LA MEDIDA ENTRÓ EN VIGOR EL PASADO 15 DE OCTUBRE

El caos de las carreteras portuguesas

El pasado 15 de octubre entró en vigor en Portugal el pago obligatorio por el uso de las autovías. Un pago que no se limita al

Foto: El caos de las carreteras portuguesas
El caos de las carreteras portuguesas

El pasado 15 de octubre entró en vigor en Portugal el pago obligatorio por el uso de las autovías. Un pago que no se limita al transporte, o a los conductores extranjeros, sino que se aplica a todos los usuarios de la vía, tanto particulares como profesionales, ya sea con turismos, furgonetas o camiones. De esta forma, el coste por el uso de las autovías portuguesas, hasta ahora gratuito, pasa a ser a partir de ahora de 0’13 euros por kilómetro en el caso de los camiones y de 0’04 euros para los turismos.

No sólo llama la atención que un Gobierno decida cobrar por su red de carreteras, sobre todo si tenemos en cuenta que más del 50% del precio de los carburantes son impuestos, sino sobre todo la improvisación con la que se ha aplicado. La normativa se aprobó el pasado 9 de septiembre por el Consejo de Ministros luso sin que se hayan puesto los medios técnicos necesarios para que se pueda pagar.

De hecho, este peaje no se puede pagar de ninguna otra forma que no sea mediante dispositivos electrónicos. No hay cabinas de peaje, ni pago con tarjeta, ni nada parecido. Solo se puede abonar con un transpondedor que lleva incorporada la matrícula del vehículo. Las autoridades portuguesas han instalado un complicado sistema de pórticos en las autovías que calcula el recorrido de cada vehículo en estos tramos de peaje. Y posteriormente se le cobra al usuario en su banco correspondiente. El sistema de cobro es perfecto… pero para el Gobierno luso, ya que nadie se escapa sin pagar. 

Sin embargo, el problema es que no hay suficientes aparatos para que todos los usuarios portugueses, los transportistas y los visitantes españoles puedan disponer de uno. Por otra parte, resulta extraño y complicado que cada persona que vaya a viajar en coche a Portugal tenga que comprar un aparato con su propia matrícula.

El problema se está solucionando de forma muy rudimentaria (y también muy rentable) por el Gobierno portugués. En las gasolineras se venden unos aparatos que no llevan la matrícula incorporada y en los que hay que meter un dinero de antemano para poder ser utilizados. Vamos, una tarjeta prepago.

Por ello, si va a viajar a Portugal prepárese a hacer colas en las gasolineras para intentar conseguir un aparato provisional por lo que le van a cobrar 77 euros, incluido aparato y prepago.

Sin embargo, los mayores problemas son para los transportistas. Primero porque tienen que perder horas en las gasolineras hasta conseguir el aparato que les libre de pagar multas, pero además es que el coste del mismo, de 127 euros para los camiones, no se puede desgravar al no llevar la matrícula del camión.

La asociación de transportistas Fenadismer ha presentado una denuncia al Gobierno portugués por esta situación a través de la asociación equivalente en Portugal, la ANTP.

Estos son los tramos de carretera que desde el pasado 15 de octubre están sujetos a peaje:

SCUT Norte Litoral
A-28 Angeiras – Modivas; Póvoa do Varzim – Estela; Esposende – Antas; Neiva – Darque)

SCUT Grande Porto
A-4  Custóias – Via Norte Nascente; Via Norte Dascente – Ponte da Pedra)
A-41 Perafita – Aeroporto; Lipor – EN13; EN 13 – EN 14; EN 14 – EN 107; Maia (A3) - Alfena; Alfena – Sto Tirso; Ermida – IC24//C25
A-42  IC24//IC25 – Seroa; Paços Ferreira Este – EN 106 Sul

SCUT Costa de Prata
A-17  Mira – Ponte de Vagos; Vagos – Ílhavo; Aveiro Sul – S. Bernardo
A-25  Zona Industrial Aveiro – Angeja Poente; Angeja – Miramar
A-29  Salreu – Estarreja; Estarreja – Ovar; Arada – Maceda; Granja – Miramar.

Las que entrarán en vigor el 15 de abril de 2011

Y por si alguno de ustedes tiene que viajar a Portugal, estos son los precios que están cobrando en las gasolineras por los sistemas provisionales de telepago puestos en marcha por el Gobierno luso:

Para un conductor particular (turismo): 77 euros (27 euros por el dispositivo más 50 euros para pagar los peajes). Para un conductor profesional (camión): 127 euros (27 euros por el dispositivo más 100 euros para pagar los peajes).

Dentro de esta cantidad, se pueden recuperar los 27 euros del aparato si se devuelve en el mismo sitio en el que se compró, pero el dinero adelantado para el pago de los peajes no se puede recuperar y caduca a los tres meses.

Ya saben lo del refrán de “cuando las barbas de tu vecino veas pelar…”, porque no pasará mucho tiempo antes de que España imponga este nuevo tributo por el que el Gobierno portugués estima obtener cada año 160 millones de euros. De momento, José Blanco, el titular de la cartera de Fomento, ha señalado que “no se va a aplicar este sistema, aunque habrá que estar atento a lo que hacen otros países europeos”. 

Motor
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
45 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios