50 KM EN MODO ELECTRICO Y 1.100 DE AUTONOMÍA

Volkswagen Passat GTE, la berlina electrificada del futuro

Combina un eficiente motor de gasolina con turbo de 155 caballos y uno eléctrico de 115 CV

Volkswagen sigue adelante con su apuesta por el coche híbrido enchufable y tras el Golf GTE que ya está a la venta, a principios del próximo año lanzará la segunda variante con esta tecnología, el Passat, disponible tanto con carrocería berlina como familiar. Para hacer esta primera toma de contacto la marca alemana ha elegido Amsterdam, una ciudad con una amplia infraestructura para los coches eléctricos.

La tecnología ya está ahí y el Passat GTE se podrá adquirir en Alemania y otros países europeos desde octubre, pero al mercado español llegará unos meses más tarde, consecuencia del retraso en infraestructuras y la falta de interés que el coche eléctrico y limpio está teniendo de momento en España.      

La tecnología hìbrida enchufable llega para quedarse durante bastante tiempo, ante la imposibilidad de que los vehículos 100% eléctricos permitan desplazamientos suficientemente largos y por el problema de que agotar la batería supone quedarse tirado en la calle o en la carretera. Esta tecnología PHEV, como se define a nivel internacional y para evitar una denominación tan larga, supone un primer paso hacia la imparable electrificación del automóvil.  Según los datos de Volkswagen, y en base al coste de la energía en territorio alemán, recorrer 100 kilómetros en modo solo eléctrico con el nuevo Volkswagen Passat GTE tiene un coste de 3,5 euros. Y eso teniendo en cuenta que la mayor parte de esos kilómetros se recorren en ciudad, el terreno ideal para un vehículo movido por electricidad.

¿Cuánto habría que pagar para poder recorrer 100 kilómetros en ciudad con un coche de gasolina o gasoil? Podemos hablar, con el vehículo menos consumidor, un urbano pequeño, de 5 litros en un coche de gasolina y de 4 litros en uno de gasóleo. Y esa cantidad multiplicada por el preciod el carburante supone en cualquier caso más del doble del coste de hacerlo con el Passat GTE. Y a cambio tendremos, además, un coche mucho más grande, más amplio y más rápido.

Pero sobre todo un coche con un valor añadido muy importante, como es el de no contaminar al menos durante su utilización en la ciudad, el no hacer ruido o hacer mucho menos que en un coche con motor térmico. El Passat GTE supone la consolidación de la tecnología PHEV en el grupo Volkswagen, el primer fabricante europeo de automóviles. Y también la demostración de que el grupo que dirige Martin Winterkorn va muy en serio con el coche eléctrico de cara a un futuro cada vez más cercano.

Este Passat GTE ofrece lo mejor de dos mundos, la suavidad, el silencio, la conducción relajada y la tranquilidad de un vehículo eléctrico en ciudad, pero al mismo tiempo lo combina con un funcionamiento muy alegre cuando el conductor quiere sacar todo lo que el coche lleva dentro. Su motor TSI de 1.4 litros proporciona al conjunto mecánico 155 caballos que se ven reforzados por los otros 115 caballos del propulsor eléctrico. Con ello, la potencia máxima combinada se sitúa en los 218 caballos.

Cuando el conductor selecciona el “e-mode” o simplemente al poner en marcha el coche, de manera automática el vehículo usa solo electricidad, siempre que haya carga en la batería y no se superen los 130 km/h. De lo contrario entrará en acción el motor de gasolina para apoyar al eléctrico y conseguir las prestaciones de un verdadero GTi.

Como la mayoría de los modelos híbridos enchufables, el Passat GTE ofrece cuatro modos diferentes de conducción. El “e-mode” como el uso solo eléctrico, el “hybrid auto” en el que el sistema decide en todo momento como combinar el motor eléctrico y el térmico, “battery hold” para conservar la carga de la batería y por último “battery charge” para recargar la batería al mismo tiempo que se conduce con el motor de gasolina.

La gran diferencia de los modelos de Volkswagen con el resto de los híbridos enchufables es que a todas estas funciones habituales añaden un quinto modo, el de máxima deportividad, que se selecciona al presionar el botón GTE, a la izquierda de la palanca de cambios. Entonces, el coche se convierte en un auténtico GTi. De ahí que en Volkswagen a los modelos con tecnología PHEV se les denomina GTE, porque se busca un paralelismo con la denominación de GTI. Con GTE se deja claro que es eléctrico, por la “e” en su última posición, pero sin renunciar a las prestaciones de un GTI de verdad.

La primera toma de contacto que hemos podido hacer con el nuevo Passat GTE, que estará a la venta desde el mes de enero próximo pero cuyas primeras unidades no llegarán hasta al menos mayo a España, la hicimos en Amsterdam.  Nos ha servido para demostrar claramente que, tanto en versión berlina como familiar, es una muy buena alternativa para un ciudadano medio que tiene la posibilidad de enchufar su coche en su casa, o en su oficina. En ese caso es una muy buena opción porque podrá hacer cada día hasta 50 kilómetros sin poner en marcha el motor de gasolina. Los que no tengan posibilidad de enchufarlo deberán abstenerse.

Pero cuáles son sus cualidades. Velocidad máxima de 225 km/h mientras que su capacidad de aceleración alcanza los 7,4 segundos. Y el mejor dato es que su consumo homologado, según las normas europeas para vehículos híbridos, es de 1,6 litros. Eso no significa que un usuario pueda hacer esos consumos de media cuando circula con el motor de gasolina. Lo que sí demuestra es que es uno de los coches más eficientes del mercado.

Si su conductor hace cada día 50 kilómetros, por ejemplo, y lo usa seis días por semana, las cuentas del Passat son que no gastará ni un euro de gasolina y que solo tendrá en su factura eléctrica un coste de 10,5 euros, según el precio de la energía alemana. Es decir, que recorrerá 300 kilómetros  por 10,5 euros en modo eléctrico. Menos de la mitad de lo que gastaría con el Passat diesel menos consumidor y llevado con el máximo cuidado para no consumir por la ciudad.

Creo que esas son las cuentas que un posible usuario debe hacer para decidir si se compra un Passat de gasolina o diesel o si opta por un GTE, que será bastante más caro, pero que le permitirá ahorrar cada día. Y también el hecho de estar a la última en tecnología o de llevar un coche muy ecológico con el que adaptarse al futuro. Y no olvidemos que cada día está más cerca el cierre del centro de las ciudades para los vehículos que no se muevan con electricidad.

Por lo demás, el Passat GTE, cuenta con las mismas ayudas y tecnología que el resto de la gama, como por ejemplo el control de crucero adaptativo, conocido como ACC, que ajusta automáticamente la velocidad en función de los otros vehículos. La presencia de este sistema, de serie, que requiere la presencia de un radar frontal incluido justo detrás del anagrama VW de la parrilla frontal, ha hecho que la puerta que esconde el enchufe se haya desplazado en dicha rejilla frontal hacia la zona derecha según se mira de frente el vehículo.

Algunos de los detalles del amplio equipamiento de serie del Passat GTE son faros LED (para las luces cortas y largas), sistema de detección de fatiga, de frenado anticolisiones múltiples, sistema de observación del entorno «Front Assist» con asistente de frenada de emergencia automática en ciudad, sensor de lluvia o ParkPilot en el frontal y en la zaga. Y como gran novedad, por primera vez en la gama del Passat se ofrece un completo Head Up Display.  

Estéticamente incorpora solo pequeños detalles y cambios con respecto a un Passat convencional. Así, la parte superior de la rejilla frontal tiene una banda de color azul. Este color también es protagonista en otras zonas del coche y lo más llamativo son las pinzas de sus frenos de ese mismo color. Y los anagramas de GTE son el otro detalle diferenciador.     

Lo mejor del Passat GTE es su facilidad de conducción. El coche se lleva igual que cualquier otro Passat y está equipado con un cambio DSG de seis marchas, que se adapta perfectamente a esta conducción híbrida. Tanto si se conduce en e-mode como si se hace con el modo GTE, solo hay que acelerar y frenar y es el propio vehículo el que gestiona el uso del motor TSI o del eléctrico o de ambos combinados. El conductor tiene levas en el volante para gestionar el cambio.

También tiene a la izquierda en el cuadro de instrumentos un potenciómetro que sustituye al cuentavueltas de las variantes térmicas. Con este reloj, en sus distintas zonas, se puede controlar el uso del vehículo, si estamos acelerando en exceso o si gastamos mucha batería. Podremos saber  cómo llevamos los depósitos de cada “combustible”, ya sea la batería eléctrica o el depósito de gasolina. Deberemos ir pendientes de ello, pero sin el agobio y la tensión de un coche 100% eléctrico.    

Si el Golf es el compacto de Golf por excelencia, el Passat es la apuesta por la berlina, o en su defecto el familiar medio, para Volkswagen. Una apuesta muy fuerte, que con la llegada de la nueva generación del modelo ha permitido aumentar notablemente sus ventas. En concreto más de un 10% de incremento, lo que le ha llevado a alcanzar un 13,2% de cuota de mercado entre las berlinas en los primeros seis meses.

La nueva generación del Passat está basada en la plataforma MQB, lo que ha rebajado su peso en más de 85 kilos, ha mejorado su ya completo equipamiento en ayudas a la conducción y ha logrado también reducir sus consumos en toda su gama.

En estos momentos el Passat ofrece la gama más completa de su dilatada historia, porque a las clásicas variantes berlina y familiar se suman la variante de aspecto deportivo y exclusivo con el R-Line y una versión todocamino que llegará al mercado a final de año que es el All-Track. Igualmente cuenta con una versión de bajo consumo, el Bluemotion, con un valor homologado de 3,7 litros de consumo, y a todas ellas se sumará a mediados del próximo año este GTE híbrido enchufable.

Volkswagen se ha posicionado muy fuerte de cara a la electrificación del automóvil. Tras el e-Up 100% eléctrico lanzado el pasado año y el e-Golf también solo eléctrico, a principios de este año ha incorporado al mercado el Golf GTE, el primero con tecnología híbrida enchufable y a principios del próximo año llegará el nuevo Passat GTE.

Las previsiones apuntan a que este tipo de vehículos PHEV sumen 218.000 unidades en el año 2015, que se multiplicarán por cuatro en 2018 hasta las 893.000 unidades, mientras que para el año 2022 deberían superar la barrera de los 3,3 millones de unidades. El futuro está llegando al automóvil entre la tecnología híbrida enchufable y la conducción autónoma.  

 

Motor

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios