PRUEBA BMW 320D GT

Más espacio, pero menos dinamismo

BMW lanzó al mercado hace unos meses una nueva variante de su ya legendario Serie 3, bautizado con la siglas GT. Es un vehículo distinto a la berlina

BMW lanzó al mercado hace unos meses una nueva variante de su ya legendario Serie 3, bautizado con la siglas GT. Se trata de un vehículo completamente distinto a la berlina con la que comparte numeración. Es más grande en todos los sentidos, sobre todo más largo y más alto. Eso permite un habitáculo más generoso, pero le hace perder algo del encanto del Serie 3, su dinamismo.

El Serie 3 es una verdadera referencia en cuanto a su comportamiento en carretera. Casi diría que no hay otro igual, porque el tacto que transmite a la persona que se sienta al volante es magnífico. Sin balanceos y con una precisión excelente, se pueden hacer muchos kilómetros y disfrutar mucho al volante en todo tipo de trazados. Y ni siquiera hace falta contar con una versión muy potente, desde las básicas es divertido.

También la variante familiar, el Serie 3 Touring, dentro del tipo de coche que es, destaca por un gran dinamismo en carretera y hace que para aquellas personas que buscan una mayor versatilidad pueda ser su coche ideal. Pero para completar aún más su gama, BMW se metió a hacer un nuevo concepto de coche, tratando de buscar el mismo estilo de la berlina, pero con una mayor distancia entre ejes, más longitud y más altura.

Con ello se consigue un interior más generoso, sobre todo en la cota de espacio para las piernas en las plazas traseras, y también en la cota de altura para esos ocupantes. Sin embargo, y pese a ser más grande, también es ligeramente más estrecho para los ocupantes de esa zona posterior. Si tenemos en cuenta esa limitación en anchura, por lo demás el habitáculo del GT es mucho más amplio que el de un serie 3 Berlina. La sensación que transmite es de mucho más espacio y los ocupantes irán más a gusto.

Pero no todo podían ser ventajas, y todas esas mejoras de habitabilidad conllevan que se trata de un coche más grande, más pesado, más alto y también más caro. Empecemos por su mayor longitud. La distancia entre ejes crece en 11 centímetros, mientras que su longitud total lo hace en 20 centímetros, desde 4,62 m. en la berlina a los 4,82 que mide el GT. La altura, que en la berlina es de 143 cm, pasa a tener 151 cm. Y lo que es más importante, a igualdad e versión pesa 130 kilos que la berlina. Y eso pasa factura.

Este Serie 3 GT es un “super-Serie 3” pero solo si lo que buscamos es más habitáculo, más espacio para los ocupantes… y también mucho maletero. En este sentido es donde está la diferencia más importante. En el Serie 3 su capacidad de maletero es de 480 litros, mientras que en el GT pasa a 520 litros, que debe ser el más grande en este tamaño de coche. Y en su maletero la ventaja es aún mayor, porque mientras la berlina no permite reclinar los asientos traseros, en el 3GT esta operación es muy sencilla y su volumen puede llegar entonces a los 1.600 litros.

Tenía mucho interés de conducir este coche para ver si realmente afectaban mucho en su comportamiento, todos esos incrementos de dimensiones, sobre todo de longitud y altura. Y la respuesta es que sí. Bien es verdad que el punto de partida es, quizá la referencia en el segmento por su comportamiento realmente magnífico que ofrece el Serie 3. Por supuesto era imposible que este GT, pese a que sus siglas podría parecer que indican más deportividad o un mayor dinamismo, más carácter GT, en realidad, no es así.

Si se trata de rodar en zonas rectas, con buen asfalto, su mayor distancia entre ejes y su peso aumentado le proporcionan un buen comportamiento lineal, una pisada firme y transmite una buena sensación de confianza a su conductor. Sin embargo, cuando llegan las primeras curvas las cosas empiezan a cambiar un poco. El coche se hace algo más tosco, menos preciso, y ya no tenemos ese comportamiento de referencia de su hermano. No voy a decir que su comportamiento sea malo, pero no tiene la misma suavidad y precisión que transmite desde el primer momento la berlina.

Está claro que no se puede tener todo en la vida. Si el Serie 3 es un coche casi perfecto, a este GT le sobran algunos centímetros y kilos, y eso pasa factura en su comportamiento. La persona que se siente al volante tendrá un coche más amplio y habitable pero no tan fino en sus reacciones.

Hemos probado la versión de gasóleo, con el propulsor 320d de 184 caballos. El motor puede más que de sobra con este vehículo incluso si va muy cargado, le sobra motor para las condiciones que hay en las carreteras actuales. Pero hasta en el motor, que ya he conducido en otras versiones de BMW, me ha dejado una impresión menos satisfactoria que en los otros modelos. Incluso hay más ruido de motor en el habitáculo, algo que sorprende.

Y lo mismo me ha ocurrido con el manejo de su palanca de cambios, manual de seis marchas. No hay una excesiva precisión en el cambio y sobre todo yo destacaría un carácter tosco, que no he encontrado casi en ningún otro coche de BMW.

Sinceramente, no me ha gustado excesivamente el 3GT, pero porque para mi el punto de partida era el de la berlina Serie 3, que es un coche perfecto. Y a partir de eso, conseguir más espacio, más interior, más maletero y más habitáculo se hace en detrimento de un comportamiento menos fino. Este Serie 3 GT es un coche distinto, casi sin un rival claro en el mercado. Es lo mismo que le ocurre al Serie 5 GT, basado en el mismo concepto de coche más grande y más alto que la berlina equivalente.

Audi ha hecho algo parecido sobre la base de su A5, pero con una filosofía muy diferente al hacer el A5 Sportback. En el caso de Audi, lo que ha hecho ha sido, partiendo de la plataforma del A5 hacer una carrocería solo 8 cm más larga que elA5 Coupé y a cambio ofrecer una berlina de cuatro puertas. Y para darle el máximo dinamismo solo ha aumentado su altura en 2 cm. No ofrece tanto maletero como el BMW 3 GT y tampoco tiene un habitáculo tan generoso, pero por el contrario su comportamiento es, casi, como el del coupé.

¿Qué significa esto?. Pues simplemente que si lo que se busca es mucho espacio interior, la mejor versatilidad de uso y no importa demasiado a qué precio se consigue, entonces el Serie 3 GT puede ser perfecto. Nos costará un sobreprecio en torno a los 3.000 euros por encima de la berlina pero tendremos lo que queremos. Pero también pagaremos un precio en su comportamiento, menos fino que el de la berlina.

Es un precio que hay que pagar. Si la persona que está pensando en comprar un Serie 3 y no sabe si decidirse por el 3 Berlina o el 3 GT, que no piense que con el GT va a tener lo mismo que con la berlina pero con el valor añadido de tener, además, más maletero. Hay que decidirse por uno o por otro. En mi caso, sin duda, yo optaría por la berlina y en el caso de que necesitara mucho maletero, lo haría por el Touring. Para mi el GT sería la tercera opción a considerar.

Motor
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios