PRUEBA del NUEVO CITROËN C4 CACTUS

Citroën C4 Cactus, muy confortable y con mucha personalidad

Probamos la variante de gasolina de 130 caballos y el diésel de 100 CV del nuevo Citroën C4 Cactus, que tiene dos opciones en función del tipo de utilización

El nuevo Citroën C4 Cactus supone una importante reestructuración de la gama de la marca francesa, al eliminar la variante C4. Cuando hace unos años se lanzó la primera generación del C4 Cactus, un modelo fabricado en Madrid, buscaba encuadrarse en el segmento todocamino, pero añadiendo un estilo muy llamativo gracias a sus 'airbumps' en los laterales. El nuevo, que está a la venta desde hace unos meses, es un modelo algo más tradicional y menos campero, en el que se ha hecho una gran apuesta por el confort de sus ocupantes.

El nuevo modelo es más clásico pero con detalles que lo hacen único, algo habitual en los modelos de la marca francesa. Los 'airbumps' —que protegen los laterales de pequeños golpes del día a día y de los portazos de otros coches— son más pequeños que en el anterior modelo, y se sitúan en la parte baja de la carrocería. Todos estos detalles los pueden ver en el vídeo que acompaña esta información. En su interior, también encontramos unos asientos diferentes, más mullidos, lo que contribuye a que este C4 Cactus sea uno de los modelos más confortables de su segmento. Esto se aprecia sobre todo cuando circulamos por carreteras con el asfalto en mal estado o por zonas con adoquines, donde parece increíble el buen funcionamiento de los amortiguadores de topes hidráulicos progresivos, un buen 'invento' de Citroën.

A nivel mecánico, hemos probado dos versiones diferentes del C4 Cactus: por una parte la variante de gasolina con el motor tricilíndrico más potente, de 130 caballos, y el diésel de 110 CV. El propulsor de gasolina ofrece un gran empuje, pese a ser un tres cilindros. Es un motor que sorprende porque si se utiliza de manera suave permite unos consumos bastante ajustados, pese a ser un gasolina. Lo importante es que, cuando hay que acelerar para hacer un adelantamiento o una maniobra especial, ofrece mucho empuje. Una buena parte de la razón de esta gran agilidad de marcha es su peso muy reducido, de solo 1.120 kilos, lo que unido a una caja de cambios manual de seis marchas con los desarrollos bien calculados, aunque algo largos para favorecer unos buenos consumos, permite obtener el máximo rendimiento de este motor, que es de lo mejor del mercado.

Un diésel interesante

La otra variante probada es la diésel de 110 caballos. Parece que ahora la sociedad española vive un proceso de demonización del diésel, pero este es un motor muy bueno, que ofrece mucho empuje desde pocas vueltas y su cambio de solo cinco marchas permite moverse con agilidad y con unos consumos realmente buenos. Las dos opciones son buenas y depende más del uso que se vaya a dar al coche, de los kilómetros que se vayan hacer y de si se va a rodar más por ciudad o por carretera.

En lo que destaca este C4 Cactus, sin duda, es en su confort de marcha. El conductor se adapta rápidamente al puesto de conducción, que es realmente sencillo, con un cuadro de instrumentos en el que la información es mínima, solo velocímetro digital, medidor de carburante y cuentakilómetros, a lo que se añade el avisador de cambio de marcha. Eso es lo que buscan la mayor parte de los usuarios normales, y por ello no tiene ni cuentavueltas. Lo que tiene es una pantalla en la consola central de siete pulgadas con la que se tiene acceso al navegador, al manejo de los diferentes sistemas del vehículo y que permite la conexión con nuestro 'smartphone' para sacarle el máximo partido.

He dejado para el final dos aspectos importantes del Cactus, precio y consumo. En ambos sale bien parado el modelo madrileño. Su consumo homologado es de 4.0 litros en el caso del diésel y 5,0 litros para el de gasolina. Son unos valores que haciendo una conducción suave no suben mucho respecto a estos valores de homologación, aunque el de gasolina, si rodamos mucho por carretera, se puede disparar algo más. Por lo que respecta a sus precios, parte de 16.900 euros en el caso del diésel, sin descuentos ni campañas especiales, mientras que el gasolina de 130 caballos parte de 17.500 euros. También se ofrece un gasolina de 110 caballos, disponible con un cambio automático de seis marchas. A cambio, tendremos un coche diferente, con una gran personalidad pero que destaca sobre todo por su magnífico confort de marcha, casi una referencia en este segmento.

Ficha técnica

*Datos del 1.2 130 CV (entre paréntesis, los del BlueHDI 100 CV)

  • Motor: cuatro cilindros en línea (tres cilindros).
  • Potencia máxima: 130 CV a 5.500 rpm (100 CV a 3.750 rpm).
  • Par máximo: 230 Nm a 1.750 rpm (250 Nm a 1.750 rpm).
  • Cilindrada: 1.199 cc (1.499 cc).
  • Combustible: gasolina (gasóleo).
  • Velocidad máxima: 208 km/h (190 km/h).
  • Aceleración de 0 a 100 km/h, 8,0 segundos (10,0 segundos).
  • Tracción: delantera.
  • Consumos homologados (urbano/extraurbano/mixto): 6,1/ 4,4/ 5,0 litros. (4,7 /3,1/ 4,0 litros).
  • Dimensiones (longitud/anchura/altura): 4,17 x 1,73 x 1,48.
  • Capacidad maletero: 350 litros.
  • Peso en vacío: 1.120 kg (1.160 kg).
  • Precio: desde 17.500 euros 1.2 130 CV (desde 16.900 euros BLueHDI 100CV).
Motor

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios