Al volante del nuevo Seat Ibiza: más dinámico, más amplio y mejor equipado
  1. Motor
DESDE 14.060 EUROS CON EL MOTOR DE 75 CV

Al volante del nuevo Seat Ibiza: más dinámico, más amplio y mejor equipado

Ofrece el comportamiento y la habitabilidad del segmento superior e incluye sistemas de ayuda únicos entre sus rivales del mercado, como el control de crucero adaptativo

Seat lanzará el próximo mes de junio al mercado español una nueva generación del Ibiza, su modelo más emblemático. Ya hemos conducido varias unidades con motores de gasolina de 115 y 150 CV. El resultado es espectacular, con un comportamiento dinámico muy superior al de su antecesor, con un completo abanico de sistemas de ayuda a la conducción y un habitáculo mucho más amplio. Y a todo esto hay que añadir una estética más llamativa, basada en la del nuevo León. Seat apunta muy alto con el nuevo modelo.

El Ibiza es un modelo icónico para la marca Seat, el que se ha mantenido más tiempo en producción dentro de la marca española, ya que lleva a la venta en el mercado desde el año 1984. En este tiempo se han fabricado más de 5,4 millones de unidades y ahora llega el momento de una profunda renovación.

El nuevo modelo poco tiene que ver con su antecesor, sobre todo porque emplea una nueva plataforma, lo que le permite contar con los más avanzados sistemas de ayuda a la conducción, solo disponibles en vehículos de segmentos superiores. Además, es muy destacable que el grupo Volkswagen haya decidido estrenar con el Seat Ibiza esta nueva plataforma MQB A0 que, en los próximos meses, llegará a varios nuevos modelos del grupo, como el Volkswagen Polo o el Skoda Fabia.

Exteriormente, esta quinta generación del modelo español resulta mucho más llamativa que la del modelo anterior que todavía se mantiene a la venta y que, por cierto, es el modelo más vendido en el mercado español en lo que va de año. El nuevo Ibiza ofrece un estilo deportivo y muy juvenil gracias a sus dimensiones, con un notable aumento de su anchura y también con una carrocería algo más baja.

Para centrar un poco a nuestros lectores, el nuevo Ibiza es 87 mm más ancho que el actual, 2 mm más corto y 1 mm más bajo. Es decir, que casi mantiene las dimensiones, salvo la anchura que es muy superior. Y eso le proporciona ese aspecto mucho más dinámico, más asentado sobre el asfalto. También su distancia entre ejes aumenta en 95 mm, lo mismo que la anchura de sus vías, que lo hace en otros 60 mm.

Gracias a estas nuevas dimensiones, la habitabilidad del nuevo Ibiza es muy superior. Y es que gana en espacio para las piernas en las plazas traseras, pero sobre todo la mayor ventaja está en la cota de anchura, algo muy lógico con las nuevas dimensiones exteriores. Lo que es más sorprendente es que pese a ser 1 mm más bajo que su antecesor, ofrece una mejor cota de altura tanto delante como detrás, como comprobamos durante la primera toma de contacto con el modelo en Barcelona.

Y por si todo esto fuera poco, también ha mejorado notablemente la capacidad del maletero. El nuevo modelo ofrece 355 litros, el mejor valor dentro del segmento B en el que se integra el Ibiza. Esta capacidad supone ganar 63 litros respecto a su antecesor.

Al verlo por primera vez sobre el asfalto, ya pudimos verlo antes en el Salón de Ginebra, el coche ofrece una imagen realmente espectacular, con un poderoso estilo, y transmite una sensación de aplomo y de estar muy bien asentado en el asfalto. Sobre todo esto se aprecia cuando circulamos por la carretera y llevamos otro Ibiza nuevo delante, por su gran anchura de vía trasera. En sus líneas recuerda el aspecto del León, pero en este caso del Ibiza aún parece que está mejor dimensionado al ser más compacto.

A nivel mecánico, el nuevo modelo se ofrecerá en un principio solo con mecánicas de gasolina, mientras que los diesel no llegarán hasta final de año. En los de gasolina habrá desde el mes de junio, cuando está previsto lanzar el nuevo modelo, tres motores, todos ellos de tres cilindros. En concreto, son el MPI de 75 caballos de acceso y por encima dos variantes de la familia TSI, ambos también de un litro de cilindrada y 3 cilindros con potencias de 95 y 115 CV.

Después del verano llegará una variante más potente, con el nuevo motor de 4 cilindros con 1.5 litros de cilindrada y una potencia de 150 caballos. En cuanto a los diesel, no llegarán hasta final de año y habrá tres variantes, todas ellas basadas en el mismo grupo motriz TDi de 1.6 litros, con tres niveles de potencia, de 80, 95 y 115 caballos. A estas siete motorizaciones también se añadirá una variante de gas natural comprimido (GNC) sobre la base del propulsor 1.0 TSi que en este caso proporciona 90 caballos.

Por lo que respecta a sus cajas de cambios, los motores de menos de 95 caballos van asociados con un cambio manual de 5 marchas y los de más potencia incluyen el de 6 velocidades. Además, tanto para el más potente de 3 cilindros como para el de 150 caballos se ofrece el DSG de 7 marchas.

En cuanto a la gama, se ofrecerán cuatro acabados diferentes. El punto de partida es el Reference y por encima el Style, mientras que los dos más completos son el FR, con una terminación más deportiva y en busca de un mayor dinamismo, y la variante Xcellence para los que buscan un diseño más sofisticado y distintivo.

Hemos probado dos variantes, el 1.0 de 115 caballos con el acabado Xcellence y el 1.5 de 150 caballos con la terminación FR. El nuevo Ibiza da un notable salto cualitativo en todos los sentidos. Al entrar en el coche encontramos un habitáculo mucho más amplio, sobre todo en su anchura, aunque también al acceder a la parte trasera se aprecia un notable crecimiento con respecto a su antecesor. Además, el acceso a la zona posterior es mucho mejor. Un dato importante, con el nuevo Ibiza, de aspecto mucho más dinámico, desaparece la versión con carrocería de 3 puertas.

Otro detalle importante es la calidad percibida. El anterior Ibiza estaba muy bien terminado, con una gran precisión, pero este nuevo gana unos cuantos enteros también en este aspecto. Materiales de buena calidad, plásticos blancos de muy buen aspecto y un salpicadero sencillo pero muy bien estudiado. En el puesto de conducción encontramos un volante bastante grueso que transmite una sensación de control absoluto sobre la conducción. Y la pantalla de 8 pulgadas es también muy buena, con unan gran definición y muy brillante, lo que hace que se vea muy bien todo lo que se proyecta en ella.

Una vez puestos en marcha, desde el primer momento se aprecia la gran mejoría que ha experimentado su comportamiento y el magnífico asentado que proporciona sobre el asfalto. Las ruedas situadas en los extremos de la carrocería, y su mayor anchura de vías hacen que el nuevo Ibiza, incluso circulando a ritmo muy rápido, de la sensación al conductor de circular sobre raíles. Transmite una seguridad de marcha que hay que irse a segmentos superiores para poder encontrarla en el mercado actual.

Es sorprendente lo bien que funciona el motor de 115 caballos, mueve al nuevo Ibiza con una gran soltura y la verdad es que para la mayor parte de sus usuarios este motor incluso es demasiado potente. En cuanto al motor de 150 caballos, permite circular muy rápido por carreteras de montaña y viradas. En ellas, la combinación de un motor brillante y un cambio bastante rápido con un bastidor y unas suspensiones perfectamente puestas a punto por el equipo técnico de Seat convierten al nuevo Ibiza en la nueva referencia del segmento.

En cuanto a sus precios, estos son los recomendados, sin descuentos ni campañas promocionales, para las versiones de acceso con las tres motorizaciones que se pondrán a la venta en junio,

Seat Ibiza 1.0 MPI 75 CV Reference, 14.060 euros

Seat Ibiza 1.0 TSi 95 CV Reference, 14.700 euros

Seat Ibiza 1.0 MPI 105 CV Style, 17.550 euros.

Seat Seat Ibiza Volkswagen Salón de Ginebra
El redactor recomienda