Es noticia
Menú
Opel Adam Rocks, el todocamino más pequeño del mercado
  1. Motor
ESTRENA UN BRILLANTE MOTOR TRICILINDRICO

Opel Adam Rocks, el todocamino más pequeño del mercado

Opel lanzará al mercado en noviembre una nueva variante de su modelo más pequeño y divertido, el Adam, bajo la denominación de Rocks. Un coche que

Opel lanzará al mercado en noviembre una nueva variante de su modelo más pequeño y divertido, el Adam, bajo la denominación de Rocks. Un coche que se convierte en el todocamino más pequeño del mercado, y también un modelo con unas grandes posibilidades de personalización, que se podrá adquirir en España desde 17.000 euros a partir de noviembre.

El Adam es un modelo pequeño, de 3,75 metros de longitud, que se caracteriza por tener unas posibilidades de personalización casi interminables. Por un lado la combinación de sus colores de carrocería, que pueden ir coordinados con un techo del mismo o de diferente color. También por su amplia variedad de llantas o por sus terminaciones interiores, igualmente con un amplio abanico de opciones.

Pues a toda esta oferta se añade ahora otra nueva e interesante alternativa, la versión Rocks. A todo lo anterior, que se mantiene disponible, se añaden con el nuevo modelo nuevas llantas, una carrocería algo más alta que en el Adam normal y un techo descapotable exclusivo de este modelo. Bueno, al menos un techo practicable en su parte superior, al estilo del Fiat 500, con un mecanismo fácil y barato, que no repercute tampoco en su rigidez.

Es, por ello, una alternativa más de la gama que viene a completar una oferta muy amplia y que viene con un objetivo claro, aumentar el tirón de este modelo hacia los hombres. De momento, se han vendido 100.000 unidades del Adam en toda Europa y cerca del 70% de la demanda viene de mujeres. Y por ello esta versión ofrece un toque algo más rudo, más masculino.

Este nuevo Adam Rocks, gracias a sus pasos de rueda protegidos en material plástico y a su frontal y su zaga también con más protecciones, ayuda a transmitir un aspecto más robusto, más aventurero. Pero lo que se mantiene es su posibilidad de personalización, que llega ahora a 17 colores de carrocería, dos colores de techo practicable, nuevas llantas y hasta 22 decoraciones del interior. Y es que con este Adam Rocks se puede conseguir un coche casi único por un precio razonable.

El nuevo Adam Rocks es un coche pequeño pero sofisticado. No se ha buscado hacer un vehículo barato para gente joven, sino que el objetivo es hacer un buen coche, sofisticado, cargado de tecnología y de equipamiento pero pensado para gente joven. Por ello, incorpora llantas de 17 pulgadas y opcionalmente de 18”.

También incluye unas suspensiones modificadas que permiten ganar 1,5 centímetros de altura libre al suelo frente a la versión normal del Adam. E incorpora un nuevo ESP mucho más completo que incluye el sistema de frenado en curva y de arranque en pendiente. Y ayudas a la conducción como el aviso de ángulo muerto o la asistencia al aparcamiento. Y como opción ofrece el volante y los asientos calefactados.

Pero lo que también hace diferente a este Adam Rocks es su techo practicable. Todos los Adam Rocks incorporan de serie este techo que ofrece una posibilidades adicionales. El techo se pliega o despliega en poco más de 5 segundos y esta es una operación que se puede hacer en marcha hasta 140 km/h de velocidad. Es un sistema que se va plegando por tiras hasta llegar a la parte trasera, pero que se puede dejar en la posición que se quiera. El techo es de lona y para conseguir el máximo aislamiento del exterior tiene tres capas de las que la central es de neopreno.

El nuevo Adam Rock trae consigo una novedad muy importante en su aspecto mecánico, como son sus nuevos motores de tres cilindros de gasolina. Para Opel no es nueva esta tecnología tricilíndrica, ya que en el Corsa se ofrece desde el año 1997. Pero esta nueva gama de tricilíndricos es algo especial.

Este nuevo motor tiene un litro de cilindrada y se ofrece desde el principio en el Adam Rock con dos versiones de potencia, de 90 y 115 caballos. Pero es un motor realmente brillante, de inyección directa, construido en aluminio y que forma parte de una amplia estrategia de renovación de motores en Opel. Un motor que pronto se ofrecerá en otros modelos de la marca.

Lo que se ha buscado ha sido lograr eficiencia, que fuera divertido de conducir y que sonara poco. Se trataba de hacer un motor pequeño pero que pareciera como uno grande por su funcionamiento. Y gracias a sus cuatro válvulas por cilindro y al turbo de baja inercia se ha logrado plenamente. Y solo un dato para confirmarlo, el 1.0 de 115 caballos ofrece un 30% más de par que el motor 1.6 atmosférico de potencia equivalente.

Además, asociado con este nuevo motor, ya sea en su variante de 90 como de 115 caballos, se incorpora un nuevo cambio manual de seis relaciones. Es una caja de rápido accionamiento y muy ligera, ya que pesa menos de 40 kilos, que se adapta perfectamente al nuevo motor tricilíndrico.

Este propulsor que estrena el Adam Rock también se ofrece desde ahora en la gama del Adam normal. Y con ello, la oferta de versiones para el modelo más chic de Opel, incluyendo el Rock, se centra en cuatro variantes, todas ellas de gasolina.Por un lado están los empleados hasta ahora, los 1.4 de cuatro cilindros con 87 o 100 caballos que van asociados con un cambio manual de cinco marchas, o los nuevos 1.0 de tres cilindros con versiones de 90 y 115 caballos, en este caso con cambio manual de seis marchas.

Con este modelo en su variante con el motor 1.0 de 115 caballos hemos podido hacer una primera toma de contacto en las proximidades de Riga. Es un coche que sorprende y llama la atención allá por donde pasa. Su amplia gama de colores y de equipamiento le hace destacar, sobre todo en un país como Letonia donde el parque de vehículos no es demasiado moderno.

En este entorno, y con unas carreteras con firmes muy irregulares, con zonas de la ciudad con el suelo empedrado y con restos de raíles de los tranvías, ese toque un poco más todocamino que ofrece el Adam Rocks se agradece. El Adam es un coche que me gusta desde la primera vez que lo probé, pero en esta ocasión me ha sorprendido mucho.

Y la razón hay que buscarla en su nuevo motor tricilíndrico. El coche tira muy bien, con una gran agilidad, y no hay que ir pendiente de la palanca de cambios. La causa es que tenemos un motor que por encima de las 1.800 vueltas ya está subiendo con bastante fuerza y con rotundidad por encima, de las 2.000. Y eso en un coche eminentemente urbano es muy de agradecer.

Y también sorprende el cambio, de una precisión entre marchas tan buena que no parece que estemos conduciendo un coche pequeño, en los que normalmente no se cuidan tanto estos detalles de conducción.

Lo mejor es que pese a sus buenas prestaciones y a la forma tan agradable de evolucionar en el tráfico, las cifras de consumo son realmente ajustadas. El valor homologado es de 5,1 litros. Para ello se recurre a un sistema Stop/Start con lo que ya cumple la normativa Euro 6 sin problema. Si hablamos de la versión de 90 caballos, el consumo se reduce hasta los 4,5 litros.

Y un detalle importante que no quiero dejar de contarles, el escaso ruido que produce este motor tricilíndrico. Era uno de los objetivos que se pusieron los ingenieros al comenzar su desarrollo. Y lo han logrado plenamente. Después de hacer algo menos de 100 kilómetros con el coche, por la ciudad y los alrededores de la capital letona, solo en una ocasión he podido escuchar ese sonido de tres cilindros típico. Fue en una aceleración fuerte al salir a una autopista. El resto de la toma de contacto fue perfecta en este sentido.

Lo que este nuevo motor crea es un problema que deberá solucionar la marca con sus precios. Y es que se ofrecen dos coches casi iguales como son el Adam 1.4 de 87 caballos con cambio de cinco marchas y el moderno y más eficiente 1.0 de 90 CV con seis marchas. Los precios de cada uno deberían marcar distancias entre ellos. Estos, los del nuevo Adam Rocks y los de la gama Adam modificada, se harán oficiales en el Salón de París, en el que la marca alemana mostrará en primicia su nuevo Corsa.

Opel ya tiene al completo su oferta en el segmento más pequeño y sofisticado del mercado, un vehículo para competir con el Fiat 500, con los Mini o con el Citroën DS3. Lo que ofrece es un coche con una gran personalidad, con unas mecánicas muy buenas y con la alternativa de una variante todocamino que solo el Mini ofrece.

Opel lanzará al mercado en noviembre una nueva variante de su modelo más pequeño y divertido, el Adam, bajo la denominación de Rocks. Un coche que se convierte en el todocamino más pequeño del mercado, y también un modelo con unas grandes posibilidades de personalización, que se podrá adquirir en España desde 17.000 euros a partir de noviembre.