mazda apuesta por un estilo rompedor

KODO, el diseño japonés que ha dado una vuelta de tuerca a la industria del automóvil

A la hora de comprar un coche nuevo son muchos los aspectos que se analizan: precio, seguridad, consumo o tecnología. Pero el diseño es lo que finalmente nos convence.

Foto:

A la hora comprar un coche nuevo son muchos los aspectos que se tienen en cuenta: precio, seguridad, consumo o tecnología. Sin embargo y según la mayoría de encuestas, el motivo que nos hace finalmente decantarnos por un modelo u otro es el diseño.

Por ello, los fabricantes han creado diferentes tendencias de diseño en función de las regiones del mundo en las que han buscado vender coches. Desde la tendencia en Italia que básicamente busca un estilo más llamativo pero no destaca por su funcionalidad de utilización, hasta el diseño más pragmático y con más funcionalidad en el que han caído algunas marcas de Estados Unidos.

En el centro de Europa por su parte se busca ofrecer la máxima funcionalidad en el vehículo, buena habitabilidad interior pero sin renunciar a un estilo y a una personalidad propia. Son coches en general muy similares entre sí, que además mantienen por encima de todo una línea de continuidad con sus modelos a lo largo de los años.

En el caso de Japón hay dos tendencias muy bien diferenciadas en cuanto al diseño de automóviles. Por un lado existe un estilo muy llamativo, moderno (quizá hasta futurista), que de alguna forma ofrece un gran paralelismo con el mundo del Manga. Por otro lado encontramos el diseño KODO de Mazda -Alma del movimiento- con un estilo elegante, de líneas fuertes, que se combina con la mejor usabilidad por parte de los usuarios y que se caracteriza por una buena habitabilidad gracias a su gran distancia entre ejes y cortos voladizos.

Un nuevo concepto que se desmarca de lo tradicional

La compañía de Hiroshima ha apostado de esta forma por un estilo diferente que se introdujo por primera vez en el Mazda CX-5 del año 2012 y que desde entonces ha marcado el diseño de todos los nuevos modelos de la marca con un gran éxito. Sin ir más lejos, Mazda acaba de ganar su sexto premio Red Dot: Best of the Best al mejor diseño por su Mazda MX-5 RF.

Mazda MX-5 RF.
Mazda MX-5 RF.

Desde tiempos ancestrales, la artesanía japonesa ha buscado la pureza de las formas sencillas. El diseño KODO busca formas puras, imponentes y refinadas, despojándose de todos los elementos que no sean esenciales. Es la tensión contenida de la naturaleza, de lo vital, de los depredadores antes de abalanzarse sobre su presa. Por eso, Mazda es una de las pocas marcas que continúan utilizando el modelado de arcilla desde los primeros compases. Los modeladores artesanales utilizan todo su cuerpo para encontrar la forma y las líneas esenciales sobre las que después se desarrollará el resto del diseño. Sólo de esta forma se insufla alma en el diseño, una concepción del coche como arte.

En Japón la simplicidad es la sofisticación, y por ello la simplicidad está en el ADN de todo lo que hace Mazda y de sus nuevos modelos. Esta filosofía de diseño se centra en el concepto del alma en movimiento. La mejor manera de definir KODO.

También en el interior del vehículo la filosofía es la misma: emplear unos controles muy simples, poco recargados en su aspecto estético pero sobre todo fáciles de usar e interpretar. Ese carácter intuitivo tan importante es el máximo responsable de proporcionar una experiencia premium en el interior a todos sus ocupantes. Porque el coche no solo debe ser algo del conductor, sino que todos deben ser tratados con el cuidado más exquisito.

Las características del diseño KODO

La filosofía KODO va más allá: los vehículos de Mazda son algo más que trasladarse de un sitio a otro. Lo que se busca es establecer una relación entre el coche y el conductor que permita a este y a sus ocupantes confiar plenamente en el vehículo y que le inspire en su actitud.

Mazda GX-5 Geneva.
Mazda GX-5 Geneva.

Lo mejor de KODO es que pese a ser siempre la misma filosofía, el resultado que se consigue con cada vehículo muestra un carácter muy diferente. Y es que esta concepción de diseño tiene unas líneas maestras que caracterizan a todos los modelos de nueva generación de Mazda. Básicamente son su cabina desplazada hacia la parte trasera, el ángulo del parabrisas, su línea de techo baja, así como unos voladizos cortos y unos pasos de rueda prominentes. Un conjunto de características que proporcionan un gran dinamismo visual como base para todos los nuevos modelos de la compañía.

Este concepto se aplica desde el modelo más pequeño de la gama, el Mazda 2 que es un vehículo urbano pero con un gran dinamismo, hasta el todocamino más grande a la venta en el mercado español, el CX-5. Y también los Mazda 3, Mazda 6 o el todocamino subcompacto, el CX-3 que es robusto como buen SUV, pero al mismo tiempo con gran deportividad.

Motor

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios