MOTORES DE GASOLINA DE 65 A 115 CV Y EL GTI

Al volante del nuevo Volkswagen Polo, la seguridad de serie

Un coche importante que crece en longitud y anchura, en su maletero, en sistemas de ayuda a la conducción y cuyas versiones diésel no llegarán hasta final de año

El nuevo Volkswagen Polo ya está listo para iniciar su comercialización aunque no estará en los concesionarios hasta el mes de octubre. Es más grande, más eficiente y sobre todo llega con más tecnología de ayudas a la conducción. El Polo, el compacto pequeño de la marca alemana, lleva en el mercado desde 1975, se han fabricado 16 millones de unidades, y ahora estrena una sexta generación más actual y juvenil que se fabrica para toda Europa en la planta española de Landaben

Hemos tenido la oportunidad de conducir por los alrededores de la localidad de Hamburgo este nuevo Polo. Es un vehículo que ha mejorado notablemente en cuanto a su habitabilidad en las plazas traseras y en su maletero, con 71 litros más que su antecesor, lo que le sitúa entre los más amplios del segmento. Es más, a juzgar por su interior, el nuevo Polo parece más un vehículo compacto que uno del segmento B, al que realmente pertenece. El pequeño VW supone una generación completamente nueva que solo se ofrecerá, al contrario de sus antecesores, con carrocería de cinco puertas.

Hemos conducido sobre un recorrido bastante transitado por zona urbana y por los alrededores de la ciudad de Hamburgo las dos variantes de 95 caballos, en diesel y gasolina, una muy buena alternativa para un conductor que busque combinar consumo ajustado con unas prestaciones más que suficientes.

Digital Cockpit del Polo.
Digital Cockpit del Polo.

Mayor precisión de guiado

En ambos casos, el coche cuenta con el cambio manual de cinco marchas, que funciona bien en un coche cuyo entorno no son las buenas autopistas, donde quizá se podría echar en falta una sexta marcha con la que rodar a un régimen de giro más bajo y con menor consumo. En cualquier caso, el escalonamiento de la caja de cinco marchas está muy bien calculado y permite rodar con bastante alegría, por lo que pudimos comprobar en nuestro recorrido de pruebas

En el caso del motor de gasolina de 95 caballos, pese a ser un tres cilindros, es bastante silencioso, por lo que su funcionamiento es agradable. Eso sí, es un motor con el que conviene acostumbrarse a hacer un uso sin excederse con el acelerador, ya que de lo contrario aumentan el ruido y las vibraciones del tres cilindros pero, sobre todo lo hace su consumo.

El diésel de 95 caballos, pese a ser de la misma potencia, es radicalmente distinto. En este caso encontramos un cuatro cilindros, con una buena cilindrada, de 1,6 litros, y también un motor muy elástico, que sube de régimen de giro desde la parte más baja del cuentavueltas con bastante contundencia.

No pudimos rodar deprisa con los coches por el recorrido y el tráfico, pero nada más sentarse detrás del volante y ponerlo en marcha se aprecia que va mejor asentado sobre el asfalto que su antecesor, que ya era una buena referencia en su segmento. Una parte de esa mejoría se debe a su mayor anchura de vías, pero el empleo de la plataforma MQB- A0 también contribuye a esa mayor precisión de guiado y a su confort de marcha.

Cambio de cinco marchas.
Cambio de cinco marchas.

Cuatro metros de longitud

Esta nueva entrega del VW Polo, que se fabrica en la planta de Navarra, dispone de una línea completamente rediseñada y es más grande en todas sus dimensiones, superando ya los 4 metros de longitud. A bordo, se ofrece también más espacio y un maletero que crece de los 280 litros del anterior a los 351 del actual, pero que es ampliable hasta los 1.125 litros si se abaten los asientos traseros.

Uno de los puntos fuertes de esta nueva generación del Polo está en su amplia oferta de sistemas de ayuda a la conducción. Tecnología que llega desde sus hermanos mayores el Golf o el Passat. Y es que este nuevo modelo emplea la plataforma MQB-A0 estrenada en el nuevo Seat Ibiza y que supone la integración de buena parte de estos sistemas tecnológicos.

Desde la versión más básica son de serie elementos como el asistente al arranque en pendiente, los airbags de cortina, el sistema de monitorización de la zona delantera, el Front Assist con freno de emergencia en ciudad, que incluye también la detección de peatones, el limitador de velocidad, el aire acondicionado, las luces con función de vuelta a casa y el cierre con mando a distancia.

También se puede equipar el Polo con opciones muy interesantes entre los que sin duda destaca el control de crucero adaptativo que permite ajustar una velocidad pero que en función de las circunstancias y del tráfico, el vehículo adapta su velocidad. Y todo ello sin que el conductor tenga que estar pendiente. También importantes, el sistema de cambio de carril, el asistente de ángulo muerto, el asistente de salida de aparcamiento, la ayuda al aparcamiento semiautónomo o el arranque sin llave.

Maletero más amplio.
Maletero más amplio.

La personalización

Un tema clave en este nuevo modelo, como en todos los que tienen que ver con los jóvenes, es la personalización. En el exterior hay 14 tonos para la carrocería y doce llantas. A bordo, encontramos un modelo con diferentes opciones y tres niveles de acabado, además de distintos paquetes para elegir. Entre las opciones se puede pedir el sistema Air Care Climatronic con sensor de sol y humedad, junto con el filtro de alérgenos o la recarga inalámbrica para el smartphone. Asimismo, para los sistemas de entretenimiento se ofrecen pantallas de 6,5 pulgadas, que es de serie en todos los Polo, o de 8” como opción. También está disponible un gran techo panorámico.

Y como guinda del pastel, el nuevo Polo es el primer modelo que tiene disponible la nueva generación del Digital Cockpit, un cuadro de mandos sin relojes y basado en una pantalla digital configurable. Este sistema, hasta ahora solo se ofrecía con los modelos altos de gama, los Audi o el Volkswagen Passat. En el caso del Polo, es una opción que cuesta 400 euros, mientras que en la variante GTi, que llegará el próximo año, será de serie.

La gama de motorizaciones se estructura con propulsores de gasolina, diésel y de gas natural, con potencias que van de los 65 a los 115 CV, de momento. En el mes de octubre ya estarán disponibles todas las versiones de gasolina, además del GTi, con un potente motor de 200 caballos y con el cambio DSG de seis marchas. A final de año llegarán las versiones diesel y a principios del año que viene se completará la gama con el GTi con cambio manual y la variante de gas natural comprimido, GNC. El cambio de marchas en toda la gama será manual y opcionalmente está disponible el DSG de doble embrague de 7 marchas desde la variante de 95 CV. El cambio manual es en todas las versiones de cinco marchas, salvo en el caso del gasolina de 115 CV, que llegará más adelante y que cuenta con uno de seis marchas. En el caso del GTi, tanto el manual como el DSG son de seis relaciones.

Imagen exterior.
Imagen exterior.

Desde 65 caballos

Habrá dos opciones del motor más pequeño, el 1.0 MPI, disponible con 65 y 75 caballos, dos variantes del propulsor 1.0 de tres cilindros con tecnología TSI, con dos niveles de potencia, 95 y 115 CV, y un 2.0 con 200 CV, que será el que equipe la versión GTI. Las dos variantes con motorización diésel TDI ofrecen 80 y 95 CV. En cuanto a la variante de gas natural comprimido, una opción que el Grupo Volkswagen quiere potenciar en toda Europa, alcanza los 90 CV.

Desde que el Polo se lanzara al mercado en el año 1975, se han vendido más de 16 millones de unidades. Un modelo importante para España porque cuando se puso en marcha la planta de Landaben, Volkswagen lo hizo para fabricar este modelo. La planta española es la que lidera el proyecto Polo, aunque se fabrica también en otras fábricas repartidas por el mundo.

En cuanto a los precios para España de esta nueva generación, en principio se lanzarán todas las variantes de gasolina de 65, 75, 95 y 115 CV, además del GTi. A final de año se completará la gama con las dos versiones diésel acompañadas por la variante de gas natural comprimido. Y posteriormente será el GTi con el cambio manual el que complete la gama del pequeño Polo, que por cierto cada día es más grande y ya parece un compacto en esta nueva generación.

En cuanto a los acabados, se ofrecen tres diferentes para el mercado español, Edition de acceso, por encima el Advance y como tope de gama el Sport. Además, hay diferentes paquetes de personalización para completar aún más su imagen llamativa. Entre ellos sin duda el más llamativo es el R-Line, que incluye llantas específicas y detalles como el alerón trasero en el portón del maletero, el difusor posterior o la parrilla delantera diferenciada. Y también se ofrecen los paquetes de acabado Style y Black.

Motor

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios