Al volante del Golf híbrido enchufable, la nueva revolución del automóvil
  1. Motor
CON 50 KILÓMETROS DE AUTONOMÍA ELÉCTRICA

Al volante del Golf híbrido enchufable, la nueva revolución del automóvil

El Grupo Volkswagen acaba de hacer públicos sus resultados, que mejoran las previsiones realizadas al comienzo del año pasado, y con el punto de mira puesto

El Grupo Volkswagen acaba de hacer públicos sus resultados, que mejoran las previsiones realizadas al comienzo del año pasado, y con el punto de mira puesto en esos 10 millones de vehículos vendidos en un año. Algo en principio previsto para 2018 pero que Winterkorn, su presidente, cree que se puede lograr en el 2014.

Marcas con un crecimiento de dos dígitos, como Seat, Porsche o Bentley, nuevas plataformas y estructuras modulares mucho más eficientes en costes y nuevas tecnologías son las claves para mantener el crecimiento sostenido del grupo alemán y también el aumento de la rentabilidad. Y una de ellas es la electrificación de sus vehículos.

El anuncio oficial de los resultados y la reunión con los inversores han tenido lugar en Berlín, en el antiguo aeropuerto de Templehof. En los próximos días en esas mismas instalaciones, y en su pista central, se van a presentar a los periodistas de todo el mundo los nuevos coches eléctricos de Volkswagen.

Y es que la marca alemana prepara su desembarco en el mercado del vehículo eléctrico, y lo hace con el e-Up, versión 100% eléctrica del pequeño de Volkswagen y con el Golf en dos variantes muy distintas. Por un lado el e-Golf 100% eléctrico y por otra el GTE, un híbrido enchufable muy interesante para los próximos años. Estos vehículos los hemos podido conducir en un pequeño circuito en las propias instalaciones del aeropuerto de Templehof.

Primero nos sentamos al volante del e-Golf, un coche 100% eléctrico. Ofrece, como todos los vehículos movidos por electricidad, una gran capacidad de aceleración. El coche acelera mucho y su conducción es realmente agradable, sobre todo si se trata de rodar en medio urbano. Nuestra prueba fue en un circuito marcado con conos en la explanada del aeropuerto. Pero para el tráfico urbano su agilidad es realmente espectacular.

Lo más llamativo es su sistema de recuperación. Básicamente el coche se maneja mediante una palanca como la de un cambio automático, aunque lógicamente no tiene marchas. Se pone la D y todo empieza funcionar tras el Ready del arranque. Lo que sorprende es que después de conseguir una cierta velocidad, si se levanta el pie del acelerador el coche no retiene nada en absoluto.

Y es que funcionando con la D, al no acelerar se activa el modo “sailing” o a vela, que desconecta el motor de las ruedas para reducir al máximo el rozamiento y mantener el movimiento el máximo tiempo posible. Pero en este modo no se recupera nada de energía salvo cuando se frena. Sin embargo, cuando se quiere retener, y por ello también recuperar energía entonces lo que debemos hacer es mover la palanca una posición hacia abajo hasta situarla en la “B”. Entonces el coche si retiene, recupera energía, pero se para enseguida en cuanto levantamos el pie del acelerador y nop hay una bajada pronunciada..

Hasta aquí es algo normal en un coche eléctrico. Lo que le hace distinto al resto es que tiene otro modo de recuperación. Cuando circulamos en D, si movemos la palanca hacia la izquierda, se pone el Nivel 1 de recuperación. Si vamos más deprisa y queremos recuperar más energía, entonces damos otro toque a la izquierda y tendremos el Nivel 2, y así hay un nuevo escalón, el Nivel 3. En cada caso el coche se frena más o menos al levantar el pie del acelerador y también recupera más o menos energía, en el nivel 1 es el mínimo y en el 3 el máximo.

Requiere mucha más atención por parte del conductor, pero gracias a este sistema se puede recuperar mucha energía, por ejemplo en la bajada de un puerto o de una pendiente pronunciada y también cuando hay que frenar con un poco de brusquedad. Pero hay que ir muy pendiente de la conducción.

Hablemos un poco de sus datos. El motor tiene 115 caballos, lo que supone un par motor constante de 270 Nm desde el arranque. Y esto le proporciona una capacidad de aceleración realmente destacable partiendo de cero. Acelera de 0 a 60 km/h en 4,2 segundos, mientras que el 0 a 100 km/h lo hace en 10,4 segundos. Y su velocidad máxima es de 140 km/h, una cifra más que razonable para un eléctrico de uso eminentemente urbano.

Quizá lo más importante en un eléctrico es su autonomía. Gracias a sus baterías de ion-litio, el e-Golf puede recorrer hasta 190 kilómetros según los valores homologados, pero en un uso real la marca habla de entre 130 y 190 kilómetros. Su tiempo de recarga, en un poste de carga rápida se completa en media hora. En un enchufe normal de 2,5 kW tarda 13 horas mientras que en uno de 3,5 kW el tiempo se reduce a 8 horas.

Pero sin duda el más interesante, el coche que marca el futuro y que va a permitir empezar a usar la electricidad en el automóvil de verdad, es el hibrido enchufable. Solo unos datos para empezar. Motor TSi de gasolina de 150 caballos asociado con uno eléctrico de otros 102 caballos, mientras que la potencia máxima combinada utilizable entre ambos es de 204 caballos. Esto significa un par motor de 350 Nm.

Su autonomía en modo solo eléctrico es de 50 kilómetros, mientras que si se combinan ambos propulsores la autonomía supera los 950 kilómetros. Y el mejor dato de todos, su consumo homologado es de 1,5 litros cada 100 kilómetros, o su equivalente de 35 gr/km de emisiones de CO2.

En el evento organizado por Volkswagen en Berlín pudimos conducir también el Golf GTE, la denominación comercial de este híbrido enchufable que llegará al mercado en octubre y que va a cambiar la forma de entender el automóvil. El coche ofrece tres modos de conducción muy diferentes en función del momento en el que estemos circulando.

Por un lado mediante una tecla situada a la izquierda de la palanca de cambios se selecciona el modo e-Drive o el modo híbrido. En el primer modo, y salvo que se acaben las baterías o se supere la velocidad máxima, el coche funciona solo con el motor eléctrico, mientras que al presionar otra vez este botón se pasa al híbrido. Entonces, y en función de diferentes parámetros, es el propio vehículo el que decide qué modo utiliza en cada momento. Este es el modo normal de conducir este vehículo de enfoque muy ecológico por sus bajas emisiones.

Pero queda un tercer modo en el que bajo la denominación de GTE tenemos el modo gasolina. En esta posición el coche toma el estilo de los otros GT del Golf, el GTi como gasolina de altas prestaciones o el GTD, una versión casi igual de rápida que un GTi por sus prestaciones pero con un motor de gasóleo con consumos más ajustados.

Este nuevo GTE es una maravilla de la tecnología y va a cambiar la forma de entender el coche para muchos usuarios. Por un lado, el vehículo permite una conducción muy ecológica y racional para personas que viven fuera de una ciudad, en un chalé y tienen posibilidad de recargar las baterías en su enchufe. Y también para los que viven en una casa de pisos con su plaza de garaje y tienen posibilidad de ponerse un enchufe.

Estos usuarios podrán usar a diario un coche eléctrico hasta agotar sus baterías, algo que puede ocurrir en un entorno de 30 o 40 kilómetros (el valor homologado es de 50 km/ en condiciones óptimas). Lo bueno es que cuando se acaben las baterías se pone en marcha un propulsor de gasolina capaz de mover muy rápido este coche.

Vamos, que tendremos un coche ideal para el día a día, para llevar a los niños al cole, para ir al trabajo, y todo con cero emisiones en su utilización en los primeros 40 kilómetros. Además, el coste para hacer esos kilómetros se situará en torno a un euro, bastante menos de lo que costaría hacerlo con gasóleo. Y lo más importante, nunca nos quedaremos tirados, que es el grave problema del coche eléctrico en estos momentos.

Solo falta una cosa para saber si este Golf GTE será el coche definitivo, y es que aún no se conoce su precio. Por más que intenté preguntar a muchas personas de Volkswagen nadie me dijo nada, sobre todo teniendo en cuenta que el coche comenzará sus ventas en octubre. Pero estoy convencido que este Golf GTE va a suponer una revolución para el mundo del automóvil como lo entendemos ahora.

Volkswagen Gasolina Golf