EN SEPTIEMBRE VERSIONES HIBRIDA Y 100% ELECTRICA

Al volante del Hyundai Ioniq, el órdago del coche eléctrico

A la venta desde 23.900 euros el híbrido, desde 34.500 euros la variante movida solo por electricidad y desde 2017 también habrá un híbrido enchufable con la misma carrocería

Hyundai iniciará su gran revolución eléctrica el próximo mes de septiembre cuando comience las entregas de las variantes híbrida y eléctrica de su nuevo modelo compacto de 4,47 metros y cinco plazas, el Ioniq. Y durante 2017 llegará la versión híbrida enchufable de este modelo que ofrecerá 50 kilómetros de autonomía en modo eléctrico.

La marca coreana se ha posicionado en el mundo del automóvil como uno de los grandes fabricantes a nivel mundial, con más de ocho millones de unidades vendidas en 2015 de sus marcas Hyundai y Kia, y un impulsor de nuevas tecnologías en el automóvil. La marca ya tiene a la venta en Europa su modelo movido por hidrógeno, el ix35 Fuel Cell, y despliega ahora una gran ofensiva por el coche eléctrico a nivel internacional.

Para ello ha desarrollado un coche completamente nuevo, el Ioniq, con una plataforma que se adapta a las tres formas de utilización de electricidad para mover un automóvil, el sistema híbrido que combina un motor de gasolina con otro eléctrico, el híbrido enchufable que añade una gran batería recargable en un enchufe que permite hasta 50 kilómetros de autonomía y el vehículo 100% eléctrico.

Interior del Ioniq eléctrico
Interior del Ioniq eléctrico

El Ioniq representa el futuro del automóvil, porque aunque los gobiernos aún no apoyan mucho el uso de la electricidad en el automóvil, es la única forma de reducir drásticamente la contaminación ambiental. Por ello, desde septiembre Hyundai ofrecerá en los mercados europeos este coche que es una muy buena alternativa al modelo compacto convencional.

Comencemos con el Ioniq eléctrico. Es un vehículo que incorpora una batería de polímero de iones de litio de 28 kWh, lo que le permite una autonomía estimada en 280 kilómetros, aunque de momento la marca no tiene un valor homologado. Y su consumo es de 11 kWh a los 100 kilómetros. El Ioniq eléctrico está movido por un motor de 120 caballos con un  par motor de 295 Nm que está disponible desde el momento de la arrancada.

El coche se mueve con una gran agilidad, como pudimos comprobar en nuestra primera toma de contacto en Amsterdam con los nuevos modelos de Hyundai, una capital volcada con el concepto del coche eléctrico. El Ioniq, gracias a su potente motor y a su ligereza (menos de 1.500 kilos incluyendo las baterías) se mueve con una gran agilidad en el tráfico urbano y también por carretera donde acelera con mucha decisión. Eso sí, su velocidad máxima es de 165 km/h, una cifra más que suficiente para un concepto de coche como este.

El conductor tiene los mandos de gestión de la marcha en el lugar en el que normalmente llevaría la palanca de cambios. Allí encontramos cuatro botones con los que gestionar la marcha hacia adelante, hacia atrás, el punto muerto o el parking. Y tiene también disponible mucha información de todo lo que ocurre en el coche, del consumo de electricidad, del estado de carga de las baterías y de puntos en los que poder recargar. Incluso tiene información del tiempo de recarga necesario para poder seguir viaje.

Para recarga normal o rápida
Para recarga normal o rápida

En este sentido, la autonomía y el tiempo de recarga es un aspecto clave en este modelo y los técnicos de Hyundai han hecho un gran trabajo. Su autonomía estimada es de 280 kilómetros. Cuando nos subimos en el vehículo por primera vez marcaba 235 kilómetros en el marcador. Y después de hacer 55 kilómetros sin tener un especial cuidado por acelerar poco aunque, eso sí, cumpliendo las normas de tráfico, todavía quedaban 183 kilómetros disponibles.

Lo que si puede hacer el conductor es actuar sobre la recuperación de energía. En el volante encontramos unas levas a izquierda y derecha, pero no son para el cambio de marcha, puesto que en un coche eléctrico no hay marchas. Lo que hacemos con estas levas es elegir el nivel de recuperación. Si circulamos en el nivel cero, el coche no tiene ninguna retención, circula por inercia, no recupera energía pero tarda mucho en detenerse cuando levantamos el pie del acelerador. Si ponemos el nivel 1 se detiene un poco, con el 2 se retiene más y en el 3 se queda parado enseguida, pero a cambio produce más electricidad para recargar la batería.  

El otro aspecto clave es la recarga. Este coche se puede recargar en un enchufe normal o en uno de alta intensidad. En el enchufe normal el tiempo de recarga es de unas 4 horas y media aproximadamente. En uno de alta intensidad con 50 kW es de 30 minutos, mientras que si el punto de recarga es de 100 kW solo tarda 23 minutos. Estos tiempos sí hacen que el Ioniq sea una alternativa real a un coche de gasolina o gasóleo. Solo hace falta tener una infraestructura de enchufes de alta capacidad.

Este Ioniq eléctrico es un coche muy fácil de conducir, permite una conducción muy relajada, silenciosa  y tranquila. Solo requiere acelerar y frenar y el coche obedece con mucha rapidez. Si el uso que le va dar a su coche tiene suficiente con una autonomía de unos 230 kilómetros (280 según la estimación de la marca), es un coche perfecto, con un precio que parte de los 34.500 euros. El coste para hacer esos 200 km está en torno a los 4 euros, dependiendo de la tarifa eléctrica contratada. Pero tiene los problemas de autonomía de un coche 100% eléctrico, que todavía son muchos en países como España. En Noruega o en Holanda las cosas son muy diferentes en este sentido.      

Flujo de energía en el híbrido
Flujo de energía en el híbrido

La otra alternativa que Hyundai lanza al mercado basada en el Ioniq es la del híbrido. En este caso es un vehículo con un motor de gasolina de 1.6 litros con 105 caballos que está asociado a un motor eléctrico de 43,5 caballos movido por una batería de polímero de iones de litio de 1,56 kWh. La potencia combinada máxima utilizable es de 141 caballos. En este caso se consigue una velocidad superior a la del eléctrico, de 185 km/h, pero el dato más importante es que su consumo homologado es de 3,4 litros.

Este vehículo tiene, frente a otros modelos similares de la competencia dos novedades importantes. La primera de todas ellas es su caja de cambios de doble embrague con seis marchas, que ofrece un funcionamiento muy superior al de sus rivales. Gracias a ella desaparecen los clásicos acelerones necesarios para aumentar la velocidad en el caso de vehículos equipados con un cambio CVT, como es el caso del Toyota Prius.

El Ioniq, como pudimos comprobar en esta primera toma de contacto, tiene un funcionamiento muy obediente a su conductor. El cambio funciona como cualquier otro de doble embrague, gestiona con precisión las marchas y ante la más mínima solicitación sobre el acelerador, el coche reduce una o dos marchas. Con ello se optimiza el consumo y también la agilidad de marcha, pero sobre todo el confort en la conducción es mucho mayor.

El otro aspecto diferente al resto de los híbridos, es que este modelo no tiene ningún modo de elegir entre una conducción más deportiva o más ecológica. Tan solo la palanca de cambios que permite funcionar en el modo normal, en busca de un consumo más ajustado, o un modo Sport con el que los cambios se realizan más arriba de vueltas para mejorar la capacidad de aceleración a costa de salir perdiendo en consumo. La ausencia de un selector de modos de conducción lo que permite es una conducción mucho más sencilla.

Maletero del Ioniq Hybrid
Maletero del Ioniq Hybrid

El motor eléctrico del Ioniq híbrido le permite circular según la marca hasta los 120 km/h en modo solo eléctrico. Pero para ello hay que acelerar con suavidad y buscar unas condiciones óptimas. Nosotros en nuestra prueba no logramos superar los 90 km/h, aunque es un dato muy bueno frente a su competencia.

A estos dos modelos, cuyas entregas comienzan en septiembre, se sumará a principios de año el que creo que resulta el más interesante para un usuario normal, el híbrido enchufable. En este caso la autonomía estimada será de 50 kilómetros en modo solo eléctrico. Para ello cuenta con el mismo motor de gasolina de 1,6 litros con 105 caballos pero el eléctrico es más potente para poder mover con agilidad a este modelo coreano en modo solo eléctrico durante más tiempo. En concreto es un propulsor de 61 caballos, que estará movido por una batería de 8,9 kWh. Y con ello su potencia combinada se situará en torno a los 155 caballos.

Lo más interesante es que este modelo enchufable también incorpora el mismo cambio de marchas de doble embrague, lo que le hará un coche muy diferente a lo que hay hasta el momento en el mercado. Este modelo también debería integrar algún modo de selección en la manera de conducir, por ejemplo para poder recargar la batería con el motor de gasolina antes de llegar a una ciudad (el e-charge) o mantener la carga de la batería y usar solo el modo gasolina (e-save).   

Ya se pueden hacer pedidos pero las primeras entregas a clientes serán en septiembre. Estos son los precios recomendados para la gama Ioniq en España, que se ofrecerán con tres niveles de acabado, el Klass de acceso, una variante intermedia denominada Tecno y por encima el Style. Además, en el caso de la variante híbrida se ofrece una opción de navegador y el equipo de sonido Infinity que cuesta 850 euros.   

Hyundai Ioniq Hybrid Klass, 23.900 euros

Hyundai Ioniq Hybrid Tecno, 26.900 euros

Hyundai Ioniq Hybrid Style, 29.900 euros

Hyundai Ioniq Electric Klass, 34.500 euros

Hyundai Ioniq Electric Tecno, 37.000 euros

Hyundai Ioniq Electric Style,  39.500 euros.

Motor

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios