Feliz cumpleaños, Renault 5
  1. Motor
EN 2012 SE CELEBRA SU 40 ANIVERSARIO

Feliz cumpleaños, Renault 5

Renault está de aniversario en 2012, ya que se cumplen 40 años de uno de los coches emblemáticos de la marca del rombo, el R5. Un

Foto: Feliz cumpleaños, Renault 5
Feliz cumpleaños, Renault 5

Renault está de aniversario en 2012, ya que se cumplen 40 años de uno de los coches emblemáticos de la marca del rombo, el R5. Un coche que pese a su edad sigue aún viéndose en las calles de nuestras ciudades, lo que demuestra su carácter casi indestructible. R5, R5 TX, R5 Alpine, R5 TS, R5 Turbo,  son nombres legendarios.

Al igual que el Seat 600, el Renault 4/4 o el Citroën 2 CV, el Renault 5 ha entrado a formar parte de la historia del automóvil. Y por ello, como homenaje al coche que ahora cumple 40 años de existencia, la marca francesa se prepara para celebrar este acontecimiento a lo largo de todo el año.

La primera fiesta ha sido el Rallye de Montecarlo histórico en el que varios coches han tomado parte pero sobre todo Jean Ragnotti, el gran Jeannot, y su inolvidable R5 Turbo Tour de Corse.     

La pasada semana ha tenido lugar en París el salón del vehículo histórico Retromobile, en el que  se han mostrado cinco unidades de este vehículo. Y nuevamente en el festival de Goodwood, el próximo mes de junio,  continuarán las celebraciones con la participación de varios vehículos de la colección Renault.

Igualmente en las pruebas de competición organizadas por Renault, el Festival Renault que tendrá lugar en septiembre y en cada una de las carreras de las World Series by Renault, el gran protagonista será el R 5.

El Renault 5 se lanzó al mercado en el año 1972 y venía a suceder al Renault 4 pero con un estilo mucho más juvenil y funcional. Era un coche para el cambio generacional, un vehículo moderno. Su nombre en código era el de 122.

El coche ofrecía un aire innovador, con formas redondeadas y la supresión de las empuñaduras de las puertas que, al igual que los paragolpes, estaban integradas en la carrocería. Por primera vez aparecen los paragolpes de poliéster. Otra innovación importante: su carrocería era de dos puertas.

Algo muy rompedor para la época por lo que muchos “expertos” auguraron un mal resultado al vehículo por su poca practicidad. Sin embargo, el amplio portón y la posibilidad de abatir el asiento trasero le proporcionaban un buen espacio de carga.

Su posicionamiento en el mercado también suponía un profundo cambio. Ya no tenía nada que ver con los modelos económicos de la época, como el R4 o el 2 CV, y pronto se le consideró como un coche urbano, elegante y moderno. Sus dimensiones eran ideales para la ciudad, con 3,50 m de largo y 1, 52 de ancho.

El Renault 5 estuvo inicialmente disponible en versión L, con el motor del Renault 4 de 782 cc. con 36 CV y en la TL, con el motor del Renault 8 con 956 cc y 47 CV. Y un equipamiento de serie muy completo… que incluía reposabrazos, bandeja trasera y limpiaparabrisas de dos velocidades.

Desde el año de su lanzamiento en 1972 al cese de su fabricación para la exportación en 1992, se fabricaron 5.325.890 de unidades de Renault 5 en sus distintas versiones.

Durante diez años (de 1974 a 1983), el Renault 5 conseguirá ser el vehículo más vendido en Francia con una cuota de mercado de entre un 10 y un 16%.

A lo largo de sus veinte años de  vida en producción el coche fue evolucionando constantemente. En 1974 se lanzó la versión LS con motor de 1.289 cc y 64 CV. Y dos años más tarde llega la versión Alpine con un toque deportivo que contaba con un motor 1.4 de 90 CV.

En 1978 se lanza una versión con cambio automático y un año más tarde se amplía la gama con la variante de cinco puertas. En 1982 el R5 Alpine aumenta su potencia hasta los 110 caballos gracias a la incorporación de un turbocompresor Garret. Y en 1984 aparece el sucesor del R5, el Supercinco.

Turbo es una palabra clave asociada con el Renault 5. En el año 1979 se presentó en el Salón de Francfort en forma de prototipo el R5 Turbo, un vehículo que recordaba algo a la silueta del R5, pero en el que unas grandes aletas escondían un motor en posición central/trasera.

Y unos meses más tarde, en Bruselas, se mostró la versión definitiva de producción.  El coche nada tenía que ver con el R5 original. Solo dos asientos delanteros, mientras que en la parte de los asientos posteriores se sitúa su motor escondido bajo una tapa.

El motor tiene 1.397 cc y es el del Renault 5 Alpine, pero alimentado mediante un turbocompresor Garett, gracias a lo cual desarrolla una potencia de 160 CV.

Y tres años más tarde llega el conocido como R5 Turbo-2, una evolución del modelo lanzado en 1980. En total, y hasta 1986 que se terminó su producción, se fabricaron 3.424 unidades de este deportivo tan especial.

Coche de carreras

El R5 ha sido un vehículo muy utilizado en competición. Tanto en sus variantes normales, con los TS, los Alpine o los Copa Turbo, como con el R5 Turbo usdo en el mundial de Rallyes de la mano de Jean Ragnotti.

En España estos modelos han sido parte importante de la historia del automovilismo deportivo en esos años. Todos los pilotos de esa generación participaron al volante de esos coches en las carreras aunque sin duda el más conocido es el doble Campeón del Mundo de Rallyes, Carlos Sainz. El madrileño disputó y ganó la R5 TS y la Copa R5 Turbo en circuitos.

Sainz también fue piloto oficial del equipo Renault en rallyes al volante del R5 Turbo llegando a pilotar el R5 MaxiTurbo en algunas pruebas del campeonato de Europa antes de su salto al mundial con Ford y Toyota. Algunos de los primeros pasos de Sainz en el mundo del motor fueron con un R5 Copa en el Campeonato de Castilla pasando luego a disputar este certamen regional al volante de un R5 Turbo 200 CV de la Red Renault de Madrid y Provincia.