Mazda 3, confort y espacio interior en un compacto diferente
  1. Motor
PRUEBA MAZDA 3 SKYACTIV 2.0 120 CV STYLE

Mazda 3, confort y espacio interior en un compacto diferente

Es un modelo que destaca por ser largo y ancho, pero también por ser bajo y circular muy pegado al suelo, lo que contribuye a una sensación de estabilidad muy buena

Mazda ofrece una gama de vehículos muy diferente a lo que hay en el mercado. Aparte de modelos únicos, como el MX5, el 'roadster' más vendido en la historia con su millón de unidades en circulación por todo el mundo, el resto de la gama ofrece variantes con un estilo propio. Lo son sus todocamino, los CX3 y CX5, lo es su berlina Mazda 6 o su variante familiar, y también lo es su modelo compacto, el Mazda 3, que hemos probado en esta ocasión.

Este vehículo es uno de los modelos compactos más grandes del mercado, pero a cambio ofrece un interior amplio y sobre todo muy confortable. Las plazas traseras están bien de anchura y cuentan con un espacio para las piernas más que suficiente. En cuanto al maletero, digamos que está en la media del sector, con sus 364 litros.

Pero ofrece muchas cosas distintas, como por ejemplo su cuadro de instrumentos. Es algo único, porque solo cuenta con un gran reloj central, de muy buena visibilidad, con un gran cuentavueltas, mientras que en pequeño encontramos una ventana dentro de ese mismo reloj grande, donde aparece en formato digital la velocidad a la que circulamos. Un tema clave para evitar multas de circulación. Junto a este reloj, y a ambos lados, hay dos pantallas pequeñas donde tendremos más información interesante para el conductor. Lo más importante, de todas formas, es la presencia del 'head up display', por el que se proyectan los datos más importantes de la conducción sobre una pantalla junto al parabrisas para que podamos ver esos datos sin levantar la vista de la carretera. Un tema importante para hacer más segura la conducción y reducir los despistes.

Este Mazda 3 destaca por ir muy pegado al suelo, lo que aporta una sensación de gran estabilidad. Su conductor se siente muy a gusto, porque la precisión de guiado del vehículo es muy buena. Un simple giro del volante hace que la trayectoria cambie de forma inmediata. A ello contribuyen sus buenas suspensiones, pero también la presencia del sistema denominado G-Vectoring. Este se encarga de frenar la rueda interior de la curva para que el coche gire con más facilidad. Con ello, mejora el ritmo de marcha en zonas viradas pero sobre todo la sensación de control de su conductor.

En cuanto a su motor, nuestra unidad de pruebas incorporaba el intermedio de gasolina, el propulsor de 120 caballos. Es un motor pensado para conductores tranquilos que buscan sobre todo un consumo ajustado. Si se conduce con suavidad, y gracias a unos desarrollos algo largos en las últimas marchas, podremos lograr unas cifras de consumo muy ajustadas. También su cambio manual de seis marchas ayuda. El valor homologado para el ciclo combinado es de 5,1 litros, y haciendo esa conducción tranquila estaremos en los 5,5 litros o poco más. Pero si queremos conducir siempre rápido, entonces este valor de consumo subirá bastante.

En cuanto a su equipamiento, es muy bueno, con las principales ayudas a la conducción de serie. Esta versión Style, con un completo equipamiento, ya tiene hasta pantalla táctil de 7” para manejar los principales sistema del vehículo. En cuanto a su precio, los 18.500 euros lo posicionan mejor que la media del segmento compacto, sobre todo si se analiza todo lo que ofrece a cambio por ese precio.

Ficha técnica

Motor: cuatro cilindros en línea.

Potencia máxima: 120 CV a 6.000 rpm.

Par máximo: 210 Nm a 4.000 rpm.

Cilindrada: 1.998 cc.

Combustible: gasolina.

Velocidad máxima: 195 km/h.

Aceleración de 0 a 100 km/h, 8,9 segundos.

Tracción: delantera.

Consumos homologados (urbano/ extraurbano/ mixto): 6,5/ 4,3/ 5,1 litros.

Dimensiones (longitud/anchura/altura), 4,47 x 1,80 x 1,45.

Capacidad maletero: 364 litros.

Peso en vacío: 1.270 kg.

Mazda Motor Tecnología
El redactor recomienda