PSA es el primer fabricante español tras comprar a Opel a General Motors
  1. Motor
espera unas sinergias de 1.500 millones

PSA es el primer fabricante español tras comprar a Opel a General Motors

Este lunes se hace oficial esta adquisición con la que el consorcio francés busca llegar a los cinco millones de vehículos vendicos antes del año 2022

Foto: Carlos Tavares, CEO de Grupo PSA (Christophe Petit Tesson/EFE)
Carlos Tavares, CEO de Grupo PSA (Christophe Petit Tesson/EFE)

Tras semanas de intensas negociaciones, finalmente este lunes se hace oficial la compra de la marca Opel por parte del grupo francés PSA. En una conferencia de prensa conjunta de PSA y de General Motors en París (Francia), ambos grupos del automóvil anunciarán oficialmente dicho acuerdo, adelantado el pasado viernes de manera oficiosa por 'Les Echos'.

Los dos grupos juntos representaron 4,3 millones de coches vendidos en 2016 en todo el mundo, y el objetivo es superar los cinco millones en menos de cinco años. El tema fundamental en este acuerdo, y en otros similares, es el ahorro por sinergias empresariales. Los directivos del Grupo PSA pretenden, gracias a la absorción de Opel/Vauxhall, realizar entre 1.500 y 2.000 millones de euros de sinergias.

Opel, y la marca asociada Vauxhall en Reino Unido, arrastran una situación financiera difícil desde hace años, con pérdidas en 2016 de 257 millones de dólares (unos 242 millones de euros). Un resultado menos malo que las pérdidas de 813 millones de 2015, pero que en cualquier caso supuso su décimo sexto ejercicio anual en números rojos. En ese período, General Motors ha perdido con Opel unos 20.000 millones de dólares.

Opel ha estado todos estos años tratando de luchar dentro del competitivo mercado europeo del automóvil, y para ello ha tenido que hacer fuertes inversiones en tecnología. Por ejemplo en el desarrollo de toda una nueva familia de motores diésel que no utiliza en ningún otro sitio del mundo. Además, General Motors no ha querido que la marca Opel expandiera sus fronteras y compitiera en otros mercados, por la competencia con sus otras marcas. Y las cuentas no salen con esas inversiones y solo un millón de coches vendidos cada año.

Con este acuerdo, General Motors se quita un problema de encima porque la compañía europea del grupo norteamericano lleva 16 años perdiendo dinero cada año. Incluso en 2016, en el que aunque las cifras negativas se han reducido notablemente, no se ha llegado al equilibrio como tenía previsto la multinacional norteamericana. Y quizá este dato es el que ha acelerado las negociaciones y esta decisión tomada en las últimas semanas que se desveló de manera oficiosa el pasado viernes.

El Grupo PSA consigue, tras este importante acuerdo, dar un notable paso hacia arriba en Europa, al posicionarse como segundo fabricante europeo, con un amplio margen sobre Renault. Y además no está ya tan lejos del grupo Volkswagen en cuanto a ventas. El grupo alemán vende 4 millones de unidades anuales en Europa, pero lo hace con 12 marcas, frente a las cuatro que tendrá el Grupo PSA a partir de ahora.

Para que este acuerdo entre General Motors y PSA sea rentable para ambas partes, la compañía francesa debe ahora acometer un plan para diferenciar más sus marcas. La marca DS, creada hace solo dos años como una escisión de la marca Citroën, está centrada en hacer los coches más lujosos, con un equipamiento muy 'premium' y coches más personalizables y distintos. Está a punto de desvelar en Ginebra el DS7, un todocamino grande que ya quiere posicionar a DS como una marca 'premium' de verdad. Este será el primer modelo de la segunda generación de DS.

Citroën, por su parte, está desarrollando una gama de nuevos modelos más juveniles y desenfadados, y por ello también con una gama de precios un poco más asequible que Peugeot y DS, lo que puede permitir una separación en el posicionamiento de esta otra marca del grupo.

Pero ahora el trabajo duro es lograr diferenciar dos marcas importantes como Peugeot y Opel. El Peugeot 308 es un gran modelo compacto, probablemente el mejor tras el Volkswagen Golf pero a un nivel muy similar al del modelo alemán. Pero es que el Opel Astra también es un gran modelo compacto. Y lo mismo ocurre con el Peugeot 508 o con el Opel Insignia, un modelo que también se presenta en el Salón de Ginebra. O también con el Opel Corsa y el Peugeot 208.

El Grupo Volkswagen vivió una situación muy parecida hace unos años. Cuando tenía Volkswagen y Audi era fácil, pero cuando adquirió Seat, y más tarde Skoda, las cosas se complicaron y han pasado años para conseguir una buena diferenciación como la que hay actualmente. Ahora, las cuatro marcas conviven en el mercado, cada una con un tipo de cliente muy especial y con poca canibalización entre ellas, compitiendo de forma sana.

Pero hay un dato muy importante tras el anuncio de la compra de Opel, y es que España puede salir beneficiado por el gran protagonismo de las tres fábricas españolas del nuevo grupo francés, que será líder de producción en España. Y es que a la de Villaverde (Madrid), en la que se produce el Citroën C4 Cactus, o la gran factoría de Vigo, donde se hacen los Berlingo y Partner además de los Citroën C4 Picasso, ahora se viene a sumar la de Figueruelas (Zaragoza). Con ello, el Grupo PSA será desde ahora el primer fabricante español de automóviles, ya que en 2016 salieron de sus plantas 866.000 vehículos.

En este sentido, el ministro de Economía, Industria y Competitividad, Luis de Guindos, aseguraba el pasado jueves que en el caso de que se produjera el acuerdo y que el Grupo PSA comprara Opel a General Motors, las fábricas españolas estarían bien colocadas debido a que son las más productivas. Preguntado en 'RNE' por los efectos que tendría en España la compra de Opel, De Guindos afirmaba que había tenido una conversación telefónica con un directivo muy importante del Grupo PSA, y que el Grupo PSA sabía perfectamente que las fábricas españolas son las más productivas.

Por ello, quiso transmitir a las plantillas de las respectivas fábricas "un mensaje de tranquilidad" porque España está bien colocada. Y aclaraba que “el Gobierno está atento de la operación, pero la garantía de que todo vaya bien no es que se hable con un alto cargo de PSA, sino que se tienen unas magníficas fábricas en España y que la industria española del automóvil va a fabricar este año tres millones de unidades”.

La marca Opel lleva 16 años seguidos perdiendo dinero, pero la situación del Grupo PSA ha cambiado radicalmente en solo unos pocos años. Tras varios años de crisis, PSA tuvo que ser rescatada por el Estado francés y por el grupo chino Dongfeng, entrando ambos en el capital de la empresa. Ahora, el grupo PSA presenta una buena salud financiera y en 2016 obtuvo 1.730 millones de euros de beneficio, lo que significó casi duplicar los 899 millones logrados en 2015.

Detrás de todos estos buenos resultados del Grupo PSA, detrás de una compañía que ha pasado de estar al borde de la quiebra a comprar una de sus marcas rivales, está el genio de Carlos Tavares, el ejecutivo portugués que tiene las ideas muy claras.

PSA Peugeot-Citroen Opel General Motors Coches Motor
El redactor recomienda