Aumentan un 35% las víctimas mortales en accidentes durante la Semana Santa
  1. Motor
LAS CARRETERAS, UNA TRAMPA MORTAL

Aumentan un 35% las víctimas mortales en accidentes durante la Semana Santa

La Operación Especial de Tráfico de Semana Santa ha hecho saltar todas las alarmas por el notable aumento de accidentes y de víctimas mortales

placeholder Foto: Un accidente con muertos y heridos (Efe)
Un accidente con muertos y heridos (Efe)

La Operación Especial de Tráfico de Semana Santa ha hecho saltar todas las alarmas por el notable aumento de accidentes y de víctimas mortales, pero también por el caos que se ha producido en el retorno a las ciudades de origen con más de 30 kilómetros de retenciones en algunos tramos de entrada a Madrid.

Y es que a falta de los datos definitivos, aún no facilitados por la DGT, ya que esta Operación se cerró a las doce de la madrugadadel martes, un total de 35 personas han perdido la vida en accidentes de tráfico en carretera frente a las 26 personas fallecidas en el mismo periodo de 2013. Esta cifra, pese a todo, supone un descenso frente a la media de los últimos cinco años, de 45 víctimas, pero supone un notable cambio de tendencia. La cifra de 26 víctimas del año pasado fue la mejor de la serie histórica, que comenzó en 1960.

Lo peor es que todo esto ha ocurrido después de unos años en los que las cosas habían funcionado bastante bien. En los últimos años cada vez se han producido menos desplazamientos por carretera, por falta de dinero de los usuarios, y los coches nuevos son cada vez más seguros. Además, las carreteras llenas de radares han logrado reducir mucho la velocidad media en los desplazamientos.

Por ello, desde las asociaciones de víctimas de accidentes de tráfico se ha lamentado este incremento. En unos casos se pone énfasis en la falta de inversión en las carreteras, pero en general se argumenta que los constantes anuncios oficiales de que cada año bajan las cifras de siniestralidad han hecho que los conductores se relajen. Pero los conductores deben ir siempre con la máxima atención hacia la conducción, una actividad de riesgo.

Pero, ¿cuáles son las causas de este caos circulatorio este año? La primera de todas ellas es el cierto optimismo que empieza a llegar a la sociedad española. Y es que aunque las cosas no van todavía bien en la economía, si hay síntomas que indican que lo peor de la crisis ha pasado. Y muchas personas se han lanzado a viajar, a disfrutar por fin de unas vacaciones aplazadas los últimos años.

placeholder Atascos en la operación retorno de Semana Santa (Efe)

Esta euforia contrasta con unos cuantos factores muy negativos que los conductores se han encontrado en las carreteras. Por un lado, el propio estado de la red viaria española, que adolece de un mantenimiento muy escaso durante todos los años de esta crisis. Según un estudio de la Asociación Española de la Carretera, esta red está peor que en 1985 y necesita de un plan de choque para ponerla al día que cifran desde AEC en 6.200 millones de euros. Y el 95% de esa inversión la requiere el pavimento.

Antes de la Operación Salida de Semana Santa la DGT advertía también del peligro que supone que más de dos millones de vehículos que tendrían que haber pasado la ITV no lo han hecho, pero son vehículos que siguen circulando sin ninguna revisión. Y por ello son coches potencialmente peligrosos y otro factor de riesgo en los desplazamientos.

El tema del parque automovilístico español, y sobre todo de su envejecimiento, es sin duda otra de las claves para analizar el caos de las carreteras de los últimos días y el incremento de los accidentes. Según las cifras oficiales de la DGT, a 31 de diciembre de 2012 había en circulación en las carreteras españolas 31,2 millones de vehículos, mientras que si se añaden los ciclomotores la cifra llega hasta 33,3 millones.

Un 15% de estos vehículos tienen más de veinte años desde su primera matriculación y siguen rodando por la carretera. Y la edad media de los vehículos es ya de once años. Con ello, el parque español es el tercero más viejo de Europa por detrás de Grecia y muy próximos al de Portugal. Hay un dato curioso, hay más furgonetas en circulación matriculadas en el año 1992 que las matriculadas en el año 2012.

placeholder

El Gobierno ha puesto en marcha desde hace un par de años los planes PIVE que funcionan muy bien y que han permitido renovar un buen número de vehículos, pero aún así las cifras de la edad del parque son para echarse a llorar. Pese a este plan de incentivos, cada día se venden más coches de segunda mano, y con muchos años a cuestas. Son los conocidos como coches mileuristas, que son un grave peligro para la seguridad vial.

Según un estudio elaborado por Arval, la empresa de renting de vehículos, en el año 2009 los españoles tenían de media un coche 9,1 años, mientras que solo cuatro años después esa cifra se ha alargado hasta los 10,7 años. Y este dato es aún peor si se analizan los datos de los vehículos comerciales en manos de clientes particulares, que han pasado de 8,8 años en 2009 a 13 años en 2013. Que en cinco años la vida media del vehículo comercial haya aumentado en 4,2 años lo dice todo sobre la no renovación del parque.

Tampoco la revisión de los coches es la más adecuada. La grave crisis que se ha vivido en España en los últimos años ha hecho que se reduzcan los gastos de todo, y por supuesto una de las facturas en las que se ha ahorrado ha sido en la revisión del coche. Si los frenos van un poco mal, pues se frena menos y ya está. Si los neumáticos tienen poco dibujo, se reduce la velocidad y se aguantan unos meses más y si hay un testigo encendido en el cuadro de instrumentos, pues ya se apagará.

Si sumamos todos estos factores, el mal mantenimiento de las carreteras, el deficiente mantenimiento y revisión de los vehículos, un parque automovilístico que envejece por días y que ya tiene una edad media de 11 años, y le sumamos esa cierta euforia de los conductores tras años de grave crisis, tenemos un fatídico resultado: el incremento de la siniestralidad.

placeholder

Las siempre trágicas cifras de víctimas de la carretera fueron en 2013 las más bajas de la historia desde que se iniciaron los registros oficiales en el año 1960. El pasado año murieron en las carreteras españolas un total de 1.128 personas, lo que sitúa la media diaria en 3,1 fallecidos.

Esta tendencia a la baja ha cambiado drásticamente en el mes de marzo. En los meses de enero y febrero de este año el número de fallecidos fue de 129, frente a los 172 contabilizados en este mismo periodo de 2013, lo que suponía un descenso de un 25%. Y eso que las del año 2013 fueron las mejores de la historia. Pero en marzo empezó a aflorar ese cierto optimismo, esa euforia de los conductores que mostraban menos atención a la carretera. Hubo más desplazamientos y las carreteras empezaron a mostrar sus penurias.

El resultado es que en marzo de 2014 han perdido la vida en las carreteras 89 personas frente a las 69 del año anterior. O lo que es lo mismo, que según los datos oficiales de la DGT el número de víctimas mortales aumentó en marzo un 29%. Y la mala tendencia continúa en abril, ya que en la primera quincena el número de víctimas mortales ha sido de 61 personas fallecidas frente a las 45 contabilizadas en 2013.

Y las cifras de la Operación Semana Santa son aún peores. Las 35 víctimas contabilizadas hasta las 20.00 horas del lunes y a falta del cierre definitivo a las 00.00 horas, suponen ya un incremento de un 35% frente a las 26 del año anterior.

Tráfico Semana Santa