A LA VENTA EN OCTUBRE DESDE 94.500 EUROS

Al volante del nuevo BMW Serie 7, un compendio de lujo y tecnología

A las versiones iniciales, 730d de 265 CV y 750i de 450 CV se sumará pronto un híbrido enchufable

BMW pondrá a la venta el próximo mes de octubre la sexta generación de su buque insignia, el Serie 7, un modelo que ofrece el máximo lujo y confort, al que se añade la tecnología más avanzada que acerca la conducción autónoma al coche de serie. Hemos podido conducir por carreteras portuguesas este nuevo modelo que estará a la venta entre 94.650 y 137.900 euros.

Con la llegada del nuevo Serie 7, en principio solo en sus variantes  730d y 750i, la marca alemana pone la guinda a una gama muy completa que ofrece modelos eléctricos e híbridos enchufables, todocaminos, compactos, berlinas y familiares, además de las versiones M de altas prestaciones. Todos ellos marcados por el máximo dinamismo, característico de todos los modelos de BMW.

El nuevo modelo representa un coche completamente nuevo en el que el lujo y la tecnología han ido juntos para desarrollar uno de los coches más avanzados del momento. Pese a tener un mayor equipamiento, el peso se ha reducido en más 130 kilos de media, lo que unido a la mejora de su aerodinámica y la optimización de sus motores permite una reducción del consumo de carburante.

El aspecto más importante del nuevo BMW Serie 7 es el que se refiere a la tecnología, y es que este modelo supone una nueva referencia en el segmento y una buena respuesta a la Clase S de Mercedes. Su tecnología va por el lado de la seguridad, con la incorporación de nuevos avances que acercan la conducción autónoma, pero también en lo que se refiere al confort de sus ocupantes. Y también en la forma de manejar los diferentes sistemas del vehículo.

Exteriormente, las principales diferencias con respecto a su antecesor las encontramos en el frontal en el que se incluyen los clásicos “riñones de BMW” pero que en este caso son muy grandes. Y junto a ellos los faros de laser, una importante novedad en el segmento, que permiten duplicar el alcance de iluminación sin molestar a otros usuarios de la carretera. En una vista lateral del vehículo, lo que sorprende es la barra metálica en la parte inferior, que le aporta una mayor personalidad.  

En su interior todo está al máximo nivel para asegurar el mejor confort de sus ocupantes. El conductor, cuando se sienta al volante, tiene dos grandes pantallas, una en la consola central y otra en el propio cuadro de instrumentos e integradas ambas en un nuevo salpicadero. El volante también es nuevo, lo mismo que los aireadores.

La pantalla de la consola central se maneja mediante un mando entre los asientos, pero como novedad es táctil y permite ampliar alguna zona por ejemplo en los planos del navegador sin necesidad de gestionar esta ampliación de la imagen con botones. Tan solo hay que poner dos dedos en la pantalla y separarlos, como se hace con un smartphone o tablet. Y también se puede manejar por voz, lo que hace que su uso sea muy seguro.

La otra pantalla es la del propio cuadro de instrumentos. En principio cuenta con dos relojes lo que le proporciona un aspecto similar al de un coche normal, pero este aspecto se puede modificar, se puede hacer que las indicaciones del navegador aparezcan en el reloj de la derecha, etcétera.

Una novedad importante es la posibilidad de manejar mediante gestos algunos sistemas del vehículo, como la radio o el teléfono. Para ello, el conductor o su acompañante deberán posicionar el codo en el reposabrazos central y a partir de ahí de manera muy intuitiva solo hay que mover el dedo en el sentido de las agujas del reloj o en el contrario para subir o bajar el volumen. Si queremos cambiar de emisora haremos lo mismo pero señalando con dos dedos hacia adelante. E igualmente se puede coger o denegar una llamada entrante. No es que sea necesario llevar el codo apoyado, pero es una muy buena manera de apuntar exactamente hacia donde está la cámara que “verá” nuestros gestos.

Otro detalle de confort destacable es una opción denominada Executive Lounge. Con ella, el asiento trasero de la derecha se puede convertir en un asiento de “Business” con solo tocar una tecla. Entonces el respaldo se inclina y el asiento delantero se mueve hacia delante hasta el máximo bajando también un reposapiés. Con ello, el ocupante de esa plaza puede viajar de la manera más cómoda.

Durante nuestra toma de contacto con el vehículo, realizada en las proximidades de Estoril, pudimos comprobar las bondades de hacer algún desplazamiento por la ciudad en esta posición. Aunque se puede usar también en carretera, no me pareció tan agradable viajar así por carretera con curvas.

Lo que si les puedo asegurar es que el sistema de gestos para manejar algunos sistemas del vehículo es perfecto una vez que uno se acostumbra a hacerlos en la zona en la que la cámara los puede detectar. Subir el volumen de la radio de esta forma es mucho más fácil que hacerlo de cualquier otra forma posible.

También en su aspecto de la conducción el nuevo Serie 7 aporta muchas novedades interesantes. Por un lado todos los sistemas que permiten la conducción autónoma, o casi. Y es que gracias al control de crucero adaptativo, que reduce la velocidad cuando aparece un obstáculo y que puede llegar a pararse, y al sistema de mantenimiento del carril, el vehículo puede circular en modo casi autónomo por una carretera o autopista. La única limitación, de momento y solo por temas legales, es que su conductor no quite las manos del volante más de 10 segundos o de lo contrario el sistema se desactiva.

Este sistema pudimos probarlo mientras circulábamos por una autopista en las proximidades de Lisboa rodando a 120 km/h. No había nada de tráfico, pero el vehículo seguía por su carril, tomaba las curvas por sí solo y no se desviaba cuando llegaba una bifurcación. Eso sí, había que ir con las manos en el volante o al menos pendiente de ponerlas cada pocos segundos. Según nos explicó un responsable de BMW el sistema funciona hasta los 210 km/h.

El nuevo Serie 7 ofrece cuatro modos de conducción. A los tres ya conocidos y habituales en la gama de BMW de Ecopro, Comfort o Sport, añade un cuarto modo que es el “adaptive”. En esta posición, y gracias  a las cámaras y los sensores frontales, el vehículo determina qué es lo que nos vamos a encontrar en la carretera, el estado del firme, los baches, las curvas y demás. Y en base a toda esta información y dependiendo del modo de conducción demostrado por el conductor, entonces el sistema adapta las suspensiones para buscar el mejor compromiso entre confort y estabilidad. Y da más prioridad a uno u otro en función de los hábitos de su conductor.

Otro detalle muy rompedor es el del llave. El nuevo BMW tiene una llave que parece más un smartphone que una llave, por tamaño y por aspecto. Esta gran llave es la forma que tiene el conductor para relacionarse con su coche. Con este sistema se puede dar la orden de abrir o cerrar las puertas, de activar la calefacción o ventilación o conocer la autonomía del vehículo en todo momento y a distancia.

Incluso se puede sacar el coche de manera autónoma de un aparcamiento o meterlo una vez que el conductor se ha bajado del coche. Esta, que es una operación posible con este coche, no la pude probar durante la toma de contacto.

De momento, la gama de esta nueva referencia en el segmento de las berlinas dispone de pocas opciones. En cuanto a motorización solo dos alternativas, el 730d de gasóleo con 265 caballos y el 750i de 450 caballos. La variante diesel puede contar con tracción trasera y opcionalmente con la tracción a las cuatro ruedas xDrive, mientras que el de gasolina solo se ofrece con la tracción 4x4.

Hay dos longitudes de carrocería disponibles, la corta que mide 5,10 metros y la larga que crece hasta los 5,24 metros.  Este crecimiento conlleva el mismo incremento en la distancia entre ejes por lo que esa ganancia de espacio se aplica solo en las plazas traseras. En cuanto a su maletero, tiene una capacidad de 525 litros.

Por lo que se refiere a la distribución del habitáculo, también se ofrecen dos versiones diferentes. Por un lado hay una opción con el asiento trasero corrido y cinco plazas que cuenta con un gran reposabrazos que se baja y que ofrece más versatilidad de uso. La otra opción es la que cuenta con dos asientos independientes y una gran consola central fija, que resulta mucho más confortable, pero que no permite viajar a cinco personas en el interior.

Después de hacer más de 200 kilómetros con el coche por carreteras viradas de Portugal lo que más me ha sorprendido ha sido su gran dinamismo. Si no miramos por el retrovisor y vemos lo que llevamos detrás, parece que estamos conduciendo un modelo compacto. Se mueve con mucha agilidad por sus potentes motores, tanto el diesel como el gasolina, asociado con una caja de ocho marchas muy efectiva. Pero sobre todo porque sus suspensiones le llevan muy pegado al suelo y su dirección proporciona una precisión de guiado que, como les decía, da la sensación de que estamos conduciendo un buen GTI y no una berlina de más de cinco metros y de casi dos toneladas de peso.

Esta sexta generación del Serie 7 se posiciona como el mejor heredero de un vehículo que se lanzó al mercado por primera vez en el año 1977 y que siempre ha representado la mejor combinación entre lujo y dinamismo. Y una buena alternativa al Mercedes Clase S, hasta ahora la referencia entre las berlinas de lujo.

Estos son los precios recomendados para el nuevo BMW Serie 7 cuyas entregas comenzarán a lo largo del mes de octubre. A estas versiones se añadirá, a mediados del próximo año, una variante híbrida enchufable que contará con un grupo motriz de 326 caballos.

BMW 730d, 265 caballos, 94.650 euros  

BMW 730 Ld, 265 caballos, 98.650 euros

BMW 730d xDrive, 265 caballos, 99.050 euros

BMW 730 Ld xDrive, 265 caballos, 103.050 euros

BMW 750i xDrive, 450 caballos, 133.900 euros

BMW 750 Li xDrive, 450 caballos, 137.900 euros.
Motor
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios