PRUEBA CiTROëN C4 CActus bluehdi 100 cv

El innovador Citroën C4 Cactus da una vuelta al concepto de automóvil

Aporta una estética completamente distinta, una instrumentación diferente, un cambio automático robotizado sin pedal de embrague y un consumo homologado de 3,4 litros

No les voy a descubrir ahora que la marca Citroën siempre ha hecho cosas distintas a lo que hacen el resto de fabricantes de automóviles. El 2 CV fue un coche diferente, por su estética y por su configuración mecánica, como también lo fue el DS, más conocido como Tiburón, o el SM, con un impresionante motor Maserati. Este nuevo C4 Cactus viene a tomar el relevo de esos modelos que se han convertido en leyendas del automóvil, como también lo fueron el 11 Ligero, el Mehari y tantos y tantos otros modelos de Citroën. El nuevo vehículo, fabricado en exclusiva en la planta madrileña de Villaverde, es un coche que gusta mucho a algunas personas pero no les gusta nada a otras. Es lo que tienen los coches diferentes, con personalidad. Lo que es seguro es que aporta muchas interesantes novedades. 

La primera de todas ellas es su aspecto exterior, con esos plásticos, de color blanco en nuestra unidad de pruebas, que son los llamados 'airbump'. No solo es un toque estético sino que son muy útiles cuando se utiliza el coche en ciudad, ya que gracias a ellos los golpes de la puerta de otro coche o un pequeño choque no dejarán restos en nuestra chapa. Son de un material plástico y en su interior tienen burbujas de aire que absorben los golpes pequeños.

También innovadora es la configuración de sus asientos, corridos a lo largo de todo el ancho del vehículo, o su gran guantera en el lado del acompañante, gracias a que el airbag del pasajero que normalmente va ahí se ha desplazado hacia el techo.

Pero lo mejor, desde mi punto de vista, es su cambio robotizado. Es un cambio manual pero sin pedal de embrague, que no ofrece el funcionamiento tan suave de un automático o uno de doble embrague, pero que es cómodo y barato. Y sobre todo permite reducir el consumo frente a uno manual. Lo más llamativo es que no hay palanca de cambios y en su lugar hay tres botones en la consola central con una R, una D y una N. El conductor solo tiene que presionar uno u otro según quiera ir hacia adelante o hacia atrás. A veces se produce algún rebote si se quiere acelerar fuerte, pero en general, y para un usuario medio, resulta muy agradable. Y asociado con el motor diésel más potente, de 100 caballos y gracias a sus levas en el volante, es más que suficiente.

Ficha técnica

Motor: cuatro cilindros en línea.

Potencia máxima: 100 CV a 3.750 rpm.

Par máximo: 250 Nm desde 1.700  rpm.

Cilindrada: 1.560 cc.

Combustible: gasóleo.

Velocidad máxima: 184 km/h.

Aceleración de 0 a 100 km/h, 11,2 segundos. 

Tracción: dDelantera.

Consumos homologados (urbano/ extraurbano/ mixto): 3,9/ 3,2/ 3,4 litros.

Dimensiones (longitud/anchura/altura), 4,15 x 1,72 x 1,48.

Capacidad maletero: 350 litros.

Peso en vacío: 1.150 kg.

Precio: 18.500 euros.

 

Motor

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios