Personalidades al volante, ¿cuál es la tuya?
  1. Motor
SEGÚN UN ESTUDIO DE LA LONDON SCHOOL

Personalidades al volante, ¿cuál es la tuya?

El sabelotodo, el competitivo, el justiciero o el evasivo son los más frecuentes

Foto:

Muchos conductores pasan, a diario, muchas horas detrás del volante. Por ello, la London School of Economics and Political Science (LSE) en colaboración con el fabricante de neumáticos Goodyear ha realizado un estudio sobre los comportamientos de los conductores.

En el curso de la investigación sobre seguridad vial que están llevando a cabo Goodyear y la LSE desde el punto de vista de la psicología social, se han identificado los principales patrones de comportamiento que en general seguimos cuando nos sentamos frente al volante al interactuar con otros conductores en el tráfico.

Con este estudio se ha podido demostrar que nuestra respuesta está condicionada por la forma en la que gestionamos nuestros propios sentimientos. Pero también por nuestra incertidumbre hacia cómo van a actuar los demás conductores. Con la ayuda de grupos de debate y entrevistas en profundidad con conductores de diferentes países europeos, los investigadores han identificado siete tipos de personalidades que se manifiestan de forma habitual en los conductores.

El Profesor: necesita asegurarse de que los demás conductores saben en qué se han equivocado y espera que se reconozcan sus esfuerzos por enseñar a los demás.

El Sabelotodo: piensa que está rodeado/a por perfectos incompetentes y se contenta con gritar con condescendencia a los demás conductores desde la protección que le brinda estar dentro de su propio coche.

El Competitivo: necesita ir por delante de todos y se enfada si alguien se interpone en su camino. Es probable que acelere si intentan adelantarle o que cierre el paso para que nadie se le ponga por delante.

El Justiciero: le gusta castigar a los demás conductores cuando cree que han hecho algo mal. Es el más beligerante y puede acabar por salir del coche o interpelar directamente a otros conductores.

El Filósofo: acepta las faltas de los demás de buen grado e intenta darles una explicación racional. Es capaz de controlar sus sentimientos mientras está conduciendo.

El Evasivo: trata a los conductores que cometen infracciones de forma impersonal, los considera simplemente como un peligro al volante.

El Fugitivo: escucha música o habla por teléfono para aislarse. Los fugitivos se entretienen con las relaciones sociales que han escogido para no tener que relacionarse con los demás conductores. Se trata también de una estrategia para no sentirse frustrados desde el primer momento.

“La mayor parte del tiempo podemos sentarnos cómodamente en el coche y disfrutar del viaje, pero en cualquier momento podemos vernos obligados a interactuar con otros conductores. Esto convierte a la carretera en un entorno social complicado e incierto. Aunque nosotros solemos preocuparnos de cómo conducen los demás, este estudio sugiere que su forma de actuar también depende de lo que nosotros hagamos. Somos nosotros los que creamos esas personalidades que nos disgustan”, señala el Dr. Chris Tennant, psicólogo social a cargo del proyecto de investigación en la LSE.

“Desde una perspectiva psicológica, los diferentes tipos de personalidades constituyen diferentes válvulas de escape que los conductores emplean para lidiar con sus emociones y sentimientos de frustración. Nadie encaja constantemente en un tipo u otro. En función del momento y de la interacción que se esté produciendo, casi todos nosotros podremos reconocernos en varios de estos perfiles”, añade el Dr. Tennant.