PRUEBA KIA NIRO HYBRID

Kia Niro Hybrid, un nuevo concepto de movilidad sostenible ideal para la ciudad

Gracias a su caja de cambios de doble embrague permite una conducción muy agradable tanto en ciudad como en carretera, con unos consumos propios del mejor diesel

El Kia Niro, como ocurre con el Hyundai Ioniq, con el que comparte algunos elementos mecánicos, representa una nueva generación de vehículos en busca de la movilidad sostenible. De momento, hemos probado la versión híbrida, que ofrece un magnífico funcionamiento pero que se verá completada a final de año con la variante híbrida enchufable con hasta 50 kilómetros de autonomía y el año que viene con el eléctrico puro.

El Niro emplea una nueva plataforma pensada solo para las nuevas tecnologías de movilidad, basadas en el apoyo de un motor eléctrico de una u otra forma. Normalmente, los vehículos híbridos suelen tener un cambio automático de tipo CVT (de variador constante) que resulta poco efectivo para rodar por carretera, pero que en ciudad permite unos consumos ajustados. En este caso, gracias al empleo de un cambio de doble embrague, funciona muy suave en ciudad, pero permite rodar por carretera sin ningún problema manteniendo unos consumos también muy buenos.

Lo mejor de este Niro es que no hay que hacer nada y que es el propio sistema del vehículo el que va gestionando cuándo funciona el motor de gasolina, cuándo el eléctrico, o cuándo funcionan ambos combinados. La gestión que hace el sistema de este intercambio es muy bueno y consigue la máxima efectividad en el consumo. Además, salvo que se vaya muy pendiente, ni siquiera el conductor se llega a dar cuenta de cuándo está funcionando el motor eléctrico o cuándo el de gasolina, por la suavidad con la que se producen los cambios.

Kia Niro Hybrid, un nuevo concepto de movilidad sostenible ideal para la ciudad

Eso sí, el cambio no tiene levas en el volante, por lo que si hay que cambiar de modo manual deberemos recurrir a la palanca del cambio, moverla hacia la izquierda y, entonces, subir o bajar la palanca.

En cualquier caso, lo mejor son sus consumos. El valor homologado para esta versión del Niro es de 3,8 litros a los 100 kilómetros. A lo largo de nuestra prueba hicimos más de 500 kilómetros, de los que más de 120 fueron por ciudad, pero siempre bastante rápido, sin tener ningún cuidado con el acelerador. Y el consumo real fue de 5,5 litros. Con un poco de cuidado estaríamos sin duda por debajo de los cinco litros y cerca de los 4,5 litros.

Hay otro aspecto que me gusta mucho de este coche, y es su estilo. Puede parecer un todocamino, por sus formas externas, pero por su altura y sus dimensiones es más un coche normal, un vehículo de tipo más familiar pero con un estilo más cercano a los modelos camperos tan de moda. Es un vehículo del que en los próximos meses, con la llegada de las variantes híbrida enchufable y eléctrica, se empezarán a ver muchos por la calle.

Y no se puede olvidar que es un vehículo 'eco' según la clasificación de la DGT, por lo que cuando hay escenarios de alta contaminación, sus propietarios pueden seguir rodando y entrando en las ciudades, con rebajas en el precio del aparcamiento en las grandes ciudades, como en Madrid, donde cuenta con un 50% de descuento y otras medidas como poder rodar por carriles bus-vao. Un coche con un gran futuro.

Ficha técnica

Motor gasolina: cuatro cilindros en línea.

Potencia máxima: 105 CV a 5.700 rpm.

Cilindrada: 1.560 cc.

Combustible: gasolina.

Motor eléctrico, potencia máxima: 44 CV.

Velocidad máxima: 162 km/h.

Aceleración de 0 a 100 km/h, 11,5 segundos.

Tracción: delantera.

Consumos homologados (urbano, extraurbano, mixto) : 3,8/ 3,9 /3,8 litros.

Dimensiones (longitud/anchura/altura), 4,35 x 1,80 x 1,53.

Capacidad maletero: 427 litros.

Peso en vacío: 1.550 kg.

Precio: 25.465 euros.

Motor

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios