desarrollado la empresa Lego se basa en el Chiron y en su desarrollo y construcción se han dedicado más de 13.400 horas de trabajo. Se ha utilizado más de un millón de piezas, incluyendo también las necesarias para montar su motor, de 5,31 caballos, que proporciona un par motor de 92 Nm.

Absolutamente todo lo que hay en el coche se ha montado con diferentes tipos de piezas construidas en serie por Lego, pero solo hay dos excepciones, sus ruedas y el escudo frontal del vehículo con el anagrama Bugatti. El modelo está construido a escala real y en su construcción no se ha empleado ningún tipo de pegamento.

Este Bugatti Chiron de Lego es un coche real, y como tal incorpora un alerón trasero, velocímetro y grupos ópticos delanteros y traseros que funcionan. También cuenta con un volante que se puede extraer de su posición, como en los coches de carreras para facilitar el acceso del conductor, y pedal de freno para poder detener el vehículo y evitar riesgos.

La mejor manera de hacer una prueba de este modelo, tan exclusivo y tan particular, era en condiciones de uso reales. Para ello se llevó el coche a la pista de pruebas que el grupo Volkswagen tienen el circuito de pruebas de Ehra Lessien. En aquel circuito de largas rectas fue donde se hicieron las pruebas de desarrollo del Bugatti Chiron actualmente a la venta. Se trata de un superdeportivo de 1.500 caballos de potencia y el coche de producción en serie más rápido y más caro del mundo.

El Bugatti Lego rodando en la pista.
El Bugatti Lego rodando en la pista.

La persona encargada de hacer la prueba real del coche fue Andy Wallace, el piloto oficial de pruebas de la legendaria marca Bugatti, ganador en varias ediciones de las 24 Horas de Le Mans y de las de Daytona. A los mandos del Lego Chiron no pudo conseguir la misma velocidad récord que lograra con el Bugatti Chiron, 420 km/h. se tuvo que conformar con 20 km/h, una cifra espectacular si tenemos en cuenta que se trata de un coche montado a mano con piezas de plástico y de metal de las utilizadas en los juguetes de Lego y con un motor de 5 caballos.

Lego es una compañía que siempre busca la máxima imaginación para utilizar sus componentes y que los aficionados puedan sacar el máximo partido de sus ideas. Por ello se planteó el reto para los ingenieros y desarrolladores de la compañía de hacer este Chiron capaz de circular. La prueba se ha superado con éxito porque el coche funciona y solo se han utilizado en su construcción piezas habituales de los productos de Lego.

Motor

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios