Cómo reducir el consumo de carburante de nuestro coche
  1. Motor
viajeS en carretera

Cómo reducir el consumo de carburante de nuestro coche

Además de una conducción más suave, hay que revisar la presión de los neumáticos, utilizar aceite sintético o carburantes premium que optimizan el funcionamiento del motor

La reducción del consumo de carburante, y con ello de las emisiones contaminantes, es una tarea de todos, empezando por el conductor que puede aplicar una conducción más suave y relajada con la que reducir el consumo. Pero es también una tarea global por parte de toda la sociedad. Aspectos como unos carburantes más limpios y ecológicos, unos aceites para el motor que reduzcan la fricción, unos asfaltos menos agresivos, un tipo de neumático de menor grado de rozamiento o unos coches más ligeros y aerodinámicos, contribuyen a reducir el consumo.

En cualquier caso, conviene destacar algunos trucos que nos permitirán ahorrar carburante: cambiar de marcha a pocas vueltas, no pisar con brusquedad el acelerador, tratar de anticipar lo que nos vamos a encontrar en nuestro camino, como un semáforo, no circular con el aire acondicionado muy fuerte en verano, no viajar con las ventanillas bajadas, etcétera.

Pero sobre todo, además de estos pequeños trucos para reducir de manera puntual el consumo, lo más importante es plantearse una nueva filosofía de conducción más tranquila, más suave, aunque sin renunciar a desplazarse con agilidad. No sirve de nada salir de un semáforo deprisa si vamos a llegar al siguiente semáforo cuando aún está en rojo.

Rodar por carretera con continuos acelerones y frenazos, rodando tan pronto a 140 km/h como luego a 100 km/h en función del tráfico, tampoco sirve de mucho de cara al consumo. Es mucho más racional tratar de mantener la velocidad el máximo tiempo posible en un valor intermedio, el valor al que se va circulando en medio del tráfico. Y eso supone pisar muy poco el acelerador.

Además de estos detalles concretos de la conducción, hay otros muchos factores que nos afectan a diario y que muchas veces pasan desapercibidos. Un neumático con una presión de inflado inferior a la recomendada por el fabricante del vehículo supondrá un aumento del consumo. La Dirección General de Tráfico aconseja revisar la presión de todos los neumáticos, incluido también el de repuesto, al menos una vez al mes. Cuando se va a hacer un viaje largo, antes de ponerse en carretera, es imprescindible revisarlo, no solo por optimizar el consumo, sino también por seguridad.

Que el motor de un coche sea más o menos eficiente no es una cuestión que pueda modificar directamente el usuario final del vehículo, pero aun así, el conductor sí puede utilizar un aceite lubricante para su motor que reduzca la fricción y que con ello permita una reducción del consumo de carburante y de las emisiones. En este sentido, el empleo de un aceite sintético de última generación, como los Xtar de Cepsa, posibilita un interesante ahorro, pero también permite alargar los tiempos entre cambios de aceite con el consiguiente ahorro.

Otro aspecto muy importante de cara al menor consumo de carburante es que el coche sea ligero. Cada nuevo modelo que sale al mercado es menos pesado que su antecesor pese a tener un equipamiento mucho más completo. Para ello se emplean materiales cada vez más ligeros, con aceros de alta y ultra alta resistencia.

También un coche lleva incorporados muchos plásticos, de aspecto cada vez más elegante, pero también cada vez menos pesados y más resistentes. Estos plásticos están casi completamente basados en el empleo de fenoles, un compuesto químico obtenido a partir del petróleo en el que Cepsa es uno de los principales productores mundiales. A partir del fenol se consiguen compuestos que se utilizan en la estructura y componentes de los coches, y que hacen que los coches sean más ligeros y consuman menos, a la par que más resistentes y, por tanto, más seguros.

Muy importante también a la hora de reducir el consumo de un vehículo es el empleo de carburantes de última generación. Cuando uno llega a una gasolinera tiene a su disposición un carburante convencional y otro denominado premium, ligeramente más caro pero muy interesante. Estos carburantes incluyen aditivos para limpiar la cámara de combustión, los inyectores y demás elementos del motor. Con ello, este se mantiene en perfecto estado y se optimiza su funcionamiento, consiguiendo una reducción del consumo.

El diseño de las carreteras también afecta en el ahorro de carburante. Los trazados antiguos de carreteras, con muchas curvas cerradas y con subidas y bajadas pronunciadas, obligaba a aceleraciones y frenadas bruscas, lo que suponía un mayor consumo. En las nuevas carreteras esto ha cambiado radicalmente. Además, los nuevos tipos de asfalto de última generación, como los desarrollados por Cepsa en su gama de betunes Elaster, permiten una reducción del rozamiento sin renunciar al máximo agarre tanto en frenada como en capacidad de aceleración. También mejoran de manera notable el nivel de ruido provocado por la rodadura del neumático sobre el asfalto pero, sobre todo, mejoran la conservación del pavimento, lo que reduce de manera importante la necesidad de mantenimiento de las carreteras.

Los nuevos betunes Elaster de Cepsa son más resistentes, adherentes y elásticos, capaces de mantener las carreteras en perfecto estado durante más tiempo. Por ello, se ha utilizado en el asfaltado de la Terminal T4 del aeropuerto de Madrid-Barajas y también en el reasfaltado de la AP6 y del túnel del Guadarrama.

Cómo hacer un viaje con menos consumo

Antes de iniciar el viaje debemos hacer una revisión de los principales órganos del vehículo, la suspensión, la dirección, los frenos y el estado del motor. Además, es necesario comprobar el estado del aceite del mismo. En general, muchos de los lubricantes que se comercializan en la actualidad en España son adecuados para nuestros vehículos; elegir uno otro depende de si queremos alargar el periodo de cambio y la vida de nuestro motor. Para ello, es recomendable elegir un lubricante sintético, que también ayudará a reducir el consumo. Cepsa recomienda su gama de lubricantes sintéticos Xtar, capaces de mejorar el funcionamiento del motor, lo que ayuda a reducir el consumo y los gastos de mantenimiento.

También deberemos revisar el estado de los neumáticos y la presión de inflado de los mismos, en función del número de personas que vayan a viajar en el coche. En este sentido en muchas estaciones de servicio, y en todas las de Cepsa, se dispone de unos equipos precisos y perfectamente revisados para hacer dicha comprobación, vital para la seguridad y para el ahorro del consumo.

Otro aspecto muy importante es la carga del vehículo. En este tipo de viajes largos es habitual tener que llevar muchas cosas. Estas deben ir todas en el interior del maletero, a ser posible bien sujetas y sin posibilidad de entrar en el habitáculo ante una frenada brusca. Las cosas más pesadas deben ir más abajo.

El empleo de un carburante de gama premium limpia el motor, la cámara de combustión y los inyectores, lo que permite optimizar su funcionamiento y, con ello, reducir el consumo. En este sentido, Cepsa ofrece sus carburantes Óptima, unos productos específicos disponibles en gasolina y gasóleo que contribuyen a la limpieza del motor y mejoran las prestaciones, reducen el consumo y minimizan las emisiones.

Para viajes largos, pero también en cualquier desplazamiento por carretera, es clave mantener una conducción tranquila, sin prisas. Los coches actuales suelen incluir en su equipamiento la posibilidad de ajustar diferentes modos de conducción. Si se quiere reducir el consumo sin riesgos, la mejor opción es activar el modo “Eco”. Con ello, el vehículo optimiza todos sus sistemas para reducir el gasto de carburante, lo que incluye un modo eco para el equipo de climatización con el que se consigue viajar de manera confortable pero sin derrochar energía.

Otro aspecto clave para el viaje por carretera es mantener un buen estado al volante durante todo el recorrido. Para ello, la DGT aconseja hacer una parada cada dos horas o 200 kilómetros, detener el vehículo, estirar las piernas y tomar un café o algún refresco. En este sentido, todas las estaciones de servicio de Cepsa cuentan con tiendas en las que los usuarios pueden encontrar todo lo necesario para esa parada, incluyendo un café con el que luchar contra el sueño.
Cepsa apuesta por seguir creciendo en el desarrollo de este tipo de servicios, que ya cuenta con más de 175 tiendas Carrefour Express, (con más de 1.500 referencias a precios de supermercado) y otras 700 tiendas de conveniencia DEPASO.

La apuesta de Cepsa también pasa por el uso de energías alternativas. Si en estos momentos la oferta se centra en gasolina y gasóleo, además de GLP, desde la compañía energética se fomenta la implantación y el desarrollo en un futuro cercano de nuevas energías como la electricidad o el uso del hidrógeno. Y es que desde Cepsa se persigue seguir siendo el referente principal de abastecimiento de energía a la sociedad.

Cepsa Gasolina