PENSADO PARA VERANO y FUNCIONA muy BIeN EN NIEVE

Michelin inventa el neumático definitivo

Michelin pondrá a la venta el próximo 2 de mayo el neumático perfecto, de verano, pero que funciona muy bien en suelo frío, con lluvia y

Foto: Michelin inventa el neumático definitivo

Michelin pondrá a la venta el próximo 2 de mayo el neumático perfecto, de verano, pero que funciona muy bien en suelo frío, con lluvia y nieve. Con el Cross Climate ya no será necesario tener unos neumáticos para invierno y otros para verano si queremos circular con la máxima seguridad en todo momento. Es la revolución del neumático.

Hace años que los fabricantes buscan solucionar el problema de que un neumático de verano, aquel capaz de funcionar en las mejores condiciones a 40 grados, pueda funcionar con la misma seguridad y agarre cuando llega el invierno. Y hasta ahora no se había logrado. Pero Michelin, una marca pionera en tecnología, ha logrado con el nuevo Cross Climate la cuadratura del círculo, y nunca mejor dicho.

Hasta ahora había, básicamente, tres tipos de neumáticos. Los de verano para circular por suelo seco y con temperaturas altas, por encima de los 10 grados. Y por el otro lado encontrábamos los de invierno, pensados para circular a menos de esos 10 grados. En este caso un tipo de rueda adaptada  a poder circular con el suelo mojado y frio, por zonas con nieve o hielo. El neumático ideal para las condiciones climatológicas del invierno.

Algunos fabricantes ofrecían también una solución intermedia, el denominado “all season”, pensado para poder funcionar en ambas situaciones, pero que no llega a ser un buen neumático ni para verano, ni tampoco para invierno en condiciones adversas.

Lo que ahora llega con el Cross Climate de Michelin es el neumático definitivo. Es un neumático de verano, pensado para ofrecer el máximo aguante y duración, pero también la máxima capacidad de frenada y el mejor agarre cuando el asfalto está a 40 grados o más. Es un neumático de verano al 100%.

Pero al mismo tiempo, y gracias a la nueva mezcla de componentes de su banda de rodadura y sobre todo a su dibujo con una forma de punta de flecha con diferentes ángulos, ofrece un perfecto agarre en zonas mojadas e incluso con nieve.

Para poner en situaciones límite el nuevo neumático hemos podido hacer numerosas pruebas con los diferentes tipos de neumáticos en la zona fronteriza entre Suiza y Francia de los Alpes, y el resultado ha sido excepcional. De verdad, funciona como un neumático de verano, pero cuando aparecen el frio, la lluvia y la nieve, se comporta como un buen neumático de invierno.

Entre las pruebas que pudimos hacer destacaba un recorrido en una subida  a un puerto de montaña con mucho frio y algo de nieve en el recorrido. También una frenada de emergencia con suelo seco y rodar en círculo en una zona fría y con mucha agua acumulada en el suelo. Pero la prueba más llamativa era una pendiente de 9 grados con nieve en la que había que partir de cero para subir.

En todos los casos el Cross Climate superó a su competencia. Incluso en la pendiente con nieve, en la que con el neumático de verano no se podía ni empezar a subir por la cuesta, mientras que con el nuevo neumático de Michelin la subida era sencilla y sin el menor riesgo.   

Los expertos de neumáticos hablan de dos tipos diferentes de carreteras, las negras y las blancas. Las primeras son las de toda Europa, que normalmente siempre están negras, aunque en alguna ocasión tienen nieve. Este es el caso de las carreteras españolas, las francesas, las suizas o las alemanas. El nuevo Cross Climate es ideal para estas carreteras negras.

Pero hay otro tipo de carreteras que son las llamadas blancas. En este caso, hablamos de las carreteras de Noruega, Suecia o Finlandia donde durante unos cuantos meses todas las carreteras están llenas de nieve y hielo. En este caso no es suficiente el nuevo neumático y lo que realmente se necesitan son ruedas de invierno extremo.

Cuando un ciudadano español que vive en el centro o en el norte de España quiere circular de manera segura hasta ahora debía optar, sin duda, por llevar neumáticos de invierno entre octubre y abril y luego los de verano de abril a octubre. De lo contrario, con un neumático de verano cuando se circula por una carretera fría a menos de 10 grados puede perder en una frenada de emergencia entre 5 y 10 metros circulando a 60 km/h por no llevar un neumático apropiado.

Y si es al contrario, el uso de un  neumático de invierno en verano hace que se pierda también distancia de frenado ante una emergencia, pero sobre todo es que el neumático se desgastará mucho más rápidamente.

En Alemania, es obligatorio el uso de neumáticos de invierno entre noviembre y abril. Si no se llevan este tipo de neumáticos nos pueden multar, pero sobre todo, si tenemos un accidente y no llevamos este tipo de ruedas, nuestro seguro no pagará el siniestro. Con el  nuevo neumático de Michelin, los alemanes ya no tendrán que cambiar de neumáticos dos veces al año. Y es que el nuevo Cross Climate es un neumático de verano pero tiene marcaje como un buen neumático de invierno, por lo que cumple esta normativa alemana.

Los buenos fabricantes de neumáticos pueden, con la tecnología actual, conseguir un neumático perfecto para la situación que sea. Se puede hacer un neumático para rodar sobre tierra dura, o sobre arena de playa, o sobre asfalto muy rugoso, o para suelo muy mojado o para nieve o hielo. Lo que resulta difícil es conseguir neumáticos de compromiso, que funcionen muy bien en dos situaciones muy diferentes. Pero esto es lo que ha conseguido Michelin con el nuevo Cross Climate.

Además de su adherencia, los neumáticos tienen varios factores importantes como son su duración, su ruido y su precio. En este caso del Cross Climate, su duración es similar a la de un neumático de verano convencional. En cuanto al ruido tiene un valor homologado un decibelio menor que la referencia de neumáticos de verano de Michelin, el Energy Saver (70 decibelios tiene el Energy Saver y 69 decibelios el nuevo Cross Climate). En cuanto a su agarre en suelo mojado el nuevo neumático ha conseguido la homologación de “A”, la mejor que se puede ofrecer.

Queda por comentar un aspecto importante, el precio. Este se posiciona entre el que tiene un neumático de verano y el de uno de invierno a igualdad de medida. Por ello, se puede estimar que este Cross Climate tiene un coste en torno a un 10% superior al del neumático de verano equivalente. Pero con todo lo que ofrece a cambio, sin duda, merece la pena.

Es un neumático perfecto, porque evita de manera definitiva el tener que poner ruedas de invierno en una época del año y de verano en otra. Es ideal porque para el caso concreto de España lo pueden usar todos los conductores. Quizá uno de Cádiz que no piense salir de su provincia no necesite pagar ese 10% de más que cuesta el Cross Climate, pero incluso alguien de Andalucía que alguna vez viaje a Granada, por ejemplo, o a Madrid, si es un potencial cliente del nuevo neumático.

Pero sobre todo los conductores de toda la mitad norte de España deberían plantearse la opción de este neumático como la definitiva. De hecho, ya algunas marcas de automóviles están empezando a negociar con Michelin la posibilidad de montar este nuevo Cross Climate como primer equipo. Es decir, que al comprar el coche nuevo ya venga equipado con este neumático que vale para verano, para invierno… y para todo lo que se nos ponga por delante. Y todo  con la máxima seguridad y el mejor agarre. Como les decía al principio, es el neumático definitivo.
Motor
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios