Nuevo Porsche Cayenne, el coche para todo
  1. Motor
TENDRÁ VERSIÓN HÍBRIDA ENCHUFABLE CON 416 CV

Nuevo Porsche Cayenne, el coche para todo

Porsche lanza al mercado una evolución del Cayenne, su modelo todocamino con un toque de deportividad y eficiencia que solo la marca de Stuttgart sabe dar

Porsche lanza al mercado una evolución del Cayenne, su modelo todocamino con un toque de deportividad y eficiencia que solo la marca de Stuttgart sabe dar a sus vehículos. Nuevas motorizaciones, retoques estéticos y mejoras de su completo equipamiento, pero sin duda lo más importante es el Cayenne híbrido enchufable que llegará un poco más tarde, en noviembre.

La marca alemana dio un cambio radical a su estrategia cuando a comienzos de 1998 puso en marcha el proyecto de hacer un vehículo grande, de cinco puertas y con posibilidades todoterreno que cuatro años más tarde fue presentado oficialmente como un vehículo de producción. Luego vino el Panamera, una berlina de cuatro puertas y hace solo unos meses el Macan, el hermano pequeño del Cayenne. Porsche está imparable.

El Cayenne experimentó una profunda renovación en el año 2010 al pasar de ser un todoterreno de verdad, con marchas reductoras incluidas, a convertirse en un todocamino más ligero y también más deportivo, pero casi igual de capaz fuera del asfalto. Y sobre todo más sencillo de conducir.

La evolución que se lanza al mercado ahora busca afianzar el posicionamiento del Cayenne de ser un coche para todo. Un vehículo que igual sirve para rodar muy deprisa por una carretera o para superar los obstáculos off-road más complicados. O el que permite viajar solo a diario para ir al trabajo o hacer un viaje familiar con maletas y sin límites. O un vehículo para rodar en un circuito. Un coche, además, muy fácil de conducir si no se le quieren buscar los límites. Y todo eso lo tiene el nuevo Cayenne.

De la primera generación del Cayenne se vendieron 276.000 unidades y de la segunda hasta ahora ya se han comercializado 303.000 vehículos. Sin duda Porsche sería de otra forma si no se hubiera lanzado el Cayenne en el año 2002, que fue el primer paso para nuevos cambios, para el Panamera y para las versiones diesel.

El nuevo modelo tiene una estética con perfiles más afilados que su antecesor, lo que le da un aspecto más deportivo. Lleva unas aristas muy marcadas y unos nuevos escapes, situados en los extremos de la parte trasera, y que permiten diferenciar a una versión de otra. El Cayenne Diesel tiene dos salidas de escape únicas, una a cada lado, el Cayenne S tiene dos salidas dobles, una a cada lado y el Turbo tiene dos dobles salidas rectangulares.

También tiene un nuevo spoiler trasero y un capó motor más bajo y afilado. Y sus ópticas han sido renovadas y ahora ofrecen de serie en toda la gama los bixenon excepto en el turbo en el que son de serie los faros de LED. El objetivo de los diseñadores ha sido el de darle un aspecto más parecido al del Macan.

Pero sin duda lo más importante del Cayenne, como de cualquier otro Porsche, es su comportamiento dinámico y su deportividad. Y para ello se ha optimizado el chasis. Además, el nuevo Cayenne incorpora el modo de conducción Sport Plus, presente en otros modelos de la marca y que ajusta el funcionamiento de la suspensión, del cambio y del control del chasis para una conducción deportiva más extrema. También incluye el Performance Start que permite optimizar una arrancada como si se trata de un deportivo de verdad.

El Cayenne lleva suspensiones de muelles, pero opcionalmente se puede contar con una suspensión de regulación activa o con una neumática. Esta última permite ajustar la altura en hasta seis posiciones diferentes, entre las que se incluye una para facilitar la carga del maletero. Esta opción de altura regulable permite potenciar aún más el concepto de que este vehículo sirve para todo, desde utilizarlo en ciudad o para llevar grandes objetos hasta rodar en una complicada pista forestal en la que tendremos que ajustar la posición más alta.

La gama del nuevo Cayenne se ofrece con cuatro versiones diferentes. El punto de partida es el Cayenne Diesel, que emplea un motor V6 de 262 caballos que permiten alcanzar, si la carretera y los límites lo hacen posible, los 221 km/h y su aceleración de 0 a 100 km/h es de 7,2 segundos. Y lo mejor es su consumo, de 6,6 litros, una cifra muy buena si tenemos en cuenta que este vehículo pesa 2,2 toneladas.

Por encima una versión S Diesel con un espectacular motor V8 de 385 caballos que ya permite volar a este todocamino alemán. Su velocidad máxima alcanza los 252 km/h y su aceleración es de 5,3 segundos. En cuanto a sus consumos, y pese a ser un gran deportivo, es de 8,0 litros.

La principal novedad en la gama Cayenne llega con el modelo S. Si antes incorporaba un motor V8 de gasolina con 400 caballos, el nuevo cuenta con un V6 con doble turbocompresor cuya potencia sube hasta los 420 caballos, que se muestra mucho más ágil y también menos consumidor que aquél. Este nuevo modelo tiene una velocidad máxima de259 km/h, con 5,4 segundos en el 0 a 100 km/h, mientras que su consumo es de 9,5 litros.

Y como tope de gama un vehículo espectacular, sin duda. Se trata del Turbo, que emplea un motor V8 con doble turbocompresor cuya potencia máxima es de 520 caballos. 279 km/h o 4,4 segundos para completar el 0 a 100 km/h son señas de identidad que demuestran que está más cerca de un gran deportivo que de un todocamino grande y pesado.

Pero la gran novedad de la gama Cayenne llegará en noviembre cuando se lance la variante híbrida enchufable. En este caso combina dos motores, un V6 de gasolina con 333 caballos y uno eléctrico de otros 95 CV. En total su potencia combinada es de 416 caballos. Sus cifras son igual de espectaculares que las de sus hermanos por deportividad pero su consumo es la gran sorpresa. 243 km/h y 5,9 segundos en el 0 a 100 km/h, pero su consumo es de 3,4 litros cada 100 kilómetros o su equivalente de 79 gr/km de CO2.

El nuevo Cayenne ofrece un equipamiento aún más completo si cabe que se antecesor. El volante está inspirado en el del nuevo 918 Spyder y ahora pude compaginar el volante multifunción con las levas en el volante. Opcionalmente los asientos traseros pueden ser ventilados y el parabrisas delantero puede estar calefactado pero sin cables lo que mejora la visibilidad.

También tiene control de crucero adaptativo, que permite ajustar una velocidad y que esta varíe al encontrar un obstáculo delante. La velocidad se puede ajustar entre los 30 y los 210 km/h. Pero este sistema ofrece también un detalle innovador, y es que frena si es necesario para mantener una velocidad prefijada. Imaginemos que tenemos la velocidad programada en 120 km/h para evitar multas y que llegamos a un descenso pronunciado.

Normalmente, el coche se acelera y los sistema de control de otros vehículos dejan que la velocidad suba por lo que nos podrán pillar con un radar. En este caso, cuando se supera la cifra prevista por la llegada de una pendiente pronunciada, el sistema aplica los frenos para que la velocidad sea la deseada por el conductor.

Hemos podido hacer una primera toma de contacto por carreteras de Barcelona, pero que con la gran cantidad de señales de limitación de velocidad presentes hacía complicada dicha prueba. En cualquier caso, destacarles la presencia del modo de conducción Sport Plus que hace rugir y acelerar con gran rotundidad a un vehículo tan grande como este.

Su capacidad de aceleración es realmente espectacular desde el modelo básico, pero tanto en el Cayenne S Diesel como sobre todo en el Turbo nos hace pensar que estamos llevando un deportivo de altas prestaciones y muy radical.

También sus posibilidades de uso fuera del asfalto son realmente espectaculares. Probablemente nadie que se gaste su dinero en un Porsche Cayenne vaya a poner a prueba sus posibilidades camperas más radicales, pero de verdad que sorprenden. Y mucho más aún si tenemos en cuenta que no tiene marchas reductoras. La verdad es que no las necesita. Sus motores ofrecen mucho par desde pocas vueltas y su sistema de tracción con la posibilidad e bloquear los tres diferenciales hacen el resto. No hay pendiente o bajada que plantee un problema al conductor de un Cayenne por complicadas que sean la circunstancias.

El Cayenne es un vehículo perfecto para utilizarlo a diario y para todo lo que se quiera hacer. Solo tiene un problema, lógico por otra parte, como es su precio, que parte de los 75.144 euros. Pero es un precio razonable para todo lo que ofrece y para la calidad de la marca Porsche. Para el Macan, su hermano pequeño, hay una lista de espera de nueve meses, y creciendo.

La gama del Cayenne ya disponible en el mercado español es la siguiente:

Porsche Cayenne Diesel, 262 CV, 75.144 euros

Porsche Cayenne S Diesel, 385 CV, 96.072 euros

Porsche Cayenne S, 420 CV, 93.900 euros

Porsche Cayenne S E-Hybrid, 416 CV, 85.179 euros (llegará en noviembre).

Porsche Cayenne Turbo, 520 CV, 148.879 euros

Porsche Modelos Día del Trabajo