Es noticia
Menú
Las medidas de la Fed están empezando a tener efecto... y las bolsas lo están pagando
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal
Minas en el terreno

Las medidas de la Fed están empezando a tener efecto... y las bolsas lo están pagando

El mercado de valores quiere desesperadamente alcanzar un mínimo, pero la Reserva Federal no le deja

Foto: EC.
EC.
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

No es obvio solo con ver el mercado de esta última semana. Por un lado, los datos económicos de Estados Unidos siguen siendo sólidos, ya que las solicitudes de subsidio de desempleo cayeron por debajo de las 200.000 por primera vez desde mayo, una señal de que la Fed tendrá que seguir subiendo los tipos de interés para frenar la inflación. Por otro lado, el resto del mundo parece estar al borde de la implosión, como ejemplifica el caos en el Reino Unido.

El mercado bursátil no se lo ha tomado tan bien. El índice industrial Dow Jones y el índice S&P 500 cayeron un 2,9% en la semana, mientras que el Nasdaq Composite cayó un 2,7%. Los tres índices terminaron la semana en nuevos mínimos de 52 semanas.

Dada la cantidad de ventas que se están produciendo, puede que no quede mucho por hacer, al menos a corto plazo. Frank Gretz, de Wellington Shields, señala que al final de las operaciones del lunes, solo el 12% de los valores del Nasdaq 100 estaba por encima de sus medias móviles de 200 días, y solo el 4% estaba por encima de sus medias móviles de 50 días.

"Por supuesto, estas cifras podrían bajar aún más, pero la cuestión es que se trata de cifras vistas en los mínimos"

"Por supuesto, estas cifras podrían bajar aún más, pero la cuestión es que se trata de cifras vistas en los mínimos", escribe Gretz. "Incluso los mercados bajistas se desvanecen temporalmente".

Si tenemos suerte, la volatilidad reciente podría ser señal de un mínimo a corto plazo. Después de que el índice subiera un 2% el miércoles, Frank Cappelleri, fundador de la empresa de análisis técnico CappThesis, señaló que los 10 días siguientes a las subidas del 2% tras las grandes caídas han sido uno de los mejores periodos para el S&P 500 este año. Esto ha sido así incluso cuando se han alcanzado nuevos mínimos inmediatamente después de las grandes caídas. Cappelleri subraya que el índice acaba de caer más de un 15% en seis semanas.

Pero el mercado sigue siendo bajista, y es probable que no vaya a cambiar pronto. La situación en el Reino Unido, donde los fondos de pensiones estuvieron a punto de estallar gracias a una ingeniería financiera carente de visión de futuro en el mercado de bonos, es una señal de lo frágiles que se vuelven los mercados financieros a medida que la Reserva Federal sube los tipos de interés al ritmo más rápido en años.

Foto: Un corredor de bolsa preocupado por las caídas de la bolsa. (EFE/Justin Lane)

También hace que aumenten las probabilidades de que estemos a punto de enfrentarnos a otro estallido, quizás incluso uno mayor que el anterior. "El Reino Unido ha 'evitado' esta semana una crisis financiera originada por el más estándar de los inversores en su mercado más profundo e importante", escribe Mike O'Rourke, de JonesTrading. "Imaginen qué más podría estar al acecho".

Puede que no tengamos que imaginar por mucho tiempo. El estratega de crédito de BofA Securities, Oleg Melentyev, señala que el indicador de estrés crediticio de la empresa alcanzó el 74º percentil de las lecturas de la semana pasada, apenas un pelo por debajo del nivel de 'zona crítica' que indica una verdadera angustia. "La Reserva Federal tendrá que encontrar un equilibrio entre frenar la economía y el riesgo de consecuencias no deseadas por la interrupción del flujo de crédito", explica.

E incluso con el S&P 500 a 3.585,62, el mercado no parece reflejar plenamente el caos potencial, según opina Richard Farr, estratega jefe de mercado de Merion Capital Group. El índice sigue cotizando a 15 veces los beneficios de 2023, por debajo de su máximo de principios de año, pero todavía cerca de su media a largo plazo.

Foto: Fachada del Banco de Inglaterra.

Mantener ese nivel podría ser difícil. Los beneficios tendrán que aumentar un 8% en 2023, hasta más de 240,01 dólares por acción, para que el S&P 500 justifique los niveles actuales de cotización, y eso desde las estimaciones de 221,82 dólares para 2022. Si 2023 resulta ser más como 2022, entonces el índice cotizaría en torno a los 3.300, un 8% menos que en el cierre del viernes. Y si los beneficios de 2022 se acercan más a los 206,06 dólares de 2021, el S&P 500 se proyectaría a 3.090. "Hay muchas minas en el terreno", advierte Farr.

Tenga cuidado de no pisar una.

*Contenido con licencia de 'Barron’s'.

No es obvio solo con ver el mercado de esta última semana. Por un lado, los datos económicos de Estados Unidos siguen siendo sólidos, ya que las solicitudes de subsidio de desempleo cayeron por debajo de las 200.000 por primera vez desde mayo, una señal de que la Fed tendrá que seguir subiendo los tipos de interés para frenar la inflación. Por otro lado, el resto del mundo parece estar al borde de la implosión, como ejemplifica el caos en el Reino Unido.

Reserva Federal Reino Unido Nasdaq Tipos de interés Inflación Paro Pensiones Estados Unidos (EEUU) Inversores
El redactor recomienda