SUPONE EL PEOR REGISTRIO DESDE 2013

La siniestralidad vial aumentó un 3% en España en 2017 y dejó 1.200 fallecidos

Las distracciones fueron la causa del 32% de los accidentes, el consumo de alcohol y drogas en el 23% y 175 de los fallecidos no llevaban el cinturón abrochado al producirse el siniestro

Foto: La siniestralidad ha empeorado por segundo año seguido en España. (EFE)
La siniestralidad ha empeorado por segundo año seguido en España. (EFE)

Según el balance oficial facilitado por la Dirección General de Tráfico (DGT), un total de 1.200 personas fallecieron en los 1.067 accidentes ocurridos en las carreteras españolas durante 2017. Estas cifras, relativas solo a accidentes en vías interurbanas y contabilizados en las 24 horas siguientes a producirse el siniestro, suponen 39 muertos más y un aumento de 28 accidentes con relación a las cifras de 2016. Es, además, el peor dato desde el año 2013.

Desde el año 2004, la siniestralidad vial fue disminuyendo año tras año en España, hasta que esta tendencia a la baja se rompió en 2016, con 30 fallecidos más que en 2015. Además, desde hace dos décadas no se producían dos años consecutivos con un aumento en las víctimas mortales.

Este aumento de la siniestralidad se produce además en un momento en el que la tecnología de seguridad de los nuevos automóviles ha dado un gran paso adelante. Exiten sistemas de ayuda a la conducción tales como el frenado de emergencia, el aviso de cambio de carril o el de ángulo muerto ocupado, u otros más sofisticados como el control de crucero activo, lo que hace que los vehículos modernos sean infinitamente más seguros que los de hace, por ejemplo, diez años.

Si se analizan las cifras de víctimas por tipos de usuario, el mayor incremento de víctimas se ha producido entre los ciclistas. En el año 2016 perecieron en accidente de tráfico en vías interurbanas un total de 33 usuarios de este tipo de vehículos, mientras que en 2017 esta cifra subió hasta 44 fallecidos. Nada menos que un 33% de incremento. De los 44 ciclistas fallecidos en carretera ocho no llevaban el casco obligatorio.

También el grupo de motoristas ha experimentado un notable incremento en la siniestralidad. En este caso de los 214 fallecidos en 2016 se ha pasado a 240 en el 2017, lo que supone un aumento de un 12%. Por el contrario, han descendido los fallecidos en el colectivo de los peatones, con 91 frente a 120 en 2016 (24% menos). También han bajado los heridos hospitalizados, un total de 4.887, lo que supone 336 menos que en 2016 (un 6% menos).

El número de ciclistas fallecidos ha aumentado un 33%
El número de ciclistas fallecidos ha aumentado un 33%

Aumento en carreteras convencionales

Por tipo de vía, el 77% de los accidentes con fallecidos ha tenido lugar en vías convencionales. Concretamente, perdieron la vida en este tipo de vías 792 personas (30 más que en 2016), lo que supone un incremento del 4%. El 23% restante de las víctimas mortales se produjo en autovías y autopistas, lo que supone un descenso del 2% respecto a los datos de 2016.

Según Gregorio Serrano, director de la DGT, hay circunstancias que han contribuido al aumento de la siniestralidad de 2017. Entre ellas, el aumento de la movilidad en 16,4 millones de desplazamientos de largo recorrido, un 4,2% más respecto al año anterior. Además del aumento de la movilidad, durante 2017 ha habido un incremento del parque automovilístico, llegando a 33 millones de vehículos. Pese a las nuevas matriculaciones, en 2017 la antigüedad media de los vehículos implicados en accidentes mortales se sitúa en 12 años para los turismos.

Al hacer balance de la siniestralidad en las carreteras españolas, Serrano ha señalado que las causas son "múltiples, concurrentes y complejas", pues en el 90% de los casos se incumplen las normas de tráfico. Esto sumado a la falta de educación vial y al envejecimiento del parque, forma una "coctelera". "Tenemos un país razonablemente seguro en términos de seguridad vial", ha tranquilizado, no obstante, Serrano.

Sin duda la administración lleva años sin hacer sus deberes con respecto a la seguridad vial. La educación vial sigue sin ser obligatoria en los colegios españoles, no hay inversiones en mantenimiento de las carreteras, no hay buena formación para los nuevos conductores y los cursos que realmente enseñan a conducir no tienen el más mínimo apoyo por parte de los organismos implicados.

El director general de la DGT, Gregorio Serrano, presentó el balance de siniestralidad. (EFE)
El director general de la DGT, Gregorio Serrano, presentó el balance de siniestralidad. (EFE)

Fallan la administración y los conductores

Pero por encima de todos estos fallos, muy importantes y graves, de la administración, la causa final de todos los accidentes siempre es el error humano. El despiste o la desidia haciendo mal las cosas cuando no cuesta casi nada hacerlas bien y evitar riesgos que pueden provocar un accidente. El uso del móvil es cada día más frecuente entre los conductores.

Según los datos de la DGT, la causa más frecuente de los accidentes es la conducción distraída (32%), lo que demuestra que la utilización del móvil al volante es una "lacra importante". Tras las distracciones, la velocidad inadecuada (26%), el cansancio o sueño (12%), el consumo de alcohol (12%) y las drogas (11%) son las otras causas principales de los accidentes.

El uso del cinturón de seguridad es una prueba clara de que a los conductores les importa poco la seguridad vial y, lo que es más importante, su propia vida. El 24% de los conductores y pasajeros fallecidos en turismos y furgonetas (175) no llevaba puesto el cinturón de seguridad en el momento del accidente, 26 más con respecto a 2016, cuando hubo 149. Y de los 16 niños fallecidos, cuatro no utilizaban ningún accesorio de seguridad en el momento del accidente, es decir un 25%.

Motor

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios