PRECIO DE 19.370 EUROS CON DESCUENTOS

Al volante del Suzuki Swift Sport, un modelo divertido y accesible

El Swift Sport emplea un alegre motor con turbo de 140 CV con un consumo bastante ajustado

Foto: El nuevo Swift Sport es más potente y también más ligero que su antecesor y estrena este color amarillo muy llamativo.
El nuevo Swift Sport es más potente y también más ligero que su antecesor y estrena este color amarillo muy llamativo.

Suzuki lanza al mercado una nueva generación del Swift Sport, un modelo del segmento subcompacto que se caracteriza por su comportamiento dinámico y su estilo llamativo, todo ello con un precio bastante ajustado, que con la campaña de lanzamiento se queda por debajo de los 20.000 euros. Un vehículo de cinco plazas, con un alegre motor de 140 caballos.

La marca japonesa siempre ha tenido dos especialidades: el vehículo todoterreno, que posteriormente evolucionó al de todocamino más ligero y mucho más útil (caso del Vitara); y su gama de vehículos pequeños, en los que el Swift es su modelo más vendido. Pero dentro de la gama Swift cuenta con una versión diferenciada con un enfoque más deportivo, con una conducción mucho más divertida, pensado para conductores jóvenes. Se trata del Swfit Sport.

Ahora, Suzuki lanza la tercera generación de este modelo, con el que hemos realizado una primera toma de contacto por la Sierra de Madrid. Un vehículo que representa un buen paso adelante para conductores jóvenes que quieren disfrutar de un coche pero sin demasiados riesgos y sin tener que hacer un gran desembolso económico.

El nuevo Switf Sport supone un profundo cambio con respecto a su antecesor en todos los sentidos. Por un lado sus dimensiones son distintas, más distancia entre ejes, la misma longitud, pero sobre todo más anchura y una carrocería más baja. Esto hace que las proporciones transmitan ahora, en esta nueva generación, la sensación de un mayor dinamismo. También contribuye a esta sensación su nueva parrilla frontal, en negro y diferente a la que equipa el resto de la gama Swift y más llamativa, o sus llantas de 17 pulgadas.

Toques deportivos en su habitáculo.
Toques deportivos en su habitáculo.

El empleo de una nueva estructura ha posibilitado un habitáculo más grande. Si el anterior modelo estaba homologado solo para cuatro personas, en el nuevo se pueden dar cabida cinco adultos aunque en este caso su cota de anchura es bastante justa. Pero es lógico en un coche de estas dimensiones. Otro aspecto destacable es que el nuevo Sport pesa 80 kilos menos que su antecesor, lo que mejora su comportamiento dinámico y su consumo de carburante.

A nivel mecánico también hay un cambio muy importante en su motor. Mientras que su antecesor montaba un propulsor 1,6 atmosférico de 136 caballos, en el caso del nuevo se recurre a un motor más moderno y de menor cilindrada, de 1,4 litros, pero con turbocompresor. Con ello se consigue un propulsor más potente, más ágil y más eficiente. Los datos para poder comparar ambos vehículos son muy claros.

Tiene 140 caballos, por 136 del anterior, 230 Nm de par motor desde 2.500 vueltas o 160 Nm desde 4.400 vueltas en el caso del antiguo Swift Sport. Eso hace que su comportamiento también sea completamente distinto. Mientras que con el anterior había que rodar muy pendiente del cambio para poder ir un poco alegre, con este nuevo Sport el motor permite una conducción más relajada y tranquila, al poder ir menos pendiente del cambio.

El otro punto de comparación, y un detalle muy importante en el caso de los usuarios jóvenes con un presupuesto siempre ajustado es el que se refiere a su consumo. En el caso del nuevo el valor homologado es de 5,6 litros, mientras que con el anterior esta cifra, en las mismas condiciones de homologación, subía hasta los 6,4 litros. Sin duda una mejora importante.

Cuentavueltas en rojo.
Cuentavueltas en rojo.

Hay otro aspecto muy interesante en el nuevo Swift Sport y es la incorporación de una serie de sistemas de ayuda a la conducción realmente interesantes. Tal es caso del sistema de frenado de emergencia, gestionado mediante una cámara situada tras el retrovisor y también con un sensor de radar. La combinación de los datos de ambas fuentes permite que el sistema del vehículo detecte un posible peligro y actúe en consecuencia.

También estos sensores se utilizan para el control de crucero adaptativo, que permite programar la velocidad y que el propio sistema se ajuste a la situación. Otro elemento importante es el control activo de carril, que cuando sin poner el intermitente nos vamos saliendo de nuestro carril el propio coche vuelve a meterse en él sin que el conductor tenga que hacer nada. Todos estos sistemas están generalizados en coches de segmentos superiores pero no son tan frecuentes en vehículos de este segmento.

Y queda lo mejor del coche, su comportamiento. Realmente es un vehículo al que no llamaría deportivo, porque no es modelo muy radical. Es, más bien, un modelo que permite una conducción ligera y con el que se puede rodar deprisa, pero sin más pretensiones. Su esquema de suspensiones está bien estudiado, permite un buen dinamismo en todo tipo de trazados, una gran estabilidad, que hace que los desplazamientos sean seguros.

Su motor ofrece una buena elasticidad, no se hace demasiado necesario el uso del cambio y cuando hay que hacerlo encontramos una palanca con un accionamiento bastante preciso aunque, eso sí, los desplazamientos de la palanca son algo largos. En cualquier caso ofrece un muy buen funcionamiento. Y en cuanto a los consumos, teniendo en cuenta que se trata de un vehículo que siempre pide darle “caña” al acelerador, son unas cifras muy ajustadas. En nuestro recorrido de esta primera toma de contacto no hemos podido hacer una prueba de consumo, pero un coche de 140 caballos con un valor homologado de 5,6 litros creo que es un punto bastante favorable.

Llantas exclusivas en negro.
Llantas exclusivas en negro.

Por lo que respecta a su interior, realmente está muy bien resuelto. Un detalle muy llamativo lo encontramos en su cuadro de instrumentos, con un cuentavueltas con el fondo en color rojo que deja claro que estamos ante un coche de enfoque deportivo. Y otro detalle interesante es que en la pantalla entre los dos relojes grandes del cuatro podemos programar distintas informaciones, pero entre ellas yo destacaría una que nos indica cómo es la entrega de potencia y de par en todo momento. Una forma de saber cómo está funcionando el motor.

Este nuevo Suzuki Swfit, cuyas primeras entregas serán a partir de la segunda quincena de este mes, es un modelo de estilo muy juvenil, llamativo por su aspecto exterior, su carrocería baja y ancha y también por su gama de colores. En ella, a los seis habituales en la gama Swift se añade uno exclusivo, el amarillo, un tono muy llamativo que es el mismo que emplea el equipo oficial de rallyes en sus coches de competición. Un color que combinado con las zonas negras de la carrocería, de la parrilla o su alerón trasero y sus llantas exclusivas en negro pulido le proporcionan un aspecto muy llamativo y exclusivo.

Sin duda un coche divertido e interesante por un precio por debajo de los 20.000 euros. En concreto, el precio oficial recomendado es de 21.370 euros, pero la filial española ha puesto en marcha una campaña de lanzamiento de 2.000. Es decir, que de momento, y no hay un plazo oficial para finalizar esta campaña, el precio final es de 19.370 euros. Un precio atractivo y juvenil.

Motor

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios