PRUEBA Mini Clubman Cooper S

Todo el estilo y la personalidad de Mini en un coche más versátil y racional

La versión Cooper S incorpora un potente motor de gasolina de 192 caballos que permite un comportamiento muy deportivo apoyado por sus suspensiones muy firmes

Mini es una de esas marcas que ponen a todos y cada uno de sus modelos la máxima personalidad y un toque diferenciador único en el mercado. Ese concepto de vehículo bajo, con unas suspensiones firmes y un comportamiento similar al de un kart es lo que marca el estilo propio de todos los Mini. La familia Mini tiene algunos modelos sucesores de los legendarios Mini de los años sesenta, como el clásico de dos puertas o el Clubman, una versión con su carrocería alargada que nació para ofrecer un poco más de habitabilidad en un coche pequeño.

Sobre esta premisa, llega esta tercera generación del Clubman, en la que encontramos un coche bastante grande y también con un maletero más que razonable (360 litros). Pero como todos los modelos de Mini, tiene un toque único, su sistema de apertura del portón trasero. Si todos los coches comparables tienen un portón que abre hacia arriba, en este caso tenemos dos puertas que abren hacia los lados.

Pero aparte de este cambio, por lo demás este Clubman es un Mini más, con su mismo equipamiento, sus mismas posibilidades de conducción, como el 'drive select' que permite elegir tres modos de conducción —uno más deportivo, otro más ecológico y ahorrador— y el programa de conducción normal. Pese a sus dimensiones más grandes, con sus 4,25 metros, este coche ofrece ese mismo toque sobre la carretera de un kart (con unas suspensiones firmes, de recorridos muy cortos), que nos da la sensación de estar rodando en un circuito y que permite disfrutar de la conducción.

Esta versión Cooper S, con el motor más potente de la gama (aunque pronto habrá una variante John Cooper Works aún más potente), un cuatro cilindros de 192 caballos, permite rodar deprisa porque sus suspensiones y su equipo de frenos parecen aguantarlo casi todo y transmiten al conductor una sensación de control total, incluso rodando muy deprisa. Para las personas a las que les gustan el estilo y la personalidad del Mini, por su estética, sus mandos de control, su volante y su tipo de conducción, pero que necesitan un coche más amplio, más habitable, sin duda esta es una muy buena alternativa.

Ficha técnica

Motor: cuatro cilindros en línea.

Potencia máxima: 192 CV a 5.000 rpm.

Par máximo: 289 Nm desde 1.250 rpm.

Cilindrada: 1.998 cc.

Combustible: gasolina.

Velocidad máxima: 230 km/h.

Aceleración de 0 a 100 km/h, 7,2 segundos. 

Tracción: delantera.

Consumos homologados (urbano/ extraurbano/ mixto): 7,9/ 5,2/ 6,2 litros.

Dimensiones (longitud/anchura/altura), 4,26 x 1,80 x 1,44.

Capacidad maletero: 360 litros.

Peso en vacío: 1.420 kg.

Precio: 29.800 euros.
Motor

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios