Seat apuesta por el gas natural
  1. Motor
A LA VENTA LOS LEON 1.4 TGi Y MII Ecofuel

Seat apuesta por el gas natural

El gas natural es una buena alternativa a los combustibles derivados del petróleo, más económico, más ecológico y que reduce la dependencia del “oro negro”. La

El gas natural es una buena alternativa a los combustibles derivados del petróleo, más económico, más ecológico y que reduce la dependencia del “oro negro”. La marca Seat ya lo ofrece en dos de sus modelos, el Mii como vehículo urbano, y el León su modelo del segmento compacto. Permiten un ahorro de hasta el 50% frente a un vehículo equivalente de gasolina y su conducción es idéntica a la de un León normal.

La marca Seat y todo el grupo Volkswagen han preparado una ofensiva para el uso del gas natural comprimido en los principales mercados. Estados Unidos se está preparando para integrar este combustible como uno más para su uso en el transporte. Y lo hace porque tiene grandes reservas de gas natural en su territorio, lo que le va a permitir reducir su dependencia del petróleo.

Esta es una de las razones de la apuesta estratégica del grupo Volkswagen, pero sin duda también ha pesado mucho en esta decisión la obligada reducción de emisiones de CO2 por parte de la UE y de otros organismos internacionales. Y es que los coches de gas natural permiten una reducción drástica de las emisiones de CO2.

Estos nuevos modelos de Seat, el Mii y el León, parten de la base de un vehículo con motor de gasolina, y a este coche se le añaden unos depósitos para almacenar el gas natural a presión y se incorporan los cambios necesarios en el motor para permitir que utilice este carburante. Pero el coche tiene un sistema dual, es decir, que puede funcionar tanto con gasolina como con gas natural.

En principio, y siempre que tengamos suficiente gas en el depósito, el coche funciona siempre con gas natural. El conductor no puede cambiar esta circunstancia. Y solo cuando se agota el gas, entonces empieza a funcionar con gasolina. Uno de los cambios entre una versión normal de gasolina y otra de gas en el caso del León es que este último vehículo lleva en cada uno de los relojes del cuadro de instrumentos un medidor de un depósito de combustible. En el de la izquierda llevamos el del gas y en el de la derecha el de gasolina.

En condiciones normales el coche funciona con gas y lleva en el reloj de cuentavueltas un testigo verde en el centro con el indicativo de GNC para indicarnos que está funcionando en este modo. Con motivo de la presentación de los nuevos Seat de gas pudimos hacer un recorrido por carretera con el León TGI. Su funcionamiento es idéntico al de su hermano con un motor de gasolina convencional, el 1.2 TSi. El coche funciona igual, sube de vueltas con la misma eficacia y tampoco requiere una forma de conducir especial. Pero permite un ahorro de hasta el 50% de combustible en su coste.

Pero lo mejor es su capacidad de ahorro. Se puede hacer una comparación entre un Leon 1.2 TSi de 110 caballos, un TGi de 110 caballos y un 1.6 TDI de 110 caballos. El coste para hacer 100 kilómetros según los valores homologados es de 6,49 euros para el TSI, 4,20 euros para el diesel y 3,46 euros para el TGi, contando con el precio actual de los carburantes y con el del gas natural en 0,989 euros por kilo.

La comparación se puede hacer de otra manera, analizando lo que se puede recorrer con 20 euros de combustible. En el caso del TSI, que es el menos eficiente, se recorren 307 kilómetros, que suben hasta los 475 kilómetros en el caso del TDI. Estas cifras se quedan muy cortas si se comparan con las del gas natural, en cuyo caso se pueden recorrer 577 kilómetros. Es decir que por poco más de 20 euros se puede ir de Barcelona a Madrid, por ejemplo, con gas natural.

Lógicamente, el gas natural sale ganando en estas comparaciones, pero también hay que analizar su precio de adquisición. Si tomamos como referencia el coste del León 1.2 TSI, la alternativa del León de gas natural tiene un sobreprecio de 2.400 euros, mientras que si se trata de la variante TDI el aumento llega hasta los 2.950 euros.

Pero vayamos con la oferta de Seat movida con gas natural. El punto de partida es el Mii Ecofuel, que está impulsado por un motor de tres cilindros con 999 cm3. En la versión GNC, el propulsor genera 68 CV de potencia a 6.200 rpm. Sus prestaciones son de 164 km/h de velocidad máxima, y una aceleración de 0 a 100 en 16,3 segundos. Su consumo ponderado es de solo 2,9 kg de GNC por cada 100 km y la cifra de emisiones de CO2 se queda en los 79 g/km.

Su autonomía con el depósito de 11 litros de GNC lleno es de 380 kilómetros. Si sumamos el depósito adicional de gasolina, de otros 10 litros, que añade otros 220 kilómetros a la distancia que se puede recorrer sin repostar. Es decir, que un Seat Mii Ecofuel puede recorrer hasta 600 kilómetros sin repostar. Y está disponible con carrocerías de 3 y 5 puertas y con los acabados Reference o Style. Es un coche pensado para un uso urbano.

Por lo que se refiere al León, el motor es un 1.4 TGI y ha sido desarrollado en el Centro Técnico de Martorell exclusivamente para la utilización de este carburante. Su potencia es de 110 caballos, lo que le permite alcanzar 194 km/h de velocidad máxima y una aceleración de 0 a 100 km/ en solo 10,9 segundos.

Su consumo es de 3,5 kilos de gas por cada 100 kilómetros y sus emisiones son muy reducidas, de 94 g/km en la versión 5 puertas y de 96 g/km en el caso del ST. Combinando la autonomía que permiten sus depósitos de GNC y gasolina sin plomo, puede alcanzar los 1.360 kilómetros sin repostar.

El nuevo León TGi está disponible con las carrocerías de 5 puertas y ST familiar, con cambio manual de 6 velocidades y en los acabados Reference y Style.

Uno de los aspectos fundamentales es que el nivel de energía eficiente contenida en un kilo de gas natural es superior a cualquier otro combustible disponible normalmente, es decir, que necesita menos combustible para producir la misma cantidad de energía. La energía contenida en un kilo de gas natural corresponde a 2 litros de gas licuado de petróleo o GLP, 1,5 litros de gasolina y 1,3 litros de diésel. Además, no depende de las reservas de petróleo, por lo que su precio no está sujeto a sus fluctuaciones y subidas inesperadas. El precio oficial del gas natural se fija una vez cada mes y se hace en base al del gasóleo.

La principal ventaja del GNC frente a otros combustibles está en la reducción de las emisiones de CO2 y los óxidos de nitrógeno NOx, sobre todo si lo comparamos con un motor diesel. Los modelos equipados con motores impulsados por GNC reducen en torno a un 25% las emisiones de CO2 y un 87% las de NOx. Y reducen a cero las emisiones de compuestos sulfurosos.

También es destacable la reducción del coste por kilómetro, gracias a un precio de combustible inferior al resto, lo que permite unos costes de entre un 30% y un 50% inferiores a los de un diésel y un 50%-60% menor que un gasolina.

El gas natural solo tiene un inconveniente, los pocos puntos en los que se puede repostar. En la Unión Europea hay más de 2.900 estaciones de servicio equipadas con surtidor de gas natural, pero en España esta cifra se reduce a solo 81 puntos de repostaje. Hay previsiones para la apertura de nuevas estaciones y la propia Comisión Europea presiona a los gobiernos, incluido el español, para montar una infraestructura que permita usar el gas natural como una alternativa real, tanto en el transporte urbano como en el interurbano e incluso en el transporte por carretera. Es una apuesta de futuro con un gran potencial de crecimiento y Seat se ha apuntado ya ofreciendo esta tecnología puntera al gran público.

Gas natural Seat Volkswagen Tecnología