PRUEBA BENTLEY FLYING SPUR V8S

Bentley Flying Spur, la mejor berlina del mercado solo para unos pocos afortunados

Combina la terminación más esmerada con detalles como el motor biturbo, la tracción a las cuatro ruedas o el cambio automático de ocho marchas con levas en el volante

Sentarse a los mandos de una berlina como este Bentley Flying Spur V8S es algo que solo está al alcance de unos pocos privilegiados. Sobre todo si tenemos en cuenta que su precio en España, con un equipamiento opcional aceptable, puede superar los 250.000 euros. Por ello, es un placer muy limitado y exclusivo.

Pero sin duda es un gran placer, porque en esta berlina se combinan dos aspectos que no siempre están unidos en un mismo coche, como son el máximo lujo y la clase de un vehículo de superlujo con las prestaciones deportivas de verdad de un modelo de otro segmento muy diferente, mucho más deportivo. Si uno circula por una buena autopista, alemana, por cierto, por eso de los límites de velocidad, puede hacerlo a 250 km/h con un aplomo absoluto sobre el asfalto. Y si las condiciones lo permiten, se pueden superar los 300 km/h. Pero todo ello con la máxima seguridad.

Donde este coche sorprende a todo el que consiga sentarse a su volante es en el hecho de su gran agilidad de marcha, sobre trazados de curvas que para sí quisieran muchos vehículos seudodeportivos. Para centrar un poco su comportamiento, conviene señalar que este modelo tiene un peso en vacío de 2,5 toneladas, y que su longitud es de 5,30 metros. Pero puesto a rodar por una carretera virada, como pudimos hacer durante nuestra prueba por carreteras del País Vasco y Navarra, se mueve como si estuviéramos al volante de un Porsche. Por ejemplo, del Panamera, pero con más tamaño, más peso, más velocidad y, si cabe, más agilidad de marcha.

Los modelos de Bentley han cambiado mucho desde que tomó las riendas de la marca británica el grupo Volkswagen. Antes, motores V8 muy potentes, tracción trasera, un cambio automático de convertidor bastante lento y unas suspensiones que buscaban casi exclusivamente el confort de sus ocupantes. De ahí se ha pasado a un eficaz propulsor biturbo, una tracción 4x4, un cambio automático de ocho marchas con levas en el volante y unas suspensiones neumáticas de dureza ajustable pensadas no solo para ofrecer confort de marcha sino para transmitir al conductor el comportamiento de un deportivo pese a sus dimensiones brutales.

A nivel mecánico, esta nueva versión de Flying Spur, el denominado V8S, es una versión que ha preparado la marca para ocupar un hueco entre el V8 de 'acceso', por llamarlo de alguna manera, con 507CV, y la versión que emplea el motor W12, que cuenta con 625 caballos. Este nuevo V8S tiene 528 caballos, pero resulta un motor mucho más elástico. Y aunque pueda parecer un aspecto un poco absurdo, su consumo es bastante más bajo que el del W12. Si el motor gordo tiene un valor homologado de 14,4 litros, este nuevo V8S se queda en unos 'discretos' 10,9 litros.

Pero pese a este cambio de concepto, el Bentley Flying Spur, como máximo exponente de la gama de la marca de Crewe, dispone de detalles exclusivos de terminación. Unos asientos en la mejor piel que se puede encontrar, con una terminación de rombos que queda realmente elegante y casi única en el mercado y con el anagrama de Bentley bordado en los reposacabezas. Si se quiere aún más, un salpicadero también con un espectacular acabado bicolor o con una terminación de fibra de carbono.

Y entre las opciones disponibles, eso sí con unos precios acordes con lo que es este Bentley, elementos como una nevera con unas copas para disfrutar de un buen champán o de un gran Rioja, como pueden ver en la foto, que se sitúa entre los asientos traseros y que quita un poco de espacio.

El coche se puede configurar como uno quiera, es un vehículo hecho a mano en el que hay que decidir exactamente cómo se quiere cada cosa, si queremos un habitáculo de cuatro plazas o una configuración de cinco asientos. Es, junto con el Rolls Royce Phantom o el Aston Martin Rapide, una de las berlinas de lujo más sofisticadas, elegantes, lujosas, deportivas y cualquier otro argumento que queramos poner detrás. Lo único malo que tiene este Flying Spur es que todos esos argumentos tan positivos van sumando en la factura, que para una versión normal, con un equipamiento razonable, estará en España por encima de los 250.000 euros.

Ficha técnica

Motor térmico: ocho cilindros en V con doble turbocompresor.

Potencia máxima: 528 CV a 5.800 rpm.

Par máximo: 680 Nm desde 1.700 rpm.

Cilindrada: 3.993 cc.

Combustible: gasolina.

Velocidad máxima: 306 km/h.

Aceleración de 0 a 100 km/h: 4,9 segundos.

Consumo homologados (ciudad, carretera, mixto): 15,9 /8,0 / 10,9 litros.

Dimensiones (longitud/anchura/altura): 5,30 x 1,97 x 1,49.

Capacidad maletero: 475 litros.

Peso en vacío: 2.417 kg.

Precio aproximado: 250.000 euros.

Motor

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios