están en peor estado que hace tres décadadas

Las carreteras necesitan una inyección de 6.200 millones de euros para ponerse al día

Cada año se invierte menos en el mantenimiento de la red viaria española: el presupuesto del Ministerio de Fomento ha descendido un 38% desde el año 2009

Foto: Foto: AECARRETERA
Foto: AECARRETERA

Con la Semana Santa ha comenzado la primera gran operación de viajes por carretera, la DGT calcula que habrá más de 12 millones de desplazamientos y los españoles que han salido de vacaciones se han encontrado con unas vías deterioradas por la falta de mantenimiento. Cada año se destina menos dinero a la conservación de las carreteras, sobre todo las de la red secundaria y, dado el estado actual del conjunto de la red, haría falta invertir 6.200 millones en un plan de choque para ponerlas a punto, según un estudio de la Asociación Española de la Carretera (AEC), que subraya que el estado de las carreteras es peor que hace tres décadas. 

Según el informe de la Asociación Española de la Carretera (AEC), la red viaria española se encuentra por el estado del pavimento, de la señalización, de las marcas viales o de las protecciones metálicas, peor que en el año 1985. Por su parte, un estudio elaborado por el Real Automóvil Club de Cataluña (RACC) asegura que, si se doblara la inversión en el mantenimiento de las carreteras, se podrían reducir hasta en un 20% los accidentes de tráfico. Según este estudio, el presupuesto de mantenimiento de las vías que dependen del Ministerio de Fomento se ha reducido en un 38% desde 2009, hasta los 31.662 euros por cada kilómetro de la red estatal de este ejercicio. Esta cifra supone la mitad de los costes sociales que tiene la accidentalidad en esta misma red, que asciende a 64.182 euros de media por kilómetro.

Las cifras corresponden a la red de carreteras del Estado, pero las carreteras españolas están repartidas por su titularidad en tres grupos. En el año 2012, la longitud de vías bajo las competencias estatales era de 26.038 km, de los cuales un 45% eran vías de alta capacidad. La red dependiente de las comunidades autónomas alcanzaba 71.381 km, pero únicamente el 5% correspondían a vías rápidas. Finalmente, las carreteras interurbanas dependientes de las administraciones locales sumaban otros 68.176 km, con solo el 2% de vías de alta capacidad. 

Estado carreteras

Pues bien, si se analiza el mantenimiento en el conjunto de la red viaria española,el gasto de mantenimiento por kilómetro de carretera, medido a precios constantes de 2012, ha pasado de los 16.731 euros por kilómetro en 2009 a 10.724 euros de 2012, es decir, se ha recortado más de un 35% en solo 3 años. Y si se compara esta inversión con el coste de mantenimiento de las vías del AVE, la diferencia es aún mayor: sin contar los gastos de utilización del tren y solo con el mantenimiento de la vía, cada kilómetro de AVE de doble vía cuesta a los españoles 200.000 euros anuales.

El desarrollo de las vías de alta capacidad se frena

En las tres últimas décadas, el total de kilómetros de carretera se ha incrementado solo un 7% hasta los 165.000. sin embargo, en este periodo ha crecimo mucho la longitud de carreteras de alta capacidad. En 1985 este tipo de vías apenas superaban los 1.100 kilómetros y ahora superan los 13.300 kilómetros.

Las inversiones en nuevas carreteras, sobre todo en carreteras de alta capacidad, fue muy fuerte en los años ochenta y principios de los noventa. Y eso hizo que España se situara por encima de Alemania o Francia por el número de kilómetros de vías de alta capacidad. Pero en los últimos años las inversiones en nuevas carreteras se han reducido drásticamente, y mucho más las de mantenimiento de la red viaria.    

La inversión en construcción de carreteras en 2012 fue de 2.877 millones, prácticamente la mitad del máximo histórico de 5.729 millones alcanzado en 2009, ya en plena crisis. Por su parte, el gasto en mantenimiento de carreteras realizado por el conjunto de administraciones después de haber aumentado sistemáticamente hasta un máximo absoluto de 2.572 millones en 2009, cayó hasta llegar a 1.776 millones de euros en 2012, cifra equivalente en términos nominales a la del año 2005.

El gasto en mantenimiento por kilómetro de carretera ha pasado de los 16.731 euros por kilómetro a los 10.724 de 2012, es decir, se ha reducido un 35%. Esto significa que las carreteras tienen ahora un mantenimiento similar al que se hacía a finales de los años noventa.

Diferencias según la titularidad

La inversión global en mantenimiento de carreteras tiene un reparto muy distinto según el titular de la vía. El Estado realiza el 52% de la inversión y las comunidades autónomas, el 35%. Por su parte, las administraciones locales solo invierten un 15%, pese a tener la titularidad del 45% de la red viaria por número de kilómetros. El gasto por kilómetro de red dependiente de las administraciones locales pasó de 7.473 euros en 2009 a 4.434, en 2012, cifra que constituye el mínimo en los últimos 25 años.

El informe de la AEC analiza el estado de los diferentes elementos que conforman esta red viaria, asfalto, señalización vertical, pintura de la carretera, etcétera. Según el informe, lo que requiere la mayor cantidad de dinero para actualizar el estado de las carreteras es el apartado que se refiere al pavimento, que requiere el 95% de la inversión.

Necesidades de inversión

En la red de carreteras del Estado las necesidades de inversión se reparten de la siguiente forma. El repavimentado y el arreglo del firme necesitan 1.883 millones de euros, mientras que las señales verticales requieren 27 millones de euros; la pintura de las carreteras, 14 millones y la reparación de los protectores metálicos, 70 millones.

Por lo que se refiere a la red de carreteras con titularidad de las comunidades autónomas y las administraciones locales, el pavimentado necesitaría una inversión de 3.945 millones de euros; las señalización vertical, 52 millones; la pintura de las carreteras, 89 y la reparación de los guardarraíles en mal estado, 119. 

Los dos últimos fines de semana las cifras de víctimas en las carreteras españolas se han disparado haciendo saltar todas las alarmas. Veinte muertos en el primer fin de semana de abril y otros 15 en el fin de semana previo a la Semana Santa. Tras los dos primeros meses del año, la cifra de víctimas mortales apuntaba una reducción en 43 personas frente a las cifras de 2013, pero la mejora de los dos primeros meses se ha perdido en marzo.

Al cierre del primer trimestre el número de víctimas es el mismo que en el primer trimestre de 2013. El mal estado de las carreteras no es la razón fundamental del incremento de la siniestralidad, por supuesto, pero sin duda también contribuye a este aumento.

Si la economía española empieza a funcionar, si aumentan los desplazamientos por carretera, si la producción española aumenta y se quiere mejorar la logística con un transporte más eficiente, algo imprescindible para que España siga siendo competitivo, las carreteras deben ser un pilar fundamental. Y si no hay inversión en mantenimiento, no se podrá conseguir.      

Motor
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
21 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios