CINCO MILLONES DE UNIDADES EN 20 AÑOS DE VIDA

Nuevo Renault Scenic, el futuro del monovolumen: ser más alto, largo y ancho

El concepto ha evolucionado mucho en estos años, con versiones de 5 o 7 plazas y carrocería alargada o con una variante todocamino, el RX4

Foto:

Renault lanzará al mercado a finales de verano el nuevo Scenic, el monovolumen compacto, que también se ofrecerá un poco más tarde en un variante de 7 plazas con el Grand Scenic. Un coche completamente nuevo, más largo, más ancho y también más alto, con una mayor altura libre al suelo y con un estilo mucho más moderno. Es la cuarta generación de un modelo importante, del que la marca ha vendido en los últimos 20 años más de cinco millones de unidades.

Renault inventó hace ya muchos años, allá por el año 1985, el primer vehículo que aportaba una nueva forma de entender el automóvil, la del monovolumen grande. Era el Espace, un modelo desarrollado casi al mismo tiempo que el Chrysler Voyager en Estados Unidos. Luego fue el Twingo, un monovolumen urbano y más tarde el Scenic, el monovolumen compacto en el año 1996, que ahora se renueva totalmente tras veinte años de éxitos comerciales.

El concepto del primer Espace, como el del Scenic, era el de aportar al vehículo facilidad de uso gracias a un mayor espacio interior, a unos asientos ajustables y adaptables a cada situación, y un sinfín de sitios donde poder dejar cosas. Era el coche de la máxima utilidad para el día a día, en el que todo estaba pensado.

Primer Scenic
Primer Scenic

En el pasado Salón de Ginebra la marca francesa, gran especialista en el campo de los vehículos monovolumen, mostraba su nueva generación del Scenic, el monovolumen compacto del que ahora casi todos los fabricantes tienen su modelo en el mercado. Cuando todos estos fabricantes han seguido de una u otra forma el estilo y la manera de hacer de Renault, la marca del rombo ha desarrollado ahora una evolución del concepto mucho más moderna. Es el nuevo Scenic, que llegará al mercado después del verano, y que curiosamente se parece bastante al primer concepto del Scenic presentado en 1991.

El nuevo Scenic representa la continuidad de un modelo que ha tenido un gran éxito comercial y que en esta cuarta generación aporta un estilo muy futurista. Y entre sus innovaciones, destacar el parabrisas tríptico, a imagen del nuevo Espace, que ofrece una visión panorámica y mejora la visibilidad lateral. O también su mayor altura libre al suelo, superior a la de muchos vehículos todocamino. Este es un aspecto importante en un vehículo de enfoque muy familiar.

Estéticamente, el nuevo Scenic toma algunos detalles del Captur, el todocamino pequeño, en su diseño y también es más alto que su antecesor.  El voladizo trasero se ha reducido y las ruedas se han llevado a las cuatro esquinas, con unas vías más anchas tanto en la parte delantera como en la trasera. Estas nuevas proporciones aseguran un espacio interior aún más grande y versátil. La silueta exhibe un aire más dinámico. También destaca por su innovadora firma luminosa.

Otro cambio destacable, que marca un futuro diferente para el sector del automóvil, es su equipo de ruedas. Lo normal sería que el nuevoScenic, en función de su motorización, llevara llantas de 16 o 17 pulgadas. Pero no, la monta que emplea el coche es sobre llanta de 20 pulgadas y con una medida bastante extraña, que al menos de momento solo puede ofrecer Michelin. Es un neumático de 20 pulgadas, con bastante perfil pero también estrecho, algo no visto hasta ahora.

Interior del primer Scenic
Interior del primer Scenic

Los fabricantes de automóviles, pero sobre todo Renault, trabaja ya en un nuevo tipo de neumático, más eficiente pero igual de estable, seguro y confortable. De momento no lo he podido probar, pero si he hablado con varios ingenieros de Michelin y de Renault y todos me comentan que pronto muchos coches llevarán este nuevo neumático.

El Renault Scenic representa una saga de éxitos. Ha sido, desde el año 1996, cuando se puso a la venta, el verdadero protagonista del segmento monovolumen compacto, en España y en toda Europa. La historia del coche comenzó cinco años antes, en 1991, con el desarrollo de un concept car llamado Scenic, de formas muy futuristas.

1996-2003, una invitación al viaje

La primera generación del Scenic llegó al mercado en el año 1996, tras un avance del concepto de coche que Renault quería lanzar en el año 1991 con el concept Scenic. Cuando llegó al mercado el Scenic, ya tenía dos antecesores en su gama con el concepto de monovolumen, el Espace, más grande, y el Twingo, un coche de uso urbano. La denominación Scenic proviene de Safety Concept Embodied in a New Innovative Car que puede traducirse como concepto de seguridad intrínseca en un nuevo e innovador vehículo. Estéticamente, el modelo se adaptó al gusto de la época, con unas formas redondeadas y suaves.

Una de las principales novedades que trajo el Scenic al mercado fue su fila de asientos trasera formada por tres asientos iguales e independientes entre sí, lo que permitía aumentar su modularidad, y adaptar el habitáculo a las necesidades de cada momento. Los asientos traseros contaban con una bandeja, al estilo de los aviones, para que los niños pudieran apoyarse y dibujar, por ejemplo. La sensación de libertad era la clave en un vehículo que fue, desde su creación, una invitación al viaje. Para reforzar aún más este sentimiento, el coche ofrecía un doble techo de cristal. Y también los asientos elevados permitían una mejor visibilidad.

2003-2009: Un líder indiscutible

La segunda generación del Scenic, con una carrocería más grande y de líneas cuadradas, llegaba al mercado en el año 2003. Entonces ya había una fuerte competencia en este segmento del mercado que creó el Scenic, sobre todo con el Opel Zafira, de siete plazas, y con el Citroën Picasso. Pese a la mayor competencia, el nuevo Scenic continuó manteniendo su liderazgo en el mundo de los monovolúmenes compactos.

La segunda generación
La segunda generación

Este segundo Scenic retoma las líneas del nuevo Megane, con formas más rectas, pero manteniendo invariantes las aptitudes de su interior, de modularidad y de espacio interior, incluyendo numerosos huecos portaobjetos muy astutos.  En esta segunda generación llegó una nueva carrocería más larga, la del Grand Scenic, lo que dio lugar a tres variantes de vida propia, el Scenic de 5 plazas, el Grand Scenic con 5 plazas y un gran maletero o el Grand Scenic de 7 plazas, respectivamente con 4,30 o 4,50 metros de longitud.

Lo más destacado de este modelo, la nueva guantera central corrediza, el espejo interior para poder controlar a los hijos en la parte trasera o el asiento delantero del acompañante abatible para poder llevar objetos más largos. Y también el control de presión de los neumáticos, el freno de parking automático o el sistema de regulador/limitador de velocidad. En 2003 el Scenic logró, por primera vez en el segmento monovolumen compacto, la puntuación de 5 estrellas en las pruebas de EuroNCAP.

2009-2016, La mejor vida a bordo

En 2009 veía la luz la tercera generación del Scenic, tras 13 años en el mercado. Un coche con el que la marca del rombo ponía énfasis en el confort de vida a bordo del vehículo para todos sus ocupantes. Se mantienen las dos carrocerías, corta y larga, pero en este caso ya aportan un estilo diferenciado entre ambas variantes.  Y ello proporciona a cada una de ellas una mayor personalidad y permite un carácter más dinámico de la carrocería.  

Aspectos destacados son su mayor espacio para las piernas, tanto en los ocupantes de la segunda fila como en la tercera en el caso de la variante Grand Scenic.  Y también ofrecen la mayor cantidad de huecos portaobjetos en todo el habitáculo del mercado, con un total de 93 litros de capacidad.

Grand Scenic 3ª generación
Grand Scenic 3ª generación

Además, la tercera generación del Scenic ofrecía la máxima seguridad activa y pasiva, manteniendo las cinco estrellas de EuroNCAP y ofreciendo al mismo tiempo un buen agrado de conducción, con un tacto muy similar al de un turismo convencional pese a su mayor altura de carrocería. Y también incluía una gran consola central que reagrupa a los distintos comandos, así como una zona multimedia que permite acceder de manera fácil a las últimas tecnologías, incluyendo las ayudas al parking.  

2011, el R-Space marca el futuro

En el año 2011 la marca desvela en el Salón de Ginebra un concept de aspecto futurista, el R-Space, que encarna hacia dónde debe evolucionar el vehículo monovolumen compacto que es el Scenic. Un vehículo diseñado al estilo de una familia moderna, en busca de un vehículo bonito y práctico, con un interior grande y acogedor. En cuanto a su mecánica, los ingenieros de Renault ya hablaban de un propulsor de gasolina de tres cilindros con 110 caballos, asociado con un cambio de doble embrague. Y el nuevo Scenic, la cuarta generación, que llegará al mercado este verano es, ni más ni menos, que el concept R-Space llevado a la producción en serie.

 

Motor

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios