Es noticia
Menú
Al volante del Lexus LFA
  1. Motor
UN SUPERDEPORTIVO DE 560 CABALLOS

Al volante del Lexus LFA

Lexus solo fabricará 500 unidades del LFA, su modelo más exclusivo y deportivo cuyo precio supera los 600.000 euros. Un vehículo que emplea la tecnología más

Lexus solo fabricará 500 unidades del LFA, su modelo más exclusivo y deportivo cuyo precio supera los 600.000 euros. Un vehículo que emplea la tecnología más avanzada y que demuestra que la marca de coches de lujo de Toyota es mucho más que un fabricante de vehículos híbridos de consumo reducido.

Lexus basa su estrategia comercial en el concepto del vehículo híbrido, una tecnología en la que la marca tiene una gran experiencia y sobre todo un amplio abanico de versiones. Desde el más pequeño CT200h, a  la venta de manera exclusiva en una versión híbrida, hasta el recién presentado LS600h igualmente combinando un motor de gasolina, en este caso un potente V8, con otro eléctrico. También ofrece una versión todocamino igualmente uniendo motores eléctricos con un potente V6 de gasolina.

Por ello, la gama de los vehículos de Lexus se centra en vehículos de lujo, confortables y muy equipados con un importante argumento en su consumo ajustado por el uso de un motor eléctrico en algunas circunstancias. Eso y su suavidad de marcha son claves en su posicionamiento en el mercado.

Sin embargo, lo que para muchos pasa desapercibido es el componente de deportividad que tiene Lexus. Bajo el concepto de F-Sport se esconden las variantes más deportivas de todos los modelos, unas ya disponibles y otras que llegarán en los próximos meses. En unos casos se trata de versiones con un equipamiento dinámico mejorado, con una estética más deportiva, pero la misma mecánica.

Sin embargo hay dos versiones deportivas creadas como tal, el IS-F, con un potente motor V8 de 423 caballos y como estrella de la marca en este aspecto de deportividad el LFA, un superdeportivo con 560 caballos.

Por ello Lexus ha organizado una jornada de pruebas con sus versiones más deportivas y en ella hemos tenido la oportunidad de conducir todas las versiones F-Sport disponibles en la gama, las del IS, el RX y el GS. Y sobre todo, los deportivos de verdad de la marca japonesa, los modelos IS-F y LFA.

Pero me centraré en el LFA, que es un modelo muy espectacular, un deportivo de verdad, con un bastidor diseñado para este modelo, con un motor V10 desarrollado a partir de la experiencia de Toyota en la Fórmula 1.    

Tanahashi-san y su equipo crearon el LF-A partiendo de cero. Fue un modelo que supuso un cambio radical para Lexus. El modelo, en forma de concept, fue presentado por primera vez en el año 2007, y posteriormente fue evolucionando hasta convertirse en un superdeportivo como es en la actualidad, que se mostró por primera vez en su forma definitiva en 2009.

Un vehículo realizado con tecnología CFRP (de fibra de carbono reforzado con plástico), algo que antes jamás se había utilizado en la marca Lexus. Además, por su configuración, es también  innovador, con su motor situado en una posición delantera pero muy retrasada para que esté lo más centrado posible y con ello ofrecer el máximo equilibrio en su reparto de pesos. Y por supuesto también llama la atención su espectacular motor V10 de 4,8 litros de cilindrada y 560 caballos. Y su rápido cambio de seis marchas, o sus espectaculares frenos cerámicos.

Lexus va a fabricar en total 500 unidades de este modelo, de las que 50 corresponden a una versión aún más deportiva y exclusiva, el Nurburgring. De las 500 unidades ya se han vendido más de 475 unidades a un precio que supera los 600.000 euros.  De ellas, solo una unidad ha llegado al mercado español y en concreto su destino ha sido las Islas Canarias.

Con motivo de las jornadas de prensa organizadas por Lexus para dar a conocer sus versiones deportivas, la marca trajo a España la unidad número 15 de las fabricadas del LFA. El lugar en el que se iba a poder hacer una pequeña toma de contacto con el vehículo fue el aeropuerto de Ciudad Real. Allí, en la gran pista de aterrizaje, íbamos a poder probar cómo acelera y cómo frena este espectacular vehículo.

No era cuestión de romperlo, pero sí de hacerse una primera idea de lo que de verdad es este deportivo de Lexus. En el puesto de conducción todo está pensado para que su conductor pueda disfrutar al volante. El cuadro de instrumentos es personalizable y se pueden poner diferentes configuraciones de información en base a los gustos de su conductor.

La posición es muy buena, con un asiento en una posición muy baja que permite ver lo que tenemos delante del vehículo pero sin una vista de la parte más cercana por su morro tan grande. Lo que más llama la atención en este interior es un túnel central entre ambos asientos realmente grande y que parece una especie de muro entre las dos plazas. Y también la gran calidad de su terminación con la mejor piel y todo pensado hasta el más mínimo detalle para el confort de sus ocupantes.

La palanca de cambios es un botón giratorio situado en el cuadro de instrumentos, que permite elegir entre un modo normal, uno sport y el de lluvia que nosotros tuvimos que usar. Y esta palanca se ve apoyada por unas levas en el volante muy bien pensadas, que son las que permiten controlar este auténtico bólido.

Estas levas están construidas en titanio, pero como se trata de un vehículo muy especial y exclusivo en el que se tiene en cuenta cada detalle, la parte trasera de dichas levas está terminada en piel. Con ello, el tacto que proporcionan es muy bueno. La caja es de seis marchas.

Además, el vehículo cuenta con un pequeño botón giratorio para poder ajustar la velocidad con la que se hace el cambio de las marchas. Así, se puede tener un cambio rápido, muy rápido o simplemente un cambio espectacular en la forma de pasar de marcha.

Una vez instalados en el asiento, en una posición muy baja y con poca visibilidad, llegó el momento de empezar a probar. Palanca de cambios en D y un primer acelerón que nos deja pegados al asiento, accionamos la leva de la derecha cuando circulábamos por encima de las 5.000 revoluciones, segunda, tercera y cuando ya habíamos puesto cuarta estábamos a más de 200 km/h. El motor puede subir hasta las 9.000 revoluciones.

Tampoco era cuestión de forzar mucho, sobre todo porque el suelo estaba mojado, llovía mucho, la visibilidad era muy limitada y había otros periodistas pendientes de probar esta máquina de Lexus.

Una frenada tranquila para las posibilidades del vehículo y sus discos de freno cerámicos y sus pinzas de cuatro pistones, media vuelta y a partir de segunda volver a acelerar con fuerza y dos marchas después ya estaba en los 190 km/h y enseguida frenar para detener el vehículo y dejar paso al siguiente.

Realmente fue una experiencia corta pero muy intensa. Además, las condiciones no fueron las más apropiadas, con mucha lluvia acompañando nuestro pequeño recorrido y muy poco tiempo para poder hacerlo, pero sin duda mereció la pena ver lo brutal que es el Lexus LF-A.

La máxima exclusividad

Lo que más me llamó la atención fue que pese a ser un coche muy deportivo, casi de carreras, ofrece unos lujos que le convierten en un coche utilizable de verdad cada día, como puede ser el navegador, o el equipo de sonido Mark Levinson. Eso sí, su maletero es bastante justo, situado en la parte trasera. Según la cifra homologada dispone de 55 litros, aunque parece que hay una maleta de Louis Vutton que se adapta a la medida exacta del maletero.

Sus prestaciones son realmente espectaculares, con una cifra de 0 a 100 km/h en 3,6 segundos, mientras que su velocidad máxima homologada es de 325 km/h. Un vehículo que demuestra con claridad ese espíritu deportivo que esconden los modelos de Lexus.  

Completando esta jornada de pruebas pude conducir el IS-F, un vehículo basado en la berlina “pequeña” de Lexus pero con el motor V8 de 423 caballos. Igualmente pude conducir las variantes IS F-Sport, GS450h F-Sport y también el todocamino RX450h con esta terminación un poco más deportiva.

Y también pudimos ver las dos próximas novedades de la gama Lexus con acabado F-Sport, la que representa la versión de acceso, el CT200h con este acabado que llegará en febrero y también el LS 600h  F Sport, el más completo y caro de esta gama deportiva que estará disponible en los próximos meses, junto con el nuevo LS600h.  

Para no hacer este artículo mucho más largo me van a permitir que de estos modelos les cuente otro día. Son muy interesantes, mucho más utilizables y accesibles que el LFA y representan el grueso de la oferta de Lexus para el mercado español.      

Lexus solo fabricará 500 unidades del LFA, su modelo más exclusivo y deportivo cuyo precio supera los 600.000 euros. Un vehículo que emplea la tecnología más avanzada y que demuestra que la marca de coches de lujo de Toyota es mucho más que un fabricante de vehículos híbridos de consumo reducido.