RECOMENDACIONES PARA HACER MÁS SEGURO EL VIAJE

Los peligros de conducir con un calor extremo

Cuidado, sentarse deshidratado al volante equivale a conducir bajo los efectos del alcohol

Foto: Los peligros de conducir con un calor extremo
Los peligros de conducir con un calor extremo

Con la llegada de las olas de calor –cuya primera del año ya se ha hecho notar– también hacen aparición otros elementos relacionados con ellas. Entre otros ámbitos que se ven afectados se encuentra el manejo de los vehículos, ya que la conducción bajo unas condiciones de calor extremo es más peligrosa que con una temperatura normal. Por eso se deben tomar más precauciones tanto por parte del conductor y el resto de ocupantes del vehículo como también para el propio coche que puede sufrir más averías en esta época. De cara a Operación Salida de Verano , revise su coche antes de salir, hidrátese bien y descanse siempre que lo necesite, pero como mínimo cada dos horas. La prevención es clave para la seguridad.

[Golpes de calor: cuáles son los síntomas y qué hay que hacer para evitarlos]

Los meses de verano siempre están ligados a altas temperaturas, pero este año está siendo especialmente caluroso. La NASA acaba de hacer público un informe en el que señala que el pasado mes de junio ha sido el más caluroso de la historia, desde que se tienen cifras oficiales. Las sucesivas olas de calor, que se van continuando en España desde hace ya dos meses, hacen que se deban extremar los cuidados si se va a hacer un largo viaje de vacaciones.

El conductor debe poner en marcha una serie de medidas para asegurar su bienestar al volante, imprescindible para hacer un viaje en las mejores condiciones. La temperatura ideal para conducir se sitúa entre los 19 y los 24ºC y hacerlo a temperaturas más altas puede provocar fatiga, somnolencia o aumento del tiempo de reacción ante una situación apurada.

[Lo que no debes hacer: falsos mitos para combatir el calor]

Si un conductor circula a 90 km/h con calor en el coche, ante una situación inesperada recorre 41 metros antes de tocar el freno, mientras que si el coche estuviera a la temperatura adecuada tan sólo recorrería 16 metros.

Desde la Fundación CEA se dan algunos consejos como el de ventilar bien el vehículo antes de salir si ha estado aparcado al sol, evitar las horas centrales del día, conducir con ropa adecuada, y no un bañador o unas chanclas, o llevar gafas de sol fácilmente accesibles. Beber líquidos es muy importante ya que un conductor deshidratado comete los mismos errores que una persona que tiene un nivel de alcohol en sangre de 0,8 g/l. Por ejemplo, salida involuntaria de carril, reducción del tiempo de reacción en frenadas, y salir, tocar o rebasar la línea del arcén.

Otros consejos interesantes son descansar cada 200 kilómetros de recorrido y realizar ejercicios de estiramiento de piernas y brazos. Aparcar en la sombra es otra buena idea, lo mismo que no dejar nunca a personas mayores, niños o animales en el coche. Y una última recomendación importante, realizar comidas ligeras y frescas que eviten que aparezca la somnolencia por una digestión pesada. Una buena ensalada puede ser una alternativa. 

[La fórmula para regular el aire acondicionado que pondrá fin a la guerra en la oficina]

 

Cuidados del vehículo

Los vehículos sufren también las inclemencias del tiempo por lo que es necesario revisar los neumáticos y los frenos además de comprobar, cuando las temperaturas son elevadas, aspectos como el líquido refrigerante o la batería y por supuesto el sistema de aire acondicionado. Otro aspecto muy importante es el radiador, que se debe revisar antes de salir de viaje porque de lo contrario podrá hacer que nuestro coche se quede tirado en mitad del viaje. Y la reparación puede ser muy cara. 

Aunque sin duda uno de los aspectos más importantes que se debe revisar es el estado de los neumáticos. Se deben revisar minuciosamente para evitar que tengan cortes o ampollas que pueden provocar un peligroso reventón. También el dibujo debe tener la suficiente profundidad para garantizar un buen agarre en cualquier circunstancia.  Y por supuesto, llevar la presión adecuada antes de salir de viaje es clave.

También hay unas premisas básicas y de obligado cumplimiento como es el llevar todos los ocupantes el cinturón de seguridad abrochado, cumplir con los límites de velocidad y no sentarnos al volante si hemos bebido una gota de alcohol. Si seguimos todos estos consejos, y sobre todo si circulamos permanentemente poniendo la máxima atención en la conducción, tendremos muchas oportunidades de llegar  a nuestro destino sanos y salvos. 

Motor
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios