A LA VENTA EL NUEVO CLASE A DESDE 31.400 €

¡Hey Mercedes! La llave para la nueva comunicación entre coche y usuario

El Mercedes Clase A incluye un cuadro de instrumentos completamente digital con dos pantallas de 10 pulgadas configurables

Mercedes lanza al mercado una nueva generación de su modelo compacto, el Clase A, que representa un gran salto en tecnología, que incluye un cuadro de instrumentos con doble pantalla digital integrada y que incorpora un sistema de comunicación entre los pasajeros y el coche. Una nueva referencia no solo para el segmento compacto sino para el sector de automoción en general.

La marca alemana Mercedes Benz lanza al mercado español una nueva generación de su modelo compacto, el Clase A. Un vehículo que en su anterior generación disponible hasta ahora, la tercera, ya ha tenido un gran éxito comercial. Para esta nueva versión apuesta además de por un comportamiento muy bueno, por mecánicas eficientes, gran calidad percibida y un gran confort de marcha, por la tecnología al más alto nivel. La clave se llama ¡Hey Mercedes! y bajo esas palabras mágicas se esconde un automóvil del futuro.

Solo hay que decir esas palabras mágicas y a continuación el vehículo nos preguntará directamente “qué es lo que queremos hacer”. Bajo el nombre de MBUX se esconde un sistema operativo desarrollado por una filial de la marca alemana con sede en Silicon Valley que avanza una nueva forma de comunicación entre el vehículo y los pasajeros.

Lo más fácil es decir ¡Hey Mercedes!, aunque también acepta ¡Hola Mercedes!, e incluso se deja "engañar" con ¡Hola Merche!. Tras la pregunta de qué quieres hacer que nos hará el vehículo solo habrá que decir quiero ir a la calle Serrano número 17 de Madrid, por ejemplo. El coche buscará el recorrido ideal nos lo indicará y solo habrá que decir iniciar guiado. Es una pregunta bastante fácil, la verdad, y cualquier navegador casi puede hacerlo.

Pero lo bueno es cuando nos metemos en cosas un poco más complicadas. Por ejemplo Tras las palabras mágicas podremos decir “tengo hambre” y el sistema nos dirá los 4 o 5 restaurantes más cercanos para poder comer. Solo habrá que seleccionar uno y decir que nos lleve. También podemos preguntarle directamente por una hamburguesería o por una arrocería o una cafetería. O podemos decirle, “tengo frío” y nos subirá la temperatura del climatizador. El coche, al menos por lo que he podido probar en esta primera toma de contacto con el vehículo, tiene respuesta para casi todo. Y lo más importante, este sistema MBUX es de serie en toda la gama a la venta en España, no es una opción que cuesta mucho dinero y que nadie adquiere, como suele ocurrir con estos sistemas tan sofisticados.

Cuadro completamente digital
Cuadro completamente digital

La comunicación con el coche

Hacer un viaje con unos niños en el coche significa que siempre llega la pregunta de ¿cuándo llegamos?. Pues si los niños que viajan en la parte trasera dicen ¡Hey Mercedes! Y añaden ¿cuándo llegamos?, el vehículo responderá primero con el lugar del destino establecido previamente y añadirá el tiempo estimado para llegar a ese sitio. Si queremos saber el tiempo que hace en una ciudad pues solo hay que preguntar “el tiempo en Burgos”. Pero podemos preguntar de una manera un poco especial algo así como ¿tengo que llevar gafas de sol mañana para ir a Salamanca?. Y la respuesta será la información del tiempo de Salamanca del día siguiente.

En realidad es una evolución de lo que poco a poco ofrece la tecnología, de sistemas como Siri o de algunos otros sistemas, aplicado a la comunicación entre el coche y sus pasajeros. Pero tiene un gran futuro. También es destacable que este sistema trabaja con inteligencia artificial y poco a poco va aprendiendo las cosas y la manera de interactuar con sus pasajeros. De esta forma cuando le preguntemos alguna cosa en el futuro ya sabrá por dónde vamos, o donde vivimos o si hacemos mucho deporte y la respuesta será mucho más rápida y mejor enfocada.

Hay otro tema que no pude probar en nuestra toma de contacto pero que también funciona muy bien. Si después del ¡hola Mercedes! decimos enviar un mensaje a Pedro, a través de nuestro smartphone el sistema permitirá escribir un mensaje y enviárselo a Pedro. Y de la misma forma recibir la respuesta y que el sistema nos lea ese nuevo mensaje.

En un mundo en el que cada vez la conducción está más asistida, con más cantidad de ayudas para que el conductor haga cada vez menos, y a la espera de que llegue la conducción 100% autónoma, creo que esta es una gran evolución. Pero el nuevo Clase A tiene otros muchos elementos tecnológicos muy avanzados. Por ejemplo su cuadro de instrumentos.

Dos pantallas de 7 pulgadas

Últimamente los coches están ofreciendo unos cuadros de instrumentos muy digitales, pero este nuevo Clase A supone un nuevo paso adelante. Su cuadro de instrumentos es completamente digital. Es una pieza grande en la que se integran dos pantallas, que va situada en la parte alta del panel frontal del vehículo. De serie son dos pantallas de siete pulgadas las que se posicionan en su interior, pero opcionalmente pueden ser de 10 pulgadas las dos, con lo que toda esa pieza puede estar llena de información. Son configurables hasta en los más pequeños detalles, se puede cambiar completamente su aspecto y ofrecen una muy buena visibilidad.

El Nuevo Clase A tiene un frontal más afilado que su antecesor, pero tiene una estética bastante continuista. Algo lógico si tenemos en cuenta el gran éxito logrado por este modelo, del que en España se han vendido 10.700 unidades el pasado año. El nuevo modelo ha ganado en habitabilidad interior, sobre todo en las plazas traseras, y en su volumen de maletero, con 29 litros más. También ha mejorado mucho en su gran calidad percibida.

Subirse por primera vez en una Clase A y empezar a conducirlo es una gran experiencia. Y lo es por su posición de conducción y sobre todo por el sistema de comunicaciones entre el coche y los pasajeros. En su aspecto mecánico, el Clase A es una versión bastante evolucionada con respecto al disponible hasta la fecha. Incorpora unas nuevas suspensiones que ofrecen un comportamiento dinámico aún mejor y que opcionalemente puede ser un sistema multilink en la parte trasera.

La gran revolución
La gran revolución

Ofrece una gama de motores en un principio muy limitada ya que solo hay una versión de gasolina de 163 caballos y un diesel de 116 CV. El motor del A200 es completamente nuevo, tiene una culata muy innovadora, triangular, y aporta la desconexión de cilindros cuando no se hacen necesarios. Además, incluye filtro de partículas para ser muy limpio. La gama de gasolina se ampliará en otoño con un motor más potente, el A250, cuya potencia aumenta hasta los 224 caballos, también innovador con pistones de forma cónica y con un sistema de accionamiento variable de válvulas.

También hay importantes cambios en el motor diesel. Su potencia aumenta gracias al empleo de un turbocompresor de geometría variable con ajuste eléctrico e incorpora el sistema de filtro para óxidos nitrosos con AdBlue con lo que las emisiones están siempre por debajo de los 60 mg de NOx, cuando el límite con la nueva normativa anticontaminación se sitúa en 160 mg.

Estas tres versiones son solo el principio y la gama se verá ampliada en los próximos meses con nuevas motorizaciones, también tendrá versiones AMG, variantes eléctricas, híbridas enchufables o incluso de gas o de hidrógeno. Habrá todo un amplio abanico de opciones mecánicas y también de configuraciones de carrocería, ya que, según ha anunciado la marca de la estrella, este modelo tendrá hasta 8 carrocerías en los próximos años. Les iremos contando más novedades del Clase A.

Mercedes A200, Manual, 163 CV, 31.400 euros

Mercedes A200, Automático, 163 CV, 33.650 euros

Mercedes A180d, Automático, 116 CV, 32.700 euros.

Motor

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios