PRUEBA AUDI A6 ALLROAD 3.0 TDi 218 CV

Audi A6 Allroad, un gran rutero que esconde un buen coche de campo

Gracias a la suspensión neumática de altura regulable que incorpora de serie ofrece un comportamiento perfecto en carretera y la posibilidad de circular bien por pistas

Ahora, casi todos los fabricantes hacen su apuesta por el vehículo todocamino. Incluso son muchos los que ofrecen en su gama también un vehículo familiar pero con tracción 4x4, protecciones de tipo todocamino y ciertas posibilidades de uso fuera del asfalto. Pero Audi va mucho más allá de esta nueva moda del vehículo SUV. El primer A6 Allroad se lanzó al mercado en el año 2000 y supuso una verdadera revolución en el concepto del vehículo familiar.

Entonces, como ahora con este nuevo modelo, lo que realmente marca la diferencia respecto a sus rivales es la suspensión neumática de altura regulable. Gracias a este sistema, que se acciona muy fácilmente mediante la pantalla de la consola central, tenemos un vehículo muy bajo ideal para rodar deprisa por carretera, y por ello, un coche muy seguro y un gran rutero. Pero al activar el modo 'off-road' la suspensión sube la carrocería hasta 4,5 centímetros respecto a la posición más baja. Con ello se pueden superar algunos obstáculos y rodar por pistas bastante más tranquilos.

Prueba de motor. Audi A6 Allroad

Hay muchos modelos del segmento todocamino que ofrecen suspensión de altura regulable para permitir superar obstáculos más complicados por el camino, pero el punto de partida es una carrocería más alta, menos aerodinámica y por ello también menos estable en carretera y a alta velocidad que la de este Audi. Y esa es una diferencia que hace que este modelo sea el coche de carretera perfecto para hacer grandes viajes, siempre que tengamos los más de 64.000 euros que cuesta como precio de partida y queramos salir del asfalto en algún momento.

Esta suspensión neumática, además, aporta un plus de confort para los ocupantes que pueden disfrutar del viaje por carretera sin sufrir ni baches ni balanceos de carrocería que se ven absorbidos por este tipo de suspensión.

En cuanto a su mecánica, el nuevo Allroad está disponible en España solo con motorizaciones diésel, que son las que realmente demanda el mercado. Tres variantes posibles, la de acceso con un motor V6 de 218 caballos y por encima dos opciones, igualmente con la base del propulsor V6 TDi, con 272 y 320 caballos en el caso de la versión biturbo. Nuestra unidad de pruebas empleaba el más pequeño de la gama, un motor ideal para una utilización normal, porque ofrece mucho par desde muy pocas vueltas y resulta muy agradable de conducir.

Combinada con estos motores encontramos una caja de cambios de doble embrague y siete marchas que proporciona un perfecto funcionamiento, que hace más sencilla la conducción pero que permite, cuando queremos ir deprisa, hacerlo muy rápido sin problemas. Ofrece levas para el cambio de marchas pero estas son de tamaño pequeño y están unidas al movimiento del volante.

Lo que hace diferente a este modelo respecto a sus rivales, y también al Audi A4 Allroad, es su esquema de suspensión neumática. En el caso del Allroad pequeño, que no ofrece ni como opción esta suspensión, a igualdad de mecánica, y siendo un coche 25 cm más pequeño, la diferencia de precio es de 12.000 euros.

Generoso maletero

El A6 Allroad tiene un amplio habitáculo, en el que cinco personas viajan muy a gusto y un gran maletero que parte de los 565 litros. Además, tiene un fondo plano y resulta muy fácil de cargar gracias a su gran portón de accionamiento eléctrico y con un umbral de carga muy bajo. Cuenta con dos raíles a ambos lados para permitir sujetar perfectamente las cosas que llevamos en el maletero y su capacidad es realmente buena.

El vehículo ofrece un selector de modos de conducción, el Audi Drive, que permite elegir entre un modo más confortable, uno Eco para conseguir un consumo más ajustado y un modo Sport además del Individual con el que su conductor adapta el coche de manera precisa a su modo de conducción. Pero, lo que le hace diferente es el modo 'off-road', en el que todo se adapta a circular por terrenos más complicados, con menor adherencia y con la necesidad de subir la suspensión.

Por lo que se refiere a su consumo, un aspecto importante en un gran rutero como este, se puede hacer viajes en el entorno de los 7 litros o incluso por debajo de esa cifra, mientras que su consumo homologado es de 5,5 litros. Un valor que creo bastante bueno para un coche que anda muy bien pese a sus dos toneladas de peso en vacío.

Su equipamiento es bastante completo pero si queremos disponer de los elementos más avanzados en cuanto a sistemas de ayuda a la conducción y de seguridad habrá que pagar algunos extras. El paquete de sistemas de ayudas, que incluye el asistente de cambio de carril, el asistente para evitar la salida del carril en el que circulamos por despiste, el control de crucero adaptativo con función de parada y arranque automático y el detector de peatones para el freno de emergencia cuesta 2.500 euros. Y si queremos la visión nocturna, otro interesante avance tecnológico y de seguridad, nos costará otros 2.500 euros.

Ficha técnica

  • Motor: 6 cilindros en V
  • Potencia máxima: 218 CV a 3.250 rpm
  • Par máximo: 500 Nm desde 1.250 rpm
  • Cilindrada: 2.967 cc
  • Cambio: de doble embrague y 7 marchas
  • Combustible: gasóleo
  • Velocidad máxima: 225 km/h
  • Aceleración de 0 a 100 km/h, 7,1 segundos
  • Tracción: 4x4 permanente
  • Consumos homologados (Urbano/ extraurbano/ mixto): 6,0/ 5,2/ 5,5 litros
  • Dimensiones (longitud/anchura/altura), 4,95 x 1,90 x 1,60
  • Capacidad maletero: 565 litros
  • Peso en vacío: 1.945 kg
  • Precio: 64.000 euros
Motor

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios