Tesla Model X, la gran revolución del automóvil que llega de Estados Unidos
  1. Motor
PRUEBA TESLA MODEL X P100D

Tesla Model X, la gran revolución del automóvil que llega de Estados Unidos

Es otra forma de entender la movilidad, un todocamino eléctrico grande, con puertas traseras de apertura hacia arriba, con gran autonomía pero que acelera como un Ferrari

Elon Musk, el presidente de la compañía norteamericana, se ha propuesto cambiar radicalmente el sector del automóvil, la forma de construir coches, la manera de entender el uso del vehículo. Y el mejor ejemplo de todo este cambio que llega es el Tesla Model X. Se trata de un todocamino grande, de cinco metros, pero con tracción a las cuatro ruedas y con suspensión de altura regulable. Lo mejor de todo es que un coche que pesa más de dos toneladas es capaz de acelerar de cero a 100 km/h en solo 3,1 segundos, el registro de un buen Ferrari.

Lo que Tesla ofrece con sus modelos es otra forma de entender el automóvil, y es que está pensado precisamente para personas que no conducen o aquellos a los que no les gusta conducir. No es un coche que transmita muchas sensaciones al volante para los que llevamos años conduciendo.

Por el contrario, es un vehículo perfecto para los que no son verdaderos aficionados al uso del vehículo pero que necesitan usar un coche para sus desplazamientos. Y en ese sentido es un automóvil ideal. No le falta nada, todo lo hace muy bien y tiene una manera de utilizarse mucho más intuitiva de lo que son los coches de gasolina o gasóleo, aunque ya estamos acostumbrados a ello.

Gran pantalla de 17"

Todo en el Model X se maneja sin botones y con una gran pantalla de tipo iPad muy grande, de 17 pulgadas, vertical, que ocupa todo el hueco central del vehículo. Desde aquí, y de un modo muy intuitivo, se maneja absolutamente todo. Por ejemplo, abrir una puerta o mover un asiento, el equipo de sonido, la navegación, navegar por internet… y muchas cosas más. La pantalla se puede dividir en dos partes, creo que el modo ideal de utilizar el vehículo. Un detalle, cuando nos acercamos al vehículo con la llave en el bolsillo se nos abre la puerta, pero no se desbloquea el cierre como en otros coches, sino que se abre la puerta.

La revolución de este vehículo también llega por su carrocería exterior y por su configuración. Nuestra unidad era la versión de siete plazas con una tapicería de piel blanca espectacular. Para acceder a la zona trasera, tenemos dos grandes puertas que se abren como un ala de halcón, según lo define Tesla. Es una puerta con dos movimientos diferentes y con una bisagra en el centro. En función de la altura que tengamos disponible, se abre de una forma u otra gracias a los sensores que gestionan su movimiento. Gracias a este sistema de apertura, uno puede acceder muy fácilmente, incluso a la tercera fila de asientos. Abriendo bien la puerta, uno puede ponerse de pie delante del asiento de esa tercera fila y sentarse sin tener que inclinarse para acceder al interior.

Pero la mayor de las revoluciones es su sistema de recarga. Mientras que los coches europeos eléctricos tienen sistemas de recarga limitados, en el caso de Tesla se puede recargar con todo tipo de enchufes y de instalaciones. Al abrir el maletero, encontramos un hueco en la parte inferior con al menos siete u ocho enchufes diferentes. Pero sin duda el mejor es el supercargador. Se trata de una red de puntos de recarga instalada por todo el mundo. En España solo hay 11 de momento, pero se está ampliando la red, y además hay acuerdos para unos cargadores no tan potentes en centros comerciales como El Corte Inglés.

Uno llega con su Tesla al supercargador y solo tiene que tirar del cable, abrir la puerta del enchufe del coche, en el lado izquierdo junto al grupo óptico trasero... Y como si fuera magia, en media hora tendremos electricidad para hacer más de 200 kilómetros. Según va pasando el tiempo, la carga se hace un poco más lenta, pero es un sistema perfecto. Durante nuestra prueba, estuvimos una hora con el coche enchufado y en ese tiempo la autonomía, que por cierto el sistema la calcula con gran precisión en función de nuestra conducción, pasó de 85 kilómetros a 377 km. Y con un detalle muy importante, esa recarga en un supercargador es gratuita. Lógicamente no es un coche pensado para que estemos todo el día usando estos supercargadores, son instalaciones para permitir hacer viajes y desplazamientos largos con un coche 100% eléctrico.

He dejado para el final lo que me parece lo mejor de todo el concepto de Tesla, aunque es un tema que hay que analizar con mucho cuidado. Me refiero al AutoPilot, el famoso sistema de conducción autónoma que la marca norteamericana ofrece para sus coches, pero que en realidad es solo una aproximación. Antes de probar este coche, era muy contrario a que una marca hable de ofrecer conducción autónoma cuando todavía no hay ni leyes para limitar esta conducción sin conductor. Pero he hecho unas cuantas pruebas con este modelo y realmente funciona muy bien.

placeholder La pantalla de 17'' desde la que se controla todo en el Tesla Model X.
La pantalla de 17'' desde la que se controla todo en el Tesla Model X.

Sistema AutoPilot

Hacer la conducción normal, por una autopista circulando a distancia de otro coche y con una velocidad fijada por el conductor es muy fácil. Y este Tesla lo hace muy bien, pero esta marca va mucho más allá, y eso que nuestra unidad de prueba era de la versión del año pasado, con menos sensores que el que se vende actualmente. Circulando por una carretera de segundo orden, con tráfico de frente, funciona perfectamente, toma las curvas por sí solo y únicamente cuando detecta algo raro, una raya de la carretera que no se ve bien o algún otro aspecto extraño, nos dirá que cojamos el volante. Incluso al llegar a una curva más cerrada de lo normal, el coche frena por sí solo para circular con la máxima seguridad. Lo mejor es que siempre se mantiene en el centro del carril. Ojo, todavía no hay conducción autónoma legal, si un agente de la Guardia Civil nos ve circulando sin las manos en el volante pagaremos nuestra multa, pero son cosas que ya están ahí, y que funcionan muy bien por lo que hemos podido ver estos días de prueba.

Tiene una última revolución con respecto a un coche convencional, y es que en todos los coches cuando hay que ajustar algo del funcionamiento del vehículo, y no me refiero al navegador, hay que llevar el coche al taller. Bueno, en todo menos en los Tesla, donde cada vez que hay una nueva versión de 'software' de la gestión del motor, del sistema de calefacción, del navegador, o de lo que sea, se hace automáticamente. Solo nos preguntará si queremos actualizar nuestro vehículo y tras autorizarle lo hará directamente, sin coste y sin complicaciones.

Elon Musk está dispuesto a cambiar la vida a los conductores, y a juzgar por lo que hemos probado con este Model X, lo puede conseguir fácilmente. Solo un pero, este Model X, el modelo más caro de la gama Tesla, con los dos motores y con las baterías más grandes, tiene un precio de 175.000 euros, extras aparte. Es el precio que hay que pagar para ser diferente en el sector del automóvil.

Ficha técnica

  • Motores: uno en el eje delantero y otro en el trasero con 612 caballos de potencia combinada.
  • Potencia máxima: 612 CV.
  • Par máximo: 975 Nm desde el arranque.
  • Batería: de ión litio.
  • Capacidad de la bacteria: 100 kWh.
  • Velocidad máxima: 250 km/h.
  • Aceleración de 0 a 100 km/h: 3,1 segundos.
  • Tracción: 4x4.
  • Dimensiones (longitud/anchura/altura), 5,05 x 1,99 x 1,68.
  • Capacidad maletero: 350 litros con siete asientos más otros 190 litros en el maletero delantero.
  • Peso en vacío: 2.350 kg.
  • Precio: 175.000 euros.
Tesla Motors Elon Musk
El redactor recomienda