Jaguar XKR Convertible, diversión asegurada
  1. Motor
PRUEBA-ELCONFIDENCIAL

Jaguar XKR Convertible, diversión asegurada

Jaguar XK es sinónimo de elegancia, de clase y de placer al volante de un automóvil. Si a estas siglas le añadimos la letra R, tenemos

Jaguar XK es sinónimo de elegancia, de clase y de placer al volante de un automóvil. Si a estas siglas le añadimos la letra R, tenemos ante nosotros un auténtico deportivo de altas prestaciones con un notable aumento en el placer de conducción. Y si encima le añadimos el que se trate de la versión descapotable, tendremos ante nosotros uno de los coches más divertidos del mercado.

Por ello, el Jaguar XKR Convertible es un auténtico placer para todos aquellos que puedan sentarse a su volante.  Desgraciadamente, serán pocos los que se pueden subir en un coche como este porque su precio de venta es de 114.600 euros.

La marca británica acaba de presentar las primeras fotos de su nueva berlina XJ, en la que por primera vez desde hace muchos años ha cambiado drásticamente su estética muy clásica por unas líneas más modernas y rompedoras, en línea con lo que hizo hace dos años cuando lanzó el XF. Sin embargo, con el modelo XK aún mantiene las mismas líneas clásicas de sus antecesores aunque con todo lo necesrio para hacer de él uno de los deportivos más rápidos y seguros del mercado.

Y son esas líneas clásicas y elegantes las que marcan las diferencias con algunos de sus competidores. Modelos como el Corvette o como las versiones más potentes de los Mercedes SL o del BMW Serie 6, por poner un ejemplo.

La estética del XKR es una auténtica referencia, y supone la continuidad de una larga tradición en vehículos de tipo roadster. Los XK 120, y más tarde los 140 y 150 crearon una nueva forma de hacer coches de las que el E-Type fue un heredero y el último antecesor del actual XK fue el XJS.

El nuevo XKR que hemos probado incorpora algunos cambios en su estética, poco marcados y que serán apreciables sólo para los más expertos. Sin embargo, el cambio más notable es el de su propulsor. Si el anterior ofrecía un motor V8 de 416 caballos, en el nuevo gracias a su aumento de cilindrada llega hasta los 510 caballos.

El Jaguar XKR dispone de una carrocería de 4,8 metros, gracias a lo cual ofrece un habitáculo de configuración 2+2. Esto significa que es un vehículo de dos plazas, aunque con otras dos pequeñas plazas, pensadas sobre todo para niños y para desplazamientos no muy largos. Cuando circulamos con el techo abierto son algo más utilizables ya que la sensación de falta de espacio es bastante menor. Pero con el techo cerrado es difícil viajar en ellas.

Coche de capricho  

Sin duda este Jaguar XKR es un coche de capricho. Un vehículo con el que se puede viajar tranquilo, rodando con el techo abierto por una carretera a 120 km/h sin el menor problema y disfrutando del paisaje. Así, los ocupantes podrán disfrutar a tope del viaje.

Sin embargo, su conductor siempre tiene la posibilidad de empezar a disfrutar también al volante. Sólo tiene que pisar un poco sobre el acelerador y pronto las sensaciones empezarán a cambiar. Primero, porque los ocupantes se verán pegados al asiento y enseguida porque su estabilidad es magnífica y permite empezar a enlazar curvas a ritmo muy rápido sin excesivos problemas.

El XKR ofrece un motor V8 inagotable en todos los sentidos. Empuja desde su parte más baja sin el menor problema, pero es que cuando tratamos de acelerar a fondo la carretera se nos queda pequeña. Permítanme sólo un pequeño apunte, la aceleración de 0 a 100 km/h la hace en 4,8 segundos. Y su velocidad máxcima está autolimitada en 250 km/h, auqneu con este motor podría fácilmente alcanzar los 300 km/h.

Aunquen tengo que decir que lo más me ha gustado del motor V8 ha sido su sonido. Ese sonido embriagador que hace que el placer de conducir se multiplique. Además, en esta versión descapotable se puede disfrutar mucho más de él, porque la versión cerrada está muy bien aislada acústicamente, pero en este, con el techo abierto, el disfrute es completo.

Asociado a este motor V8 de más de 500 caballos encontramos una caja de cambios de origen ZF de seis marchas. El selector de dicho cambio es giratorio, como en sus hermanos XF y XJ nuevo. La palanca queda integrada en la consola y sólo cuando se pone en marcha el motor se eleva para poder ser accionada.

Cambio secuencial

Un cambio que en el modo automático funciona a las mil maravillas y que resulta muy dócil, obedeciendo ante la más mínima solicitación con el acelerador. Quizá yo diría que el acelerador es demasiado sensible y ante la más mínima presión nos cambiará una marcha para aumentar la capacidad de aceleración. Y por supuesto, el XKR incorpora levas en el volante con las que poder sacar aún más partido a este magnífico motor.

Pero pese a estos datos, el modelo de Jaguar es un coche dócil y muy fácil de conducir, incluso si queremos ir a un ritmo elevado. No es un vehículo excesivamente exigente con su conductor, como pueden ser modelos como el BMW M6 o como los vehículos de Porsche. En este caso, el modelo británico es por encima de todo muy confortable y muy fácil de conducir deprisa. Aunque también es más difícil de llevar al límite y algo menos efectivo que aquellos. Es otra forma de entender el automóvil.

El deportivo de Jaguar es un coche muy rápido si se busca eso, pero en principoio el conductor de un Jaguar no busca tanto unas prestaciones del máximo nivel , sino más bien una combinación entre unas muy buenas prestaciones, con un confort para los ocupantes al menos al mismo nivel que las prestaciones. Y el compromiso entre prestaciones y confort de marcha es perfecto en el XKR.

Pero a todo ello hay que añadir un elemento más, y muy importante, como es el de su elegancia, su clase, su distinción. Y en este sentido el modelo británico no tiene rivales. Vehículos como el BMW M6, el Mercedes SL AMG o el Porsche 911 Turbo pueden ser más rápidos o más ágiles en carretera, pero ninguno tiene lo que el XKR destila por sus cuatro costados, elegancia. Es el concepto británico de la automoción contra la forma de entender el automóvil de los modelos alemanes.

A lo largo de esta prueba hemos podido hacer más de cuatrocientos kilómetros por carreteras de primer y segundo orden, y el coche funciona con una suavidad realmente enviadiable. Bien es verdad que en zonas de curvas muy cerradas su tren delantero se muestra algo torpe por la mucha caballería disponible y por su distancia entre ejes elevada, pero tampoco creo que sea su terreno ideal.

Sin embargo, en buenas carreteras sus suspensiones absorben perfectamente todas las  irregularidades del terreno, filtrando perfectamente estos problemas, y haciendo del XKR un vehículo muy confortable. Y en buenas autopistas, y gracias entre otras cosas al control de crucero adaptativo, los viajes se hacen de una forma muy placentera. Se puede rodar con el techo abierto hasta los 140 km/h e incluso por encima sin que las turbulencias nos lleguen a plantear problemas.

En su equipamiento, el deportivo británico ofrece absolutamente de todo. Tapicería de cuero, un completo sistema de sonido, navegador, control de crucero adaptativo y todo lo que se le puede poner a un automóvil, algo lógico si tenemos en cuenta que su precio de venta es de 114.220 euros.  

Jaguar Festival de Cannes