Tesla Model X, primer todocamino eléctrico
  1. Motor
ELON MUSK ENTREGA LAS PRIMERAS SEIS UNIDADES

Tesla Model X, primer todocamino eléctrico

Ofrece 7 plazas, una autonomía que supera los 400 kilómetros y 520 o 770 caballos, según la versión. En este vehículo lo más innovador es su sistema de apertura de las puertas

Tesla, la compañía que dirige Elon Musk dedicada a la producción de revolucionarios vehículos 100% eléctricos, vuelve a situarse en el centro de la actualidad al hacer las entregas a los seis primeros clientes del nuevo modelo de la marca, el Model X, con el que se ha creado una gran expectación por ser el primer todocamino eléctrico..

Y no es para menos, porque este segundo modelo de la marca californiana viene a sumarse al espectacular Model S y ofrece una versión todocamino de un aspecto muy llamativo y movido sólo por electricidad. En este vehículo lo más innovador es su sistema de apertura de las puertas, con las delanteras normales, pero con las traseras que se abren en forma de ala de gaviota.

Con ello se asegura un fácil acceso a la zona trasera del vehículo que puede contar con hasta siete plazas, con dos delante, otras tres plazas en la segunda fila y una tercera fila con otras dos plazas que se pueden plegar bajo el suelo del maletero. Para demostrar las posibilidades que ofrece este sistema, Musk al hacer la presentación posicionó el nuevo modelo muy pegado a otros dos y demostró que se puede entrar y salir a dicha zona trasera sin problemas.

Pero junto a esta peculiaridad de las puertas, lo que hace diferente a este modelo es su autonomía y, sobre todo, sus prestaciones. No es el nuevo Model X, como tampoco lo es el Model S, un vehículo tranquilo que busque el máximo de autonomía, lo más normal en un coche eléctrico.

Lo que permite la tecnología exclusiva de Tesla es combinar la máxima autonomía con unas prestaciones realmente increíbles. Y es que dependiendo de la versión elegida del Model X podemos hablar de 4,8 segundos para hacer el 0 a 100 km/h o de 3,8 segundos en el caso del más potente.

Vamos, que pese a su tamaño y el peso de sus baterías, es un modelo que puede acelerar como un buen Ferrari, pero ofreciendo al mismo tiempo una autonomía de más de 400 kilómetros. Y todo gracias a un esquema de baterías de ion-litio con una capacidad de 90 kWh. Estas van situadas en toda la parte inferior del vehículo entre las ruedas. Y también a su propia tecnología de gestión de la energía.

En cuanto a sus variantes, hay dos opciones del Model X. Por un lado el 90D, que es el básico, e incorpora dos motores uno en el eje delantero y otro en el trasero para asegurar la tracción total. Los dos motores son iguales, de 260 caballos cada uno. Gracias a este equipo motriz, su capacidad de aceleración es de 4,8 segundos y su velocidad máxima es de 250 km/h y está autolimitada. En este caso, la autonomía es de 415 kilómetros.

La otra variante disponible es la P90D, en cuyo caso lleva el mismo motor delantero de 260 caballos, pero el trasero ve su potencia incrementada hasta los 510 caballos. Con ello, su capacidad de aceleración pasa a ser de 3,8 segundos, que se puede reducir hasta los 3,2 segundos con un pack opcional de 10.000 dólares, para cubrir el 0 a 100 km/h. En este caso la autonomía se queda en 400 kilómetros.

Estas cifras son las que hacen diferente a Tesla. Con la tecnología actual ningún fabricante de vehículos eléctricos ofrece más de 250 kilómetros de autonomía, y eso en coches con motores poco potentes y para un uso eminentemente urbano. En este caso, tanto el nuevo Model X como el ya más conocido Model S ofrecen prestaciones como las de un deportivo y consumos, o autonomía en este caso, que duplica la de sus rivales. Por eso Tesla vale lo que vale.

Tesla Motors Elon Musk Coche eléctrico
El redactor recomienda