CON UNA AUTONOMÍA ELÉCTRICA DE 42 KILÓMETROS

Conducimos el Mini Countryman enchufable, un todocamino ágil y ecológico

Gracias a la combinación de un motor de gasolina de 136 caballos y a otro eléctrico de 88 CV permite un toque deportivo con un consumo homologado de solo 2,1 litros

Mini lanza al mercado su primer modelo electrizado con un sistema híbrido enchufable cuyas primeras entregas serán el 24 de junio. Hemos podido hacer una primera toma de contacto con este nuevo modelo, de 224 caballos, que asegura diversión y deportividad al volante junto a la tracción a las cuatro ruedas, y todo ello con unos consumos muy ajustados. A la venta por 37.600 euros, el mismo precio que un Countryman Cooper SD de 190 caballos.

Mini realizó hace unos años unas pruebas sobre un vehículo 100% eléctrico con el objetivo de conocer las necesidades y las inquietudes de los clientes a la hora de conducir un vehículo eléctrico. Para ello fabricó 600 unidades de un prototipo basado en el Mini Cooper. Fruto de este trabajo y de un desarrollo técnico realizado en colaboración con BMW, ahora llega al mercado el primer Mini electrificado de serie. Se trata de un modelo basado en la plataforma del nuevo Countryman, la variante todocamino de la marca británica.

Para este modelo se ha combinado un motor de gasolina ya empleado en otros modelos de la marca, un eficiente tres cilindros de 136 caballos, junto a un motor eléctrico de otros 88 caballos. El primero de los motores mueve las ruedas delanteras mientras que el segundo acciona las traseras. Con ello podemos tener en un mismo coche tres tipos de vehículo: un tracción delantera con motor de gasolina o un vehículo de propulsión movido solo por electricidad. A estas dos posibilidades se suma una tercera que aporta la tracción total en un vehículo híbrido al funcionar juntos los dos motores. Y todo ello con una potencia combinada de 224 caballos.

Toma de enchufe para recarga.
Toma de enchufe para recarga.

El esquema mecánico es el mismo que ya utiliza BMW en el Active Tourer híbrido enchufable, el 225e. Como aquel, el nuevo Mini enchufable dispone de tres modos de utilización que se pueden seleccionar desde el selector e-Drive. Por un lado tenemos el modo Auto eDrive con el que haremos una conducción exclusivamente eléctrica hasta 80 km/h, con el arranque adicional del motor de combustión a mayor velocidad, cuando se busca una aceleración especialmente potente o cuando la carga de la batería sea inferior al 7%.

En el modo de utilización Max eDrive se hace una conducción exclusivamente eléctrica hasta 125 km/h, arranque adicional del motor de combustión a mayor velocidad o al pisar a fondo el acelerador. Y lógicamente cuando se agotan las baterías se vuelve a conectar el motor térmico.

Por último encontramos el modo Save battery con el que el vehículo emplea el motor térmico que se está utilizando para mover el vehículo, al mismo tiempo motor para generar electricidad con la que recargar la batería. Este es el modo a emplear cuando hay que recargar para entrar en una ciudad en modo cero emisiones. Con este sistema se puede mantener hasta el 90% de la carga de la batería.

Con respecto al resto de la gama Mini Countryman hay algunos cambios. El más importante de todos es la reestructuración de su parte trasera. Al llevar el motor eléctrico situado bajo el maletero, esto hace que el espacio para las maletas se reduzca en unos 45 litros. Pese a ello ofrece una capacidad de 405 litros. También se ha reducido el depósito de carburante, que en esta versión tiene 36 litros, 15 menos que en los otros Countryman.

Típico interior de Mini.
Típico interior de Mini.

Pero sin duda el cambio más importante se refiere a la posición del asiento trasero. Al llevar el módulo de las baterías bajo el piso, el asiento posterior está elevado en 3 centímetros. Esto hace que los ocupantes de esas plazas tengan una posición más alta que los de los asientos delanteros, con un cierto efecto anfiteatro y una mejor visibilidad, pero debido a su buena altura interior en el habitáculo los ocupantes de esas plazas no tienen problema. No hay cambios en cuanto a espacio para las piernas, que es muy bueno como pudimos comprobar durante la toma de contacto. El otro cambio importante es que esta versión pesa 275 kg más por el motor, por las baterías y por todo el cableado adicional. Con ello, su peso se sitúa en los 1.735 kg.

Este nuevo Countryman Cooper SE All4 tiene algo que sorprende y es su precio. Lo bueno es que esta sorpresa es muy positiva. Y es que contrariamente a lo que ocurre con otros híbridos enchufables, este modelo cuesta lo mismo que un modelo equivalente diesel. En concreto, este Cooper SE con una potencia combinada de 224 caballos tiene un precio de 37.600 euros, exactamente el mismo precio que un Countryman Cooper SD de 190 CV con tracción All4 y con cambio automático de 6 marchas.

Pero vayamos con la toma de contacto con el vehículo. Al entrar en el habitáculo y sentarnos al volante el primer detalle diferente es el botón de puesta en marcha. Es el mismo que el del resto de la gama Mini, pero en lugar de ser rojo es de color amarillo. Y justo a su izquierda encontramos el botón con el que seleccionar el modo de utilización del sistema e-Drive. Donde no hay cambios es en el selector del modo de conducción con el que seleccionamos entre el modo normal, uno más confortable y otro más deportivo. Este selector ese sitúa en la base de la palanca de cambios

Cambio automático de seis marchas.
Cambio automático de seis marchas.

Al arrancar se activa el modo eléctrico. El coche funciona con la máxima suavidad y sin ruido hasta los 80 km/h. A partir de ahí, pese a que estemos conduciendo suavemente y sin pisar fuerte el acelerador, se conecta el motor térmico. Un detalle muy agradable es que las transiciones entre el uso con motor térmico y con el motor eléctrico son tan suaves que casi resulta imposible apreciarlas.

El equipo de baterías, situado bajo el suelo de las plazas traseras, permite una autonomía según los valores homologados de 42 kilómetros en las condiciones ideales. Haciendo una conducción razonable para un coche movido por electricidad es fácil superar los 30 y hasta los 35 kilómetros con una batería completa. Si se analiza el consumo de carburante homologado, que se sitúa en los 15 kW/h para recorrer 100 km en modo solo eléctrico y se compara con el precio del kWh que en España es de 0,13 euros como valor medio, recorrer 100 km utilizando solo electricidad en este Countryman cuesta 1,95 euros.

Este Mini enchufable es un coche que sorprende por sus prestaciones y su deportividad, si bien su velocidad máxima es algo limitada. Es algo lógico en un coche pensado para buscar la máxima eficiencia en ciudad, pero que debe moverse también bien en carretera. El motor eléctrico se desconecta automáticamente a los 135 km/h. Por ello, a partir de ese momento ya solo funciona con el de gasolina.

Y no podemos olvidar que es un tres cilindros que aunque es muy reactivo, y recupera muy bien desde pocas vueltas no tiene un gran empuje en la parte más alta del cuentavueltas. Pero ojo, circulando por una carretera de montaña, como pudimos hacer en un bonito recorrido por la provincia de Barcelona, se puede hacer una conducción realmente deportiva.

Anagrama en amarillo.
Anagrama en amarillo.

Por lo que se refiere a su velocidad máxima, se sitúa en 195 km/h y les decía que es algo justa. La verdad es que en un país en el que no se puede superar de ninguna manera, salvo en un circuito cerrado al tráfico, los 120 km/h, decir que una velocidad de 195 km/h es algo justa parece un poco ridículo.

En cuanto a sus tiempos de recarga, un tema importante en un coche de este tipo, con un punto de recarga de tipo Wallbox necesitaremos un tiempo de 2 horas y 15 minutos para recargarla completamente. En un enchufe normal de casa este tiempo aumenta hasta las 3 horas y 15 minutos. Con ello podemos hacer otros 30 o 35 kilómetros hasta la siguiente recarga.

Este Mini Countryman SE me parece una muy buena alternativa para personas que tengan la posibilidad de enchufar su coche en su casa o en el trabajo y que puedan sacar todo el partido que tiene a un modelo que tiene una tecnología limpia para el uso diario. Un modelo con un precio muy razonable, idéntico al de un Countryman Cooper SD de 190 caballos.

También se beneficia de todas las ventajas que tienen los vehículos limpios, de poder entrar en las ciudades cuando hay altos niveles de contaminación, poder circular por los carriles preferentes o aparcar de manera preferente en el centro de las ciudades. Es, además, un paso más hacia el coche 100% eléctrico. Y ofrece un detalle aún más rompedor, que es un vehículo que cuando se acaba el asfalto, con su mayor altura libre al suelo y su tracción 4x4 podremos seguir adelante con nuestra aventura.
Motor

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios